José Ortells | Presidente provincial de Vox en Cádiz "La gente siempre sabe dónde está Vox. Somos un faro para muchos"

  • "Iremos por todos los pueblos diciéndole a los gaditanos que aquel PSOE que tanto votaban ya no existe, que ha desaparecido"

  • "Me alegra que se vayan de Vox los que no estaban alineados con el partido. Cuanto menos bulto, más claridad"

  • "Si alguien quiere llamarnos fachas o xenófobos no pasa nada porque sabemos que no lo somos"

Un respaldo del 60% de la militancia ha aupado a la presidencia provincial de Vox en Cádiz a José Ortells Polo, quien en el último mes ha venido dirigiendo la comisión gestora de esta formación de derechas. Ajeno a las denuncias por supuestas irregularidades planteadas desde la candidatura derrotada, este isleño de 57 años, nieto, hijo y hermano de militares, prejubilado recientemente tras más de 30 de trabajo en una entidad bancaria y sin militancia anterior en partido alguno, se plantea un reto fundamental: la implantación territorial de Vox en toda la provincia.

–¿Qué diferencia fundamental hay entre presidir una gestora o presidir oficialmente el partido?

–A efectos prácticos, ninguna. En los 33 días que he estado presidiendo la gestora ya veníamos preparando el partido para ir creciendo en los años que vienen, fuera quien fuera el presidente. Pero a efectos propios, qué duda cabe que es importante tener el respaldo mayoritario de los afiliados. Eso quiere decir que lo que venimos haciendo está gustando.

–De los seis miembros de su ejecutiva, cuatro son de San Fernando. Eso es muy raro porque todos los partidos suelen buscar la representación territorial en sus órganos de dirección. ¿Por qué esta diferenciación?

–No hay nada raro. Mi candidatura estaba compuesta por los que formábamos la gestora y una persona más. Hemos ido a lo práctico. Yo no miro de dónde es cada uno sino su capacidad de trabajo. Cuando una cosa funciona, ¿para qué vamos a hacer experimentos?

–¿Y cómo encaja las críticas internas, como las de su ya ex concejal en Sanlúcar o la de la candidatura derrotada? ¿A usted todo eso le da igual o le duele?

–Cuando esas críticas vienen de personas que no estaban alineadas con el partido desde hace tiempo y que tenían mucho resentimiento dentro, como le sucedía a nuestro concejal en Sanlúcar, pues la verdad es que me alegra que se vayan de Vox. Cuanto menos bulto, más claridad. Además, este hombre tenías varios expedientes disciplinarios abiertos. A partir de ahora, seguro que trabajaremos mejor en Sanlúcar.

–También la candidatura derrotada, la que encabezaba Ramón Aumesquet, ha denunciado irregularidades en las votaciones...

–Sí, pero es que no sé de qué irregularidades habla. No ha demostrado ni una de ellas. Nosotros hemos hecho una campaña limpia, diciendo lo que íbamos a hacer y sin criticar a la otra candidatura. Ahora nos queda un duro trabajo por delante y buscaremos integrar a quien quiera hacerlo.

–Hay un 40% de los afiliados que no ha confiado en usted. La reunificación interna no parece fácil.

–No, yo no lo veo así. Yo creo que con trabajo sale todo adelante. Cuando los compañeros vean que estamos trabajando, que esto va para adelante y que logramos que Vox esté en el lugar en el que tiene que estar, la gente se irá sumando al proyecto. Pero hay otros que no, compañeros que querían cambiar los estatutos porque se creían que esto era un sistema asambleario. Y yo a esos compañeros lo que les digo es que si quieren asambleas, que se vayan a Podemos. Vox es un partido con un sistema jerárquico, que tiene muy claros sus estatutos y que tiene perfectamente definido lo que nosotros creemos que tiene que ser España. Aquí los estatutos y los programas electorales no se deciden en una votación. Ya vienen definidos. Mire, yo no estoy de acuerdo con las 100 medidas principales que defiende Vox, pero comparto 91 de ellas, que creo que es una cifra altísima.

–¿En sus reuniones internas hablan ustedes de Cádiz o todo se limita a la situación de España? Es que da la impresión de que Vox se alimenta casi en exclusiva de la política nacional.

–Pues el 90% de nuestras reuniones gira en torno a la provincia de Cádiz. Es que debatir sobre política nacional es una pérdida de tiempo porque estamos de acuerdo con todo lo que defiende el partido. Eso sucede por ejemplo cuando sale a la palestra el tema de Gibraltar. Ahí seguimos defendiendo que Picardo es un pirata y que nosotros no hacemos tratos con piratas, que ya tuvimos bastante con Drake. Nosotros preferimos hablar de los problemas de Cádiz y planteamos los proyectos que nuestros representantes llevarán al Congreso de los Diputados y al Parlamento de Andalucía en busca de soluciones para esta tierra. En la última, por ejemplo, todo el debate giró en torno al paro, porque creemos que la tasa de desempleo puede llegar muy pronto al 30%, que será una cifra terrible. Por eso defendemos que hay que apostar por las infraestructuras, como la autovía Vejer-Algeciras, la Arcos-Antequera y la de El Puerto-Rota-Chipiona. Eso es esencial, como la apuesta por el tren en Algeciras, que puede crear mucho empleo en aquella comarca.

–Le he leído que Vox se pone a trabajar ya para ser la primera fuerza política de la provincia, que van a por el PSOE. ¿No ese un objetivo demasiado ambicioso?

–Es que estamos convencidos de que vamos a ser la primera fuerza política de esta provincia. La pena es que la mayoría de la gente no sigue los debates y la política nacional a diario. Si lo hicieran, si se enteraran de lo que se está cocinando en el Congreso y de lo que está haciendo este Gobierno socialcomunista, el PSOE empezaría a perder votantes en masa. Y a eso nos vamos a dedicar nosotros. Cuando empecemos a tener la infraestructura que necesitamos en esta provincia y cuando ampliemos nuestra implantación territorial, iremos por todos los pueblos diciéndole a los gaditanos que aquel PSOE al que tanto votaban ya no existe, que ha desaparecido. ¿Dónde se ha visto un PSOE que no defienda la unidad de España?

–¿Y esa implantación territorial es tan importante? Es que Vox, con muy pocos concejales y apenas 14 agrupaciones locales, logró ser la segunda fuerza política en la provincia de Cádiz en las últimas elecciones, las generales de noviembre de 2019...

–Es verdad, fue un resultado impactante, pero sí, la implantación territorial es importantísima. Y no queremos que nos pase como a otros partidos, como por ejemplo Ciudadanos, que se han ido diluyendo sin haberse asentado en el territorio. Nosotros queremos contar con agrupaciones en los 45 municipios de la provincia, aunque sabemos que en los pueblos pequeños va a ser muy difícil. Si ahora tenemos apenas nueve concejales es porque sólo pudimos presentar listas en 13 municipios y en muchos de ellos sin tener una estructura local. Pero ahora ya tenemos las miras puestas en las elecciones municipales de 2023, donde presentaremos listas en todos los pueblos y tendremos diputados provinciales. Queremos que Vox funcione en Cádiz como una empresa y nuestra cuenta de resultados será el bienestar de nuestros ciudadanos. Y para ello estoy buscando a los mejores candidatos, gente que demuestre involucramiento, actitud, disponibilidad y capacidad para hacer equipos.

–¿Cómo les reciben en el mundo rural de esta provincia?

–Bien, muy bien. En los pueblos estamos teniendo unos resultados extraordinarios. Es que en todas partes, tanto en las ciudades como en los pueblos, Vox es un faro para mucha gente. Nosotros no engañamos a nadie, no somos como el PP, que hoy es de centro, mañana de derechas y el siguiente quién sabe. Nuestro mensaje es clarísimo, no tenemos ningún tema tabú, y cuando el ciudadano se despista con tantos mensajes contradictorios, ven la luz de ese faro que es Vox y ya saben dónde estamos siempre.

–En las últimas elecciones generales Vox fue el partido más votado en Algeciras y sin embargo fue la cuarta fuerza política en la ciudad de Cádiz. ¿A qué se debe tanta diferencia en dos localidades tan parejas en cuanto a población se refiere?

–Es que en Cádiz no teníamos estructura alguna. La hemos creado hace muy poco, en agosto. Al frente del partido en Cádiz está ahora Francisco Martín, un arquitecto que no viene de la política y que se está rodeando de gestores. A partir de ahora haremos en esta ciudad cosas que no se han hecho aquí jamás. Empezaremos con mesas informativas, para conocer la opinión de la gente.

–Uf, en esas mesas informativas puede llegar gente a decirles de todo...

–¿Por qué? No, hombre, lo arriesgado es ir al País Vasco o a Cataluña, pero no a Cádiz. Nosotros somos demócratas, pacíficos y dialogantes. Si alguien que no es demócrata quiere llamarnos fachas o xenófobos no pasa nada porque sabemos que no lo somos. No insulta quien quiere sino quien puede.

–¿No hay ni un afiliado de Vox que diga que presentar ahora una moción de censura contra Pedro Sánchez es un error, que no les dan los votos para ello?

–Pues yo no he encontrado a ninguno, la verdad. Más bien es todo lo contrario. Es que entendemos que esta moción de censura la tenía que haber presentado el PP. Pero hemos dado el paso porque la situación en España es insostenible, con un Gobierno socialcomunista que es ilegítimo y mentiroso, que ha engañado a sus votantes, que pacta con separatistas y con los cachorros de ETA con tal de seguir en el poder. Para mí eso es mentir, conseguir votos con engaños. Y un político que miente tiene que dejar la política.

–Pero da la impresión que la moción de censura lo que busca sobre todo es que el PP se retrate.

–No, no. Ojalá a esta moción de censura se sumaran no sólo el PP sino también Ciudadanos y algún diputado del PSOE o de otros partidos. Eso nos encantaría porque sería bueno para España. Es que este Gobierno mentiroso está llevando el país a una crisis sanitaria y económica sin precedentes. En materia sanitaria todo lo que han hecho es una chapuza, con mentiras, engaños, ocultando información y jugando con la vida de la gente. Y en materia económica, ahí están los datos. El año que viene, cuando acaben los ERTEs, la debacle laboral va a ser tremenda.

–La asignatura pendiente de Vox es gobernar, porque aún no lo hace en ningún sitio. ¿Dentro de dos años Vox tiene decidido exigir al PP y/o a Ciudadanos entrar en el Gobierno de Andalucía si les dieran los votos para ello?

–Ahora no tengo datos para responder a eso. Hace dos años no quisimos gobernar para no estar atados a nadie. Nosotros colaboramos para acabar con 40 años de gobiernos socialistas y ya está. Estamos intentando influir para cambiar las cosas, pero sin tensar la cuerda porque no queremos elecciones ahora en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios