Tribunales Cádiz

El juez deja en libertad a un militar investigado por estrangular a su novia

  • Ella perdió la consciencia si bien él pensó que la había matado, según recoge el atestado.

  • La Fiscalía solicita que el denunciado ingrese en prisión de forma provisional

Vista panorámica de Conil, donde supuestamente sucedieron los hechos. Vista panorámica de Conil, donde supuestamente sucedieron los hechos.

Vista panorámica de Conil, donde supuestamente sucedieron los hechos. / MAP

El Juzgado Mixto número 4 de Chiclana ha dejado en libertad a un militar de 25 años investigado por intentar matar a su pareja, también militar, el pasado 8 de febrero asfixiándola con sus propias manos en el domicilio que ambos compartían en el término municipal de Conil, después de que ella saliera de noche con sus amigas.

Tanto en su denuncia en sede policial como en su declaración ante el juez, la mujer, de 27 años, manifestó que, al regresar a casa, su novio la tiró al suelo, le tapó la boca con mucha fuerza y posteriormente la agarró por el cuello con ambas manos para ahogarla, todo ello en represalia por haber salido de noche sin él.

A raíz de este ataque, dijo, perdió el conocimiento, si bien su novio pensó que la había matado, pues así se lo hizo saber a su padre, con quien hablaba por teléfono cuando ella recuperó la conciencia. La denunciante explicó que aprovechó esta circunstancia para huir por el balcón hasta la casa de su vecina, donde se refugió hasta que llegó la Policía Local.

El joven militar, que tiene antecedentes por maltrato en el ámbito familiar, también prestó declaración ante el juez y negó todos los hechos.

Oídas ambas partes, el magistrado del Juzgado Mixto número 4 de Chiclana dictó un auto el 10 de febrero de 2020 en el que decretó la libertad provisional del investigado, al que, sin embargo, le retiró el pasaporte y le colocó una pulsera de control telemático para garantizar el cumplimiento de la orden de alejamiento dictaminada respecto a su pareja. Además, el juez le ordenó comparecer todos los lunes en el juzgado durante el tiempo que se prolongue la tramitación de la presente causa.

Conocidas las medidas impuestas por el juez, la Fiscalía ha decidido recurrir la puesta en libertad del joven militar por varias razones. De una parte, aprecia riesgo del fuga en el investigado “por las elevadas penas de prisión –de hasta 15 años–” a las que se puede enfrentar por los delitos de intento de homicidio, de maltrato en el ámbito familiar y de amenazas continuadas. De otra parte, “para evitar la reiteración delictiva y, por supuesto, para proteger a la víctima”, puesto que los dos implicados viven en la misma localidad, Conil, “habiendo tenido que abandonar ella el domicilio que compartía con su agresor por el miedo que le tiene”.

La fiscal del caso no solo ha solicitado el ingreso en prisión provisional del denunciado, sino que además ha pedido, como medida cautelar, la retirada del permiso para tenencia de armas, toda vez que él se ha incorporado al cuartel.

Un testimonio "escandalosamente veraz"

En su recurso de apelación, la acusación pública califica de “escandalosamente veraz” el testimonio de la mujer y subraya su “concordancia” con el parte médico forense aportado a la causa en el que se reflejan las heridas sufridas por ella. "Desafortunadamente, pocas veces podemos escuchar estos relatos tan desgarradores porque el final llega a ser la muerte", añade.

En su declaración, la joven reveló que su novio le reprochó en repetidas ocasiones que quisiese salir con sus amigas, situación que la llevó a replantearse la relación. Fue entonces cuando él le dijo “si tu me dejas, yo te mato; bueno, a lo mejor no te mato, pero haré todo lo posible para que no seas feliz el resto de tu vida”.

Asimismo, la mujer señaló que la madrugada del 7 de febrero, cuando salió a celebrar el cumpleaños de una compañera, llegó a tener en su móvil siete llamadas perdidas de su novio y unos 30 mensajes de Whatsapp en los que la insultaba constantemente.

Afirmó que sobre las 6:45 horas llegó a su casa y que por miedo a que su novio cumpliera sus amenazas, optó por escribir una carta de despedida a su familia en su móvil, la cual envió a su correo electrónico por si no encontraban su terminal.

Sobre las 10:20 horas, indicó, comenzó una fuerte discusión con su pareja. Llamó a la madre de él para que intentase calmarlo. Acabó cogiendo el teléfono el padre de él, quien le pidió a su hijo “no hiciera ninguna locura”. Según la versión de la denunciante, su novio le dijo a su padre “lo siento papá, pero la voy a matar, así ya no me va a dar más calentamientos de cabeza por salir”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios