Consecuencias del coronavirus La falta de equipos de protección ralentiza la reapertura de los astilleros

  • UGT denuncia el incumplimiento del protocolo de seguridad en Navantia Cádiz

  • El comité intercentros rechaza la propuesta de Navantia de ampliar el plazo para recuperar las horas perdidas por el estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2021 

Vehículos estacionados en el astillero de Navantia Cádiz. Vehículos estacionados en el astillero de Navantia Cádiz.

Vehículos estacionados en el astillero de Navantia Cádiz. / Fito Carreto

Las dificultades para adquirir equipos de protección individual (EPI) está ralentizando la puesta en marcha del protocolo de seguridad en los astilleros de Navantia, según denuncian los sindicatos. El mercado de suministros está al límite por el incremento de la demanda por parte de miles de empresas que están reanudando su actividad tras la última prórroga del estado de alarma por el coronavirus. 

La empresa pública confía en que la industria auxiliar vuelva al trabajo a partir de la próxima semana, aunque los sindicatos insisten en que falta el material de protección para los operarios, según han puesto de manifiesto en la reunión mantenida este miércoles entre la dirección y el comité intercentros. La compañía planteó en el encuentro recuperar las horas de trabajo perdidas desde el pasado 13 de abril y hasta el fin del estado de alarma en un periodo de año y medio, hasta el 31 de diciembre de 2021.

"La respuesta de la parte social fue la de no aceptar dicha propuesta de ninguna manera, independientemente de que las plantillas no se han podido incorporar en su totalidad a los puestos de trabajo por no estar aún implementadas todas las recomendaciones y directrices dictadas por los Organismos Estatales y de los Ministerios competentes, así como, las acciones previstas en el documento de Navantia “Protocolo de Seguridad y Salud Laboral para la reanudación de la actividad”, ha señalado el comité intercentros en un comunicado. 

"Quieren hacer que el próximo lunes entre la industria auxiliar a trabajar y no hay muchas de las medidas de prevención que deben tener los centros", ha señalado la presidenta del comité de empresa de Puerto Real, Marga Forné (CCOO), que ha insistido en que "desde la parte social estamos haciendo toda la presión posible para que ese protocolo sea real, pero también es cierto que el suministro no es fácil". 

En el caso de Puerto Real, ya se han incorporado un centenar de operarios físicamente a la planta, y otra cifra similar trabaja de forma telemática. Las labores se centran estos días en preparar el astillero para reanudar la actividad normal, e inspeccionar los puntos donde se deben reforzar las medidas de seguridad. "En cuanto se pueda, la actividad se va a retomar y esperemos que sea a la mayor brevedad. Ha habido un avance importante pero todavía queda y tenemos que ser muy cautos", ha subrayado Forné.

Falta de equipos en Cádiz

Mientras que Puerto Real y San Fernando están aún al ralentí, ya han reabierto tanto el astillero de Cádiz como el equipo de reparaciones de la base de Rota que se encarga del mantenimiento de los buques de EEUU y la Armada, aunque la actividad aún no ha llegado a la normalidad. Ricardo Sierra, secretario de UGT Navantia Cádiz y coordinador de los delegados de Prevención de la factoría de Cádiz, denuncia "el estado deprimente de los EPI" en la factoría gaditana.

"Siempre hemos apostado por la reactivación, pero una de las condiciones era que se cumplieran los protocolos de seguridad. Faltan mascarillas, guantes... No podemos seguir así", ha denunciado Sierra, que ha puesto como ejemplo la situación del personal de limpieza. "Tienen las mismas mascarillas desde hace días y no se las cambian", ha incidido. "Si esto está pasando aquí, que hemos sido los primeros en arrancar, a ver qué pasa la semana que viene en Puerto Real y San Fernando", ha lamentado Sierra.

Esta falta de medios podría agudizarse si se reactivan trabajos que emplean a un gran número de operarios de la industria auxiliar como la remodelación del crucero 'Allure of the Seas', que fue suspendida por el estado de alarma y que el comité de empresa confía en que se reactive en las próximas semanas.

Los problemas en materia de salud laboral no se circunscriben únicamente a los astilleros de la Bahía. En la factoría de Navantia Ferrol, los sindicatos han decidido este martes paralizar la actividad al estimar que la dirección no cumple con su parte en la aplicación de protocolo de seguridad aprobado entre ambas partes, según avanzó La Voz de Galicia. Las discrepancias ha surgido en la limpieza de los vestuarios, al estimar que los compromisos negociados entre ambas partes no se están respetando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios