Entrevista con José Luque. director general del grupo Fuerte Hoteles “Nunca imaginé una tormenta tan perfecta contra el turismo”

  • La cadena hotelera ha tenido que cerrar ya todos sus hoteles, incluidos Conil y Grazalema, algo que jamás tuvo que hacer antes del confinamiento del coronavirus

José Luque, director general del grupo Fuerte Hoteles, con implantación en Cádiz, Huelva y Málaga José Luque, director general del grupo Fuerte Hoteles, con implantación en Cádiz, Huelva y Málaga

José Luque, director general del grupo Fuerte Hoteles, con implantación en Cádiz, Huelva y Málaga

–Con 63 años de historia de su grupo hotelero, ¿quién le iba a decir a usted y a sus antecesores que iban estar viviendo algo como una pandemia?

–Nuestra empresa nace en julio de 1957. Ya han pasado más de 60 años y, por ejemplo, nuestro primer hotel, el Fuerte Marbella, nunca, nunca jamás, había cerrado. Ni obras, ni inundaciones, ni lluvias, nunca, nunca. A lo mejor algún momento con cero clientes pero jamás cerró. Hasta marzo de este año jamás cerró.

-¿Y qué se siente en ese momento de dar ese primer cerrojazo?

-Se siente mucha pena. La realidad ha superado a la ficción. Uno puede pensar que puede haber un cataclismo, pero nunca imaginé que pudiera darse esta tormenta tan perfecta contra el turismo... Y, además de pena, sorpresa, porque se te queda cara de tonto cuando de un día para otro... Una semana antes lo tenía todo preparado para acudir en marzo a la ITB (Feria Internacional de Turismo de Berlín), y de pronto, estaba yo en Sanlúcar, pasando un fin de semana con mi mujer, y leí que se suspendía la convocatoria.

El Hotel Fuerte Grazalema es el que mejores resultados ha obtenido del grupo a raíz de la crisis provocada por el covid. El Hotel Fuerte Grazalema es el que mejores resultados ha obtenido del grupo a raíz de la crisis provocada por el covid.

El Hotel Fuerte Grazalema es el que mejores resultados ha obtenido del grupo a raíz de la crisis provocada por el covid.

-Habla de sorpresa pero no de miedo.

-En ese momento, más que miedo fue pena, porque cerrar todos los hoteles cuando venía la temporada.. y, después, sorpresa. El miedo se siente más adelante, porque, en ese momento, el miedo sanitario no se percibía aún. Luego empezaron a salir las cifras de muertos. Hasta entonces era pena y sorpresa, y de ahí pasamos al temor. Ya me refiero al temor económico y financiero. En ese mismo momento nos pusimos manos a la obra y empezamos a calibrar y ver cuál era el escenario y a hacer proyecciones de tesorería par ver cómo estábamos. Hay una cosa peor que el miedo que es la angustia, el miedo a lo desconocido, pero ya entonces sabíamos cuál era nuestro escenario económico y ya, después de ahí, se trataba sólo de ponernos a trabajar.

"Si esto nos pilla sin haber pasado antes la crisis de los Lehman Brothers, el guantazo habría sido más gordo”

-Los más optimistas piensan que esta normalidad terminará siendo realmente normal y que todo volverá a ser cómo era antes. ¿Cree que esto volverá a ser del todo normal?

-Creo que sí. Soy gran amante de la Historia. La historia de la gripe española me la he empapado y me he documentado y visto sus precedentes claros. Era este mismo siglo pasado y ahí al final todo vuelve a la normalidad.

-¿Y es de los que confían en que esto les hará más fuertes, nunca mejor dicho?

-Sí, de hecho la última crisis de los Lehman Brothers nos hizo más fuertes. Eso nos preparó muchísimo. Si esto nos hubiera pillado sin haber pasado antes por esa crisis, el guantazo habría sido mucho más gordo.

-Vuestro distintivo de 'Andalucía segura' deja entrever que sabéis lo que tenéis entre manos. ¿Siente que han conseguido que el cliente se sienta tan seguro como en su casa?

-Un dato interesante. Por Conil han pasado este años unos 6.000-7.000 clientes. Desde el 1 de julio hasta el 27 de septiembre. Conil cerró el domingo, 4 de octubre. En ese período no hemos tenido ni un solo incidente con un cliente por el covid. Ni uno solo. Con esto le quiero decir que se puede uno sentir más seguro en las vacaciones en un hotel que en su vida normal. No digo más que en su propia casa sino en su vida normal en la que uno sale, entra, va a una boda, a un entierro, a una reunión de amigos... Durante el confinamiento no hemos dejado de trabajar para ver cómo nos íbamos a organizar. Se han tomado medidas como el checking online, opción a la que se han acogido casi un 40% de los clientes, que hemos logrado que estén en recepción no más de dos segundos. El sistema de turnos en las comidas ha hecho que no haya masificaciones. Después, un sistema que hemos denominado de mercado que era que los clientes entraban en los sitios como si fuera un mercado, con guantes, por supuesto con mascarilla, que era obligatoria excepto mientras se estaba en la tumbona o comiendo. Después animación separada por grupos pequeños, policía covid por todos los rincones cuidando que la gente llevara las mascarillas. El lema era “consideración cero” con la gente que no cumplía las normas. Esto ha provocado que la gente se sintiera tan segura que han terminado por prolongar sus estancias o han dicho a sus familiares: "Esto es totalmente seguro, vente para acá". La consecuencia ha sido que la ocupación de agosto haya estado por encima de la de julio.

“Esperamos que las reaperturas no se producirán hasta antes de la Semana Santa de 2021”

-¿Tiene los datos de ocupación a mano?

-Sí. En Cádiz y Huelva ha sido superior a la obtenida en Málaga. El récord de ocupación lo hemos registrado, sin duda, en Grazalema donde hemos tenido un julio con un 58%, un agosto con un 71% y un mes de septiembre con un 47%.

-¿Grazalema ha sido el éxito del verano?

-Desde el punto de vista de ocupación, sin duda.

-Lo que demuestra que la gente lo que buscaba era huir de las ciudades.

-Así ha sido. En segundo lugar, Huelva en julio, con un 53%, un 67% en agosto, y un septiembre con un 59%. Después, en tercer lugar está Conil, que en julio registró un 37%, agosto un 61%, y septiembre un 25%. Y, en último lugar, Málaga, donde tenemos dos productos, uno genérico y otro sólo adultos que se llama Amare. Allí tuvimos, de media entre los dos productos, en julio un 39%, en agosto, un 42% y en septiembre, un 20%.

El covid ha llevado al cierre temporal del Fuerte Marbella. El covid ha llevado al cierre temporal del Fuerte Marbella.

El covid ha llevado al cierre temporal del Fuerte Marbella.

-El panorama del otoño es complicado. ¿No?

-Complicado no, lo siguiente. Mire. El 4 de septiembre cerramos el último hotel que teníamos abierto. Grazalema ha cerrado después del puente del Pilar y ya sólo dejamos abiertos unos apartamentos en Torrox.

“Hasta que no se desbloquee el turismo internacional no habrá nada que hacer”

-¿Es lo habitual?

-No, lo habitual es que los hoteles de temporada hubieran abierto hasta octubre o primeros de noviembre, y, los que nunca cierran, pues eso, no habrían cerrado. El de Marbella, por ejemplo ha cerrado el 4 de octubre y nunca había cerrado hasta que llegó el confinamiento.

-Estarán echados en oraciones oraciones pensando en la reapertura, ¿no?

-Esa fecha es totalmente desconocida. No sabemos si tendremos oportunidad de abrir Grazalema o Marbella en Navidad, no tenemos certeza. Nosotros esperamos que las reaperturas no se producirán hasta antes de la Semana Santa del año que viene por darle una fecha orientativa.

-¿Eso quiere decir que el Fuerte Grazalema se pierde la ocupación que atraen las primeras nevadas de la sierra gaditana?

-En Grazalema solemos abrir el puente de Andalucía, y puede ser que este años también lo hagamos, pero realmente no lo sabemos. Es verdad que el turismo rural puede sobrevivir los fines de semana con los mismos andaluces, pero luego, a lo largo de la semana, siempre hemos sobrevivido con el flujo de turistas internacionales, de grupos, etcétera. Hasta que no se desbloqueen las cuarentenas obligatorias y las restricciones a los viajes a España por parte de Reino Unido y Alemania, no hay nada que hacer. Alemania, pensando en Cádiz, y Reino Unido, pensando en la Costa del Sol. Hasta que no se desbloqueen esos dos grandes emisores de turistas, no sabemos cuándo volveremos a abrir.

“Necesitamos que prolonguen los ertes hasta el 30 de junio del año que viene”

-¿Cuántas familias dependen de su negocio en la actualidad?

-En total 939 personas, y sólo en Cádiz 248 personas son las que dependen de nosotros. Necesitamos que prolonguen los ertes al máximo posible para el sector del turismo. Tenemos los hoteles cerrados porque no hay clientes. El resto de sectores, el comercio, la hostelería, siguen recibiendo a gente. Pero los hoteles se quedan vacíos. Mínimo pedimos que los ertes se prolonguen hasta el 30 de junio.

-¿Tenían pensada alguna expansión si nada de esto hubiera ocurrido?

-Teníamos pensadas obras de reforma en el hotel de Marbella para este invierno pero las hemos pasado al invierno que viene. Estamos aprovechando el tiempo para estudiar la futura reforma del resort de Conil. Pero no tenemos fecha. Estamos dedicando el tiempo a estudiar proyectos, opciones de reconceptualizar ese producto, de mejorarlo, etcétera. Pero sin fecha ninguna hasta que no se despeje el horizonte. Allí, en Conil, le recuerdo que tenemos tres hoteles, el primero se abrió en 1999, tiene ya 21 años, ese es el Fuerte Conil. Allí están, además, el Costa Luz y uno pequeño que se llama Costa Conil. Los tenemos todos integrados en una especie de resort.

-¿Ustedes, al igual que la hostelería, piden un rescate del Gobierno central en esta crisis sin precedentes?

-Estamos un poco perplejos al ver la noticia de que en Europa no tienen constancia de que España haya pedido fondos para el turismo. Y ya a nivel Junta de Andalucía, las empresas que tenemos un cierto tamaño y un cierto número de empleados también echamos de menos muchas subvenciones. La mayoría de las ayudas están sólo limitadas a las pymes, y mejor será recordar que no es lo mismo que caiga una empresa como la nuestra, que una empresa pyme, con todo mi respeto. Otra cosa, el bono turístico llega tarde y, además, exige una estancia mínima de tres noches, algo incompatible con los hábitos de los andaluces en primavera y en invierno.

-Muchos siguen viendo en la hostelería y hotelería los grandes detonantes del rebrote de los contagios...

-Sobre la hostelería no puedo pronunciarme, porque si en la hostelería meten las discotecas, no sé... La ventaja que tiene el hotel es que cuando entras dentro de un recinto, si te sometes a una disciplina... Lo que sí he de decir es que todo esto ha sido posible gracias a nuestro personal, por lo que tengo que felicitar a mi equipo porque el esfuerzo merecía la pena. Nada más hay que ver ese cero incidentes en el interior de nuestro hoteles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios