Provincia de Cádiz

El Juzgado de lo Penal número 5 de Cádiz, en cuarentena

  • Todas las causas están sufriendo un grave retraso, incluidas las de violencia de género, con el riesgo que ello implica para las víctimas

Una mujer limpia una mampara instalada en la Audiencia de Cádiz. Una mujer limpia una mampara instalada en la Audiencia de Cádiz.

Una mujer limpia una mampara instalada en la Audiencia de Cádiz. / Jesús Marín

La tercera ola del coronavirus está sacudiendo con intensidad a la provincia de Cádiz a todos los niveles. Los juzgados gaditanos no se salvan de los cierres forzosos derivados de los contagios detectados entre su personal, lo que está generando mayores retrasos en la Administración de Justicia, ya de por sí atascada antes de que estallase la crisis sanitaria del Covid-19.

A mediados de enero, cinco juzgados de Jerez tuvieron que suspender los juicios programados al estar sus magistrados en cuarentena tras conocerse un caso positivo en la plantilla de funcionarios. A finales de enero, dos de los cinco jueces de Instrucción de Algeciras causaron baja por Covid así como el juez del Penal 3 y el Social 2 de la ciudad campogibraltareña, lo que provocó la suspensión de 300 juicios. Asimismo, esta semana está en cuarentena la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cádiz por los positivos de los magistrados que conforman el tribunal. 

Ahora se ha hecho público que el Juzgado de lo Penal número 5 de Cádiz está fuera de servicio también a causa del Covid. El viernes 29 de enero, un funcionario de este juzgado comunicó que había dado positivo en coronavirus. Por ello, desde el pasado lunes 1 de febrero todos los funcionarios de este órgano están confinados en sus respectivos domicilios. Por el momento, no se sabe la fecha en la que se reincorporarán.

Esta situación se ha comunicado a la Junta de Andalucía, sin embargo, no se ha nombrado a ningún funcionario que atienda las cuestiones urgentes que surgen en este juzgado. Así, dado que desde el lunes no hay personal en la sede, no hay quien coja el teléfono y atienda a los ciudadanos y profesionales que llaman; no hay quien asista a las personas que acuden directamente al juzgado; los procedimientos se acumulan en las mesas de los funcionarios sin que se cumpla lo acordado en las causas; las órdenes de detención no se anotan en el SIRAJ ni se comunican a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad; todas las causas están sufriendo un grave retraso, entre otras, las de violencia de género, con el riesgo que ello implica para las víctimas; no se proveen escritos ni se incoan ejecutorias.

De otra parte, las vistas orales no se están preparando. Durante el mes de febrero estaba prevista la celebración de juicios los martes y los jueves, y en marzo, los martes, jueves y viernes. La falta de personal actual implica que no se citarán a las partes ni a los testigos de los procedimientos, lo que provocará la suspensión de numerosas vistas, ocasionará dilaciones indebidas en los asuntos y, sobre todo, perjudicará a ciudadanos y profesionales de Derecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios