Incertidumbre política en la localidad chipionera Aparcero y el laberinto de Chipiona

  • Sólo un tripartito daría estabilidad al Ayuntamiento chipionero, donde todos los partidos están en contra del ex alcalde que ganó por ocho votos

  • El PSOE propone un tripartito a Cs e IU que estaría liderado por la socialista María Naval

  • El PP le ha ofrecido ya la Alcaldía a IU para evitar que gobiernen Aparcero o el PSOE

Luis Mario Aparcero (a la derecha) junto a José Luis Mellado, concejal electo de IU en Chipiona. Luis Mario Aparcero (a la derecha) junto a José Luis Mellado, concejal electo de IU en Chipiona.

Luis Mario Aparcero (a la derecha) junto a José Luis Mellado, concejal electo de IU en Chipiona. / F.J.Franco

Comentarios 0

Resulta imposible vaticinar qué va a pasar en el Ayuntamiento de Chipiona en la sesión de investidura prevista para el sábado 15 de junio. Pero es que además resulta tremendamente complicado intentar explicar siquiera qué es lo que está pasando en esta localidad gaditana en la que se entrecruzan personajes, historias, estrategias e intereses sin parangón en otras localidades. Porque, políticamente hablando, Chipiona se ha convertido después de las elecciones municipales en un laberinto de difícil salida. Y es que si Dédalo creó un laberinto en Creta para esconder al Minotauro, igual antes estuvo ensayando ese mismo laberinto en la capital del moscatel. Y en el centro del laberinto está el de casi siempre: un Luis Mario Aparcero que sólo sabe ganar elecciones en Chipiona, para disgusto de sus adversarios políticos.

Pero pongamos en situación a los neófitos en la materia. El Ayuntamiento de Chipiona tiene 17 concejales, la mayoría absoluta está fijada por tanto en nueve ediles y las urnas han dado representación a cinco fuerzas políticas con este reparto tan equitativo: Unidos por Chipiona (UxCh), con cuatro concejales; el PSOE, con otros cuatro; el PP, con tres ediles; Ciudadanos, también con tres; e IU, igualmente con tres concejales. Y a partir de ahí empieza la locura, porque no hay que ser un sabio para adivinar que para que en esta localidad se conforme un gobierno estable es preciso que se pongan de acuerdo tres grupos políticos, como mínimo. Y aunque hay muchas opciones, no se vislumbra una que tenga más fuerza que otras.

La situación es tan enrevesada que hay hasta quien ha optado por la ironía o el realismo, como quieran. Eso fue lo que hizo días atrás en Facebook José Luis Mellado, concejal de IU y profesor de Matemáticas. “ Hay 60 posibilidades diferentes de elección de alcalde o alcaldesa en Chipiona. Un ejemplo que se podrá utilizar en futuras clases de combinatoria”, escribió.

Pero es que para buscar la salida del laberinto posiblemente haya que tener en cuenta la personalidad e incluso la historia de algunos de los líderes políticos de esta ciudad. Y nada mejor que empezar por el ex alcalde Luis Mario Aparcero, el cabeza de lista de UxCh que ganó estos comicios por apenas ocho votos de diferencia sobre el que fue su partido durante casi 20 años, el PSOE. Tras dos décadas alejado de la política, Aparcero regresó este año a una candidatura para ganar sus quintas elecciones municipales en Chipiona.  Quien regresa victorioso es por tanto una persona que ha sido alcalde de esta localidad durante casi 12 años–divididos en tres etapas–, que se levantó después de sufrir dos mociones de censura pero que terminó siendo apartado por el PSOE tras ser inhabilitado por espacio de año y medio por un delito de cohecho cometido en el denominado caso Sanlúcar.

Pero también puja por la Alcaldía chipionera una vez más la socialista María Naval, ex diputada provincial y que ya vio hace cuatro años cómo IU se negaba a darle la Alcaldía para apartar a la lista más votada, que entonces era la del PP.

Al frente de IU estaba y sigue estando Isabel Fernández, que en 2011 ya fue noticia al renunciar a la Alcaldía que le regaló el PSOE para intentar evitar que Antonio Peña (PP) llegara al poder. Cuatro años después, en 2015, Fernández sí se ofreció al PSOE para ser de nuevo la regidora, pero los socialistas ya no la tuvieron en cuenta.

Y para rematar el cóctel queda la figura de la actual alcaldesa, Isabel Jurado (PP), que ha perdido cinco de los ocho concejales que tenía y que ya tiene el cuerpo hecho a que tendrá que abandonar la Alcaldía dentro de ocho días.

La película de Chipiona podría titularse Tres mujeres contra Aparcero si no fuera por el hecho de que en el reparto aparece como protagonista otro varón que es el cabeza de lista de Ciudadanos, Manuel Rodríguez, quien ya ha dicho que no piensa llegar a acuerdo alguno con el ganador de estas elecciones municipales en Chipiona.

Porque en este laberinto de salida imposible se entrecruzan multitud de estrategias. Así, por un lado el PSOE ha ofrecido ya a Ciudadanos y a IU un gobierno tripartito con María Naval de alcaldesa. Y la líder socialista sigue a la espera de una respuesta. Pero desde el PP han saltado la banca ofreciendo la Alcaldía a la izquierdista Isabel Fernández en otro tripartito con PP-Cs e IU. Sabedora de que no tiene apoyos para mantener la Alcaldía y enfrentada abiertamente a Aparcero y al PSOE, la actual alcaldesa del PP fue clarísima en sus declaraciones de ayer a este periódico: “Quiero dejar la Alcaldía en manos de una persona que sea fiable y que mantenga a Chipiona en la senda del crecimiento para que no vuelva al desastre económico de antes. Y la candidata de IU es una persona fiable, porque lo ha demostrado estos ocho años por el bien del pueblo”.

En sus reflexiones, la alcaldesa en funciones afirma que no ve a Aparcero con capacidad para liderar un gobierno estable. “Es que ya fue condenado por el Supremo, es que es una cuestión moral”, apostilla. Y al mismo tiempo afirma que un gobierno en minoría con sólo los cuatro concejales de UxCh “sería factible pero catastrófico para Chipiona”.

Tras unas primeras rondas de contacto en la que todos los partidos están hablando –salvo entre PSOE y PP, por rechazo expreso de los socialistas– las espadas están en lo alto. La candidata de IU prefiere por ahora mantener silencio, a la espera quizás de que la dirección provincial del partido marque la senda a seguir. Y la alcaldable del PSOE se limita a reconocer la oferta del tripartito que ha hecho llegar ya a Cs y a IU, con ella siempre como alcaldesa, y aclara que de momento no hay nada firme porque sólo ha habido una primera ronda de contactos.

Mientras tanto en el centro del laberinto permanece impasible Luis Mario Aparcero. Sabedor de que solamente un triple de larga distancia le apartaría de la Alcaldía, porque si no hay pacto alguno él sería el regidor al encabezar la lista más votada, Aparcero hace una llamada al resto de partidos “porque Chipiona necesita gestión y mucha cintura política”. Y aclara que si llega a la Alcaldía no se ve más de cuatro años en ese puesto.

Bajo su punto de vista en Chipiona se está creando un frente anti Aparcero que, afirma, le da pena “porque jamás he entendido lo de las líneas rojas”. Y aunque afirma que se ve capacitado para gobernar con apenas cuatro concejales, deja claro que ese no es su deseo. “Esa posibilidad no me da miedo, pero me parece ridículo y muy negativo para Chipiona, porque en pocas semanas llegarán aquí 200.000 visitantes y habrá que gestionar la ciudad”.

Por ello la oferta que le está trasladando al resto de fuerzas políticas es la de un gobierno de concentración en el que estén representadas todas las fuerzas. “Me dicen que eso sería un experimento pero ¿no son también un experimento las propuestas de tripartito que están planteando otros?”, se pregunta el ex alcalde, que, como otros, sigue buscando una salida en el laberinto político de Chipiona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios