Jaime Aparicio | Médico jubilado "Estoy convencido de que mi recuperación fue un milagro"

  • El apreciado pediatra de Sanlúcar, divulgador de consejos de salud en medios locales, estuvo diez días ingresado en la UCI del Hospital de Jerez.

El médico jubilado Jaime Aparicio, ya recuperado en su domicilio. El médico jubilado Jaime Aparicio, ya recuperado en su domicilio.

El médico jubilado Jaime Aparicio, ya recuperado en su domicilio.

Nació en Cádiz, pero dice que ya es más sanluqueño que gaditano. El médico jubilado Jaime Aparicio, conocido popularmente en Sanlúcar como Don Jaime, lleva en esta ciudad desde los 26 años y tiene ya 77. Atesora décadas de experiencia como pediatra y goza del aprecio de su pueblo de adopción: una avenida de La Jara, la zona sanluqueña donde reside, lleva su nombre.

Tampoco está de más recordar que tiene un rol activo en el tejido asociativo de la ciudad como secretario de la Fundación Aras, una entidad que trabaja desde hace años por la apertura de una residencia de mayores. En el ámbito profesional, preside la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Cádiz y colabora con medios de comunicación locales difundiendo conocimientos y consejos de salud.

En marzo pasado fue noticia porque se ofreció voluntario para hacer frente a la pandemia del coronavirus. Su disposición a echar una mano en lo que fuera necesario en la lucha contra el Covid-19 animó a un buen número de compañeros de profesión.

Siempre muy atento a la evolución de la pandemia, se mantuvo durante meses en excelentes condiciones, pero una fatídica jornada de octubre ingresó en el Hospital Comarcal ‘Virgen del Camino’ de Sanlúcar, que le atendió durante dos días antes de su traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Jerez, donde permaneció diez días intubado. Sí, por Covid.

“No me puedo imaginar ni comprender dónde, cuándo y cómo me contagié. He observado las normas de prevención higiénico-sanitarias en todo momento”, nos comenta recordando también su papel de divulgador sanitario en los medios, prestando este año, lógicamente, una especial atención al coronavirus.

Dos agradecimientos infinitos. A los profesionales sanitarios de sendos hospitales, en especial al jefe del servicio de Jerez, Ángel Estella, y al director médico de Virgen del Camino, Antonio Bascuñana. “Me han salvado la vida”, asegura.

Hombre de profundas convicciones religiosas, considera que en 2020 ha vuelto a nacer. “Afortunadamente no he estado enfermo nunca, he hecho siempre mucho deporte. Quizá eso me haya servido de algo. Además, muchísima gente conocida y también desconocida ha estado rezando por mí. Yo, que soy muy creyente, estoy convencido de que mi recuperación ha sido un milagro”, afirma.

Jaime destaca también la ayuda de su familia, de su mujer y sus hijos, en el periodo de rehabilitación posterior a su paso por los hospitales, a la que siguió una semana en la que era totalmente dependiente: “no podía ni mantenerme en pie”. En la actualidad, todavía le queda por recuperar capacidad respiratoria, pero ya puede hacer vida normal.

“De ésta vamos a salir, si Dios quiere, pero siempre que las personas sean responsables y cumplan todas las normas que las autoridades sanitarias van estableciendo continuamente. La población no puede relajarse en absoluto. Esto no ha pasado”, comenta en clave de futuro sobre esta “pesadilla” que, desafortunadamente, tuvo que sufrir en sus propias carnes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios