Futuro de la Mancomunidad Bahía de Cádiz "Decidamos ya si la Mancomunidad de la Bahía de Cádiz debe continuar o la disolvemos"

  • Tras ser elegido presidente, David de la Encina plantea cerrar definitivamente de aquí a un año el "sempiterno debate" sobre la utilidad de la Mancomunidad de la Bahía de Cádiz

David de la Encina ha sido elegido este lunes presidente de la Mancomunidad. David de la Encina ha sido elegido este lunes presidente de la Mancomunidad.

David de la Encina ha sido elegido este lunes presidente de la Mancomunidad. / Jesús Marín

David de la Encina, ex alcalde socialista de El Puerto, planteó este lunes la necesidad de cerrar de aquí a un año el "sempiterno debate" sobre si la Mancomunidad de la Bahía de Cádiz es útil o no, si debe continuar o es mejor disolverla. De la Encina ha sido elegido esta mañana presidente de la Mancomunidad con 44 votos a favor, ninguno en contra y siete abstenciones.

"No estoy diciendo ahora", matizó, "que haya que disolver la Mancomunidad. Digo que hay que ponerle fin a un debate, que lleva demasiados años ya abierto, sobre cuál es el futuro de la Mancomunidad. Y para eso, la clave, la voz, el voto lo van a tener nuestros alcaldes y alcaldesas".

De la Encina explicó que el contexto en el que actúa la Mancomunidad, la Bahía de Cádiz, es el de un territorio con siete grandes municipios y donde existe una multiplicidad de administraciones que también actúan: el Estado, la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial y, además cada uno de esos grandes municipios.

"Si entre los municipios deciden que además existe un órgano que les da servicios a precios óptimos, con eficiencia, sin cargar más al ciudadano, adelante; pero si no es así, creo honestamente que lo mejor es cerrar el debate y terminar de una manera ordenada, pacífica, sin prisas, con una determinación clara, en una disolución", dijo el nuevo presidente de la Mancomunidad.

"A mí me parece", agregó, "que hay un trabajo muy bien hecho por parte de los profesionales de la Mancomunidad; no es una estructura costosa ni cargada de personal funcionario, pero no deja de ser otro ente que confunde a veces el papel del Estado, de la Junta, de la Diputación y de cada uno de los municipios. Mi papel ha de ser el de árbitro que guíe un debate para que en un tiempo razonable, sin prisas pero pronto, tengamos una respuesta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios