Elecciones general del 10-N La provincia de Cádiz encara otra cita electoral con tres o cuatro escaños en juego

  • No se esperan cambios en unas candidaturas que buscan 50.000 votos para un diputado y el doble para lograr el segundo

  • El PSOE parte como favorito y el PP aspira a remontar el vuelo arrebatándole un diputado y un senador a Ciudadanos

Una urna, durante las pasadas elecciones generales del 28 de abril. Una urna, durante las pasadas elecciones generales del 28 de abril.

Una urna, durante las pasadas elecciones generales del 28 de abril. / D.C.

Los partidos inician desde hoy un nuevo proceso electoral y lo hacen en cierto modo contagiados de la desgana que parece haberse asentado en buena parte del electorado. Con la vista puesta en la cita con las urnas del 10 de noviembre, y con la premura que marca el estreno de un proceso electoral reducido por primera vez a 47 días y no a 54, estas formaciones políticas no prevén en principio muchos cambios en sus candidaturas al Congreso y al Senado por Cádiz. Eso sí, todas son conscientes de que en esta nueva cita hay en juego tres o hasta cuatro escaños en comparación con el resultado de las generales del 28 de abril.

Este nuevo proceso electoral arranca este martes con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la convocatoria de estos comicios generales. Al igual que en abril, la provincia volverá a elegir nueve diputados y cuatro senadores y, a diferencia de lo sucedido en junio de 2016, cuando hubo que repetir otras elecciones generales, ahora sí hay una puerta abierta a que cambien de dueños varios escaños, hasta cuatro si el electorado gaditano termina decantándose por una revolución.

Las urnas serán las que, como siempre, dictarán sentencia, pero, al menos en principio, se da por hecho que el PSOE repetirá victoria electoral en Cádiz manteniendo los tres diputados y los tres senadores que consiguió hace cinco meses. Las quinielas reservan además un escaño en el Congreso a Ciudadanos, otro a Unidas Podemos, otro al PP... y a partir de ahí todo queda abierto, con los referidos cuatro escaños que están en el aire. Porque el partido de Pablo Iglesias tendrá que pelear otra vez por amarrar su segundo diputado, Vox no debería confiarse en su objetivo de seguir manteniendo al general Agustín Rosety en Madrid y Ciudadanos corre peligro de perder dos escaños por los que suspira el PP: el acta de diputado del isleño Javier Cano y el de senador del jerezano Carlos Pérez.

En las elecciones del 28 de abril el precio de un diputado nacional por Cádiz quedó cifrado en 55.118 votos, que era el mínimo que precisaba un partido para conseguir un diputado nacional por esta circunscripción. En esos comicios Vox logró 87.123 sufragios, lo que invita a pensar que esta formación cuenta con un colchón suficiente para mantener su diputado. Y Ciudadanos y Unidas Podemos tuvieron que superar los 110.000 votos para amarrar su segundo diputado, algo que la formación morada logró de manera apurada pero no así el partido naranja, que voló hasta los 131.000 apoyos. Ahora precisarán de algo menos, en torno a los 100.000 votos, o incluso algo menos, para seguir contando con dos diputados en el Congreso.

El PP, por su parte, se ve con opciones de atar un segundo diputado y un senador, algo que no logró en abril. Para la Cámara Alta todo apunta a que el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, volverá a ser de la partida. Hace cinco meses le faltaron 11.000 votos.

En todas estas cábalas hay que tener en cuenta que la abstención supuestamente crecerá. En las repetidas elecciones generales de junio de 2016 la participación en la provincia cayó algo más de tres puntos con respecto a las de diciembre de 2015, al pasar de un 67,25% a un 64,10%.

La totalidad de los partidos auguran muy poco cambios en sus candidaturas. El PSOE no quiere abrir otra vez un debate estéril entre pedristas y susanistas, el PP no va a dejar tirada a María José García-Pelayo al entender que el Supremo ya archivó en su día la causa contra ella por la rama jerezana del caso Gürtel, y para Pablo Iglesias es innegociable que Noelia Vera y Juan Antonio Delgado lideren su lista... salvo que las negociaciones con Teresa Rodríguez o, quizás, con el partido de Íñigo Errejón obliguen a hacer variaciones.

Estas listas tienen que ser registradas entre el 2 y el 7 de octubre, ambos inclusive.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios