José Oneto. Periodista

"Los periodistas estamos adocenados, mal pagados y mal considerados"

  • Recibe en San Fernando el Premio Agustín Merello, orgulloso y emocionado por la fecha del Bicentenario y por el lugar donde se le entrega, el Teatro de las Cortes de su pueblo natal

José Oneto, Pepe para sus compañeros y amigos, es uno de los periodistas más conocidos de este país, está entre los más respetados y considerados, y, cosa casi igual de importante para sus paisanos, es de San Fernando. Él también presume de su identidad. No sería excesivo, pues, decir que es el mayor referente para los periodistas isleños de varias generaciones. Su trayectoria lo avala, y ahora tiene otro motivo más para reforzar su relación con esta tierra: mañana recibirá el XIX Premio Agustín Merello que otorgan la Asociación de la Prensa de Cádiz y Unicaja.

Por todo ello, es normal la reacción de Oneto ante la concesión del premio, y por eso trasciende el tópico: "Para mí, como gaditano y sobre todo como isleño, es un orgullo, primero por la importancia del premio, uno de los más importantes de este país y de más solera. Luego por el sitio donde me lo entregan, el Teatro de las Cortes, ese antiguo patio de comedias en el que por primera vez se habló en nuestro país de libertad de expresión, y donde hace doscientos años comenzaron a discutirse los primeros artículos de la Constitución de Cádiz referentes a esa libertad".

Es la parte simbólica de este acontecimiento la que más afecta a Oneto: "Hombre, recibir el premio Agustín Merello, en el Bicentenario del 10, en el pueblo donde yo he nacido es lo que me emociona". Y no será por falta de premios, puesto que posee ya el Premio Nacional de Periodismo, la Antena de Oro por su labor como director general de informativos de Antena 3, entre otros muchos galardones "pero esto sentimentalmente tiene un valor que no tienen otros premios".

Director de una revista tan emblemática durante el último periodo de la dictadura y la transición como fue Cambio 16, y posteriormene de Tiempo, aparte de autor de numerosos libros de investigación o análisis de la actualidad de nuestro país durante las últimas décadas, podría pensarse que el premio le debería haber llegado hace tiempo, pero él no comparte esa opinión: "No sé si me lo han dado tarde o no, casi todos los que lo han recibido lo han merecido, muchos de ellos son amigos personales míos, pero bueno, sobre todo creo que es oportuno, y más por la fecha y el lugar en que se me entrega".

José Oneto no se ha imaginado como cronista de aquellos días de las Cortes, aunque piensa que habría sido seguramente apasionante, y de hecho, espontáneamente empieza a describir a este periodista como era políticamente la época: "Yo he leído a Pérez Galdós, y no sé si habría cronistas entonces capaces de escribir como él, pero probablemente fue una de las épocas más apasionantes de la Historia española, cuando nuestro país salía de una situación bélica complicada, con un rey que había sido un canalla, Fernando VII, y con una serie de personajes que estaban convencidos de que se tenía que romper con el antiguo régimen y con todos sus males, desde la falta de libertades hasta la propia Inquisición. Y lo más importante: que se puso en marcha el proceso de independencia de las naciones americanas".

Es obvio que la libertad de expresión ha avanzado enormemente desde entonces, también Oneto lo tiene claro, pero expresa sus serias preocupaciones: "Mira, yo siempre digo que expresión viene de exprimir, que es una de las acepciones de la palabra en el diccionario de la Real Academia. Mi gran preocupación ahora es la situación en la que se encuentra la profesión, en dos vertientes: la de las empresas periodísticas, que están intentando adaptarse a las nuevas tecnologías en un panorama de crisis económica y del propio modelo de periodismo. Si a eso le añades el proceso de pauperización que se ha producido en la profesión, se ha convertido al profesional en alguien mal pagado, probablemente mal considerado y que ha perdido buena parte del prestigio que tuvo en esa etapa de la aventura que fue la transición. Podríamos decir que el panorama es dramático".

O sea que "antes los condicionamientos para la libertad de expresión eran políticos, legislativos y de autoritarismo, ahora son condicionamientos, a veces, de propia subsistencia". Dificultades, todas, que no ofrecen un aspecto muy halagador del periodismo político actual en España, según Oneto: "Ahora se está utilizando mucho internet, que me parece un fenómeno apasionante si se utiliza como herramienta. Pero se ve que las crónicas no son vivas, se ve que no las hemos vivido personalmente y que nos conformamos con ese mal del periodismo que es cortar y pegar. Se ha perdido la curiosidad y el estar en los sitios, que es lo que te da el color. Así no podemos competir con internet, sino con rigurosidad, con brillantez de lenguaje, con confirmación de fuentes, con presentación de una historia donde se cuenten cosas. Si no, el lector se conformará con picar en diferentes sitios de internet y se creerá que está suficientemente informado".

Esa es la parte de culpa de los profesionales, que "nos hemos adocenado, por culpa de las condiciones que nos hacen querer acabar cuanto antes", pero también señala Oneto a las empresas como principales responsables: "Los grandes grupos no apuestan por la investigación, historias a largo plazo, como si fuera una novela con personajes reales, están apostando por la inmediatez". Aun así, el poder no está tranquilo: "Está internet, e internet el problema que tiene para ellos es que es incontrolable". Eso no quiere decir que el papel vaya a desaparecer: "Yo creo que no, aunque tenemos que reinventar ese periodismo. Internet te da los datos, pero no las historias".

No obstante, Pepe Oneto, que hoy será homenajeado por la Prensa gaditana, y en su pueblo, en el Teatro más simbólico, considera la época actual como interesante para el cronista político, "por la profunda crisis económica y política, por el postzapaterismo que ya se ha iniciado, a pesar de que es la desilusión la que se ha apoderado de los españoles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios