Antonio Sanz | Presidente provincial del PP de Cadiz “En el PP habremos cometido errores, como todos, pero somos un valor seguro”

  • “El pacto PP-Cs le está sentando muy bien a Andalucía y tengo claro que le puede sentar muy bien a España”

  • “Hay una ley no escrita según la cual cuando gobierna el PSOE hay más paro y más crisis”

  • "Muchos militantes que se fueron a Vox ya están volviendo al PP y otros se fueron al no lograr aquí el cargo que querían”

Antonio Sanz, durante la entrevista en la sede provincial del PP de Cádiz. Antonio Sanz, durante la entrevista en la sede provincial del PP de Cádiz.

Antonio Sanz, durante la entrevista en la sede provincial del PP de Cádiz. / Julio González

Comentarios 12

Puede ser por la experiencia acumulada, o porque ahora ocupa otro cargo que igualmente tiene mucha relevancia institucional. Pero lo cierto es que Antonio Sanz, hoy viceconsejero de Presidencia de la Junta, mantiene el mismo tono pausado y dialogante que ya demostró durante su etapa como delegado del Gobierno en Andalucía. Nada o muy poco queda del Sanz de hace varios lustros, cuando era el gran azote del PSOE. En esta entrevista sitúa al PP como un valor seguro que ofrece una “triple alianza con Cádiz”, esto es, gobernar a la vez en España, Andalucía y la Diputación.

–¿Cómo encara el PP de Cádiz esta triple cita electoral?

–Estamos preparados para gobernar. Tenemos por delante un reto apasionante porque somos el único partido que puede decir que ofrecemos una triple alianza por la provincia de Cádiz. Me refiero a la posibilidad de que en un intervalo muy corto podamos estar en el Gobierno de España, en la Junta de Andalucía y en el gobierno de la Diputación de Cádiz. Esa posibilidad está ahí, sería algo histórico para el desarrollo de esta provincia, y es el punto de partida de un PP que está ilusionado y preparado para ello. La situación es más preocupante sobre todo en España. Una gran mayoría de españoles está deseando que le pongamos fin a este paréntesis que ha supuesto el Gobierno de las cesiones al nacionalismo, al radicalismo de izquierdas de Podemos y a otros socios como Bildu.

–¿Firmaría usted el resultado de las elecciones andaluzas, es decir, perder pero poder gobernar?

–Mal político sería aquel que transmite que no va a por todas. Y el PP que yo conozco siempre va a por todas. La gente quiere un cambio en España, ha apostado por un cambio en Andalucía y creemos que necesitamos un cambio en la provincia de Cádiz. Y el PP es hoy la verdadera apuesta segura. Somos un valor seguro, una apuesta que ofrece certidumbre, confianza y que somos garantía de eficacia. Y eso es fundamental porque el ciudadano sabe que España no está ni para riesgos, ni para experimentos. Apostamos por un cambio en España similar al que ya ha comenzado en Andalucía y que está ilusionando a tanta gente.

–Las últimas elecciones celebradas, las andaluzas del 2 de diciembre, dejaron al PP como cuarta fuerza política de la provincia. ¿Eso no le pesa a usted?

–Los partidos trabajamos para gobernar y poder resolver los problemas de los ciudadanos. Se puede sacar muchos escaños y quedarte a la puertas del Gobierno. Eso lo viví junto a Javier Arenas en las elecciones andaluzas de 2012. ¿De qué sirvieron nuestros 50 escaños? De nada porque Andalucía no se benefició entonces del cambio. Siempre salimos a lograr el máximo pero lo que queda es gobernar y poder desarrollar tu proyecto político. En España lo importante es que el valor seguro que representa el PP pueda salvar la situación del país. Porque en los últimos días hemos recibido un shock con la propuesta de Iceta, y la permisividad de Pedro Sánchez, de prácticamente entregar España al independentismo.

–Me imagino que la principal crítica del PP al Gobierno de Pedro Sánchez va a girar esta campaña en torno a Cataluña...

–El Gobierno de Pedro Sánchez me llama la atención por su falta de solidez, su improvisación, que carece de principios, su demagogia, su falta de rigor, su poca seriedad, sus mentiras, sus abusos... Los peor son las cesiones al independentismo pero también que España está otra vez en caída. Costó mucho levantar este país desde el punto de vista económico y del empleo y ahora empezarnos a caernos de nuevo. Parece que hay una ley no escrita según la cual si gobierna el PSOE hay paro y crisis y si gobierna el PP hay empleo y crecimiento económico.

–Me consta que le ha hecho mucha ilusión ver a María José García-Pelayo como número uno del PP al Congreso por Cádiz.

–Tras la salida voluntaria de Teófila Martínez, a la que veo muy apasionada con su nueva labor al frente del puerto de Cádiz, creo que García-Pelayo se merecía este reconocimiento. Ella también forma parte de ese cuadro en el que están los mejores alcaldes y alcaldesas que ha tenido la provincia de Cádiz. Es otro valor seguro porque los ciudadanos ya saben que ha sido una buena alcaldesa y porque conoce muy bien la provincia.

–Y siguiendo con la candidatura del PP por Cádiz, ¿puede confirmar usted que el alcalde de Vejer, José Ortiz, será diputado nacional si obtiene su escaño? Porque ya renunció al Parlamento andaluz. ¿El partido le dejará ser diputado y alcalde a la vez?

–Nuestra candidatura es muy completa, de consenso y muy potente, y soy de los que piensa que Ortiz es un magnífico alcalde que nos puede representar muy positivamente allí donde decida el partido. Su compromiso de trabajar por la provincia desde el Congreso es claro. Y lo de compatibilizar los dos cargos es una decisión personal y yo respetaré lo que decida o solicite. En cualquier caso las excepciones corresponden a la dirección nacional del PP.

–Vuelve a confiar usted en Ignacio Romaní pese a las supuestas irregularidades que se están investigando por su gestión al frente de Aguas de Cádiz. ¿Por qué?

–Todos nuestros candidatos son grandes activos políticos. Romaní ha terminado la legislatura siendo diputado y su inclusión en la lista es un reconocimiento a muchos años de trabajo, compromiso y dedicación por Cádiz. El partido apuesta por él. Sus cosas han quedado más que clarificadas.

–¿Usted se fía de la negativa de Ciudadanos a negociar un Gobierno de coalición con el PSOE?

–No suelo hablar en nombre de otros partidos. No me considero legitimado y, además, sería presuntuoso e irrespetuoso. Ciudadanos tiene que decidir qué opción de futuro plantea. Yo lo que digo es que el pacto PP-Cs le está sentando muy bien a Andalucía y estoy convencido de que le puede sentar muy bien a España si fuera necesario. Además, creo que el pacto andaluz goza de muy buena salud, en lo político y en lo humano. España necesita muchos esfuerzos, generosidad y un Gobierno potente. Y confío en que todos actuemos con la responsabilidad debida para que dejen de gobernar los que quieren romper España.

–¿Le viene bien al PP el mensaje de miedo a Vox que tanto está repitiendo la izquierda?

–Lo importante es lo que necesita España y es que haya un partido responsable al frente del Gobierno que no ceda al chantaje de los independentistas, que tenga un programa con soluciones para los problemas de los ciudadanos y que no engañe. Eso el único que lo representa es el PP. Somos un partido que perfectamente puede integrar de manera cómoda a todo lo que esté desde donde acaba el PSOE hasta la derecha. Hemos cometido errores, como todos, pero somos un valor seguro.

–¿Qué le diría a esos votantes del PP que no saben todavía si van a mantener su voto o van a confiar ahora en Vox?

–Les diría que nuestro sistema electoral favorece que la disgregación del voto termine beneficiando al partido contrario al que quiere apoyar el votante. En este caso concreto eso iría en beneficio del PSOE. Es un sistema electoral perverso, sobre todo en el Senado, que debe seguir siendo un seguro para la unidad de España. El único que puede garantizar la aplicación del artículo 155 es el PP si tiene una mayoría amplia en el Senado.

–¿Los militantes del PP que se han ido a Vox los ve como posibles aliados o como traidores?

–Yo es creo que muchos de esos militantes están volviendo ahora al PP. Sé de militantes que querían darnos un toque de atención pero que no van a cambiar el voto porque ven cómo está España y porque les gusta lo que estamos haciendo en Andalucía. Y hay otros militantes que se fueron porque no obtuvieron en el PP el cargo que querían. Hay hasta quienes han provocado la situación para llamar a las puertas de otro sitio. Y en mi partido no quiero gente que amenace o que exija un puesto.

–¿Ve al PSOE de Andalucía con capacidad de reacción después de perder la Junta?

–Hay quien dijo que la verdadera fuerza del PSOE se vería el día que perdiera la Junta de Andalucía. Puede que ahora esté ocurriendo eso, que el PSOE sin la Junta ya no sea lo mismo. Lo que está claro es que Pedro Sánchez ha diseñado una estrategia de derribo y persecución de muchos socialistas andaluces.

–Las encuestas de cara a las generales no terminan de ver clara la opción del cambio en España.

–Reconozco que me cuesta mucho trabajo seguir todas las encuestas. Antes una encuesta era un notición y la esperábamos con mucha expectación, y ahora se hacen como churros. Hay tres y hasta cuatro cada día y eso no me parece serio porque pierden credibilidad. Además, ¿no eran tan caras las encuestas? ¿Han tirado los precios ahora o es que realmente no se hacen? En cualquier caso yo lo que creo es que, a diferencia de lo que sucedía antes, ahora las campañas electorales son vitales. Ahora en una campaña se produce un vuelco electoral. Hoy hay ciudadanos que cambian el voto yendo hacia el colegio electoral y hay gente joven que decide su voto la noche anterior en una reunión de amigos. Las campañas y la política han cambiado.

–¿Acierto si digo que el objetivo del PP de Cádiz para las elecciones municipales son gobernar la Diputación, mantener las alcaldías que ya tiene y recuperar sobre todo las de Jerez, Cádiz y El Puerto?

–Queremos volver a gobernar la Diputación y multiplicar nuestras alcaldías. No tengo obsesión por ninguna y tengo obsesión por todas. Tenemos el mejor cartel electoral de la historia en materia de candidatos, que se ha renovado en un 70%. Es un cartel de máxima potencia y garantía para la provincia. Pero en unas municipales hoy todo está muy influenciado por políticas externas. Antes se decía que un alcalde tenía tirón pero hoy influyen otros factores, por ejemplo lo que suceda en el Gobierno de España. No me gusta predecir porque podemos llegar a las municipales con no sabemos qué.

–¿Esta es la última entrevista que le voy a hacer como presidente del PP de Cádiz?

–Pues no lo sé. Podemos quedar para la semana que viene para otra entrevista (Risas). No, en serio, yo mantengo la misma postura que ya comuniqué semanas atrás. Ahora tengo una responsabilidad muy importante en el Gobierno andaluz que es además un reto apasionante. Pero siempre he estado y estaré a disposición de mi partido. Cuando las direcciones nacional y regional del PP consideren que ha llegado el momento de ceder el paso a otro compañero, adelante. Estoy a lo que digan. Mi voluntad personal no es la que se ha impuesto mayoritariamente en mis decisiones políticas.

–¿Siente que le han intentado mover la silla en el PP de Cádiz?

–Cuando uno trabaja tantas horas y con tanta pasión, hay poco tiempo para distraerse con esas cosas. Nadie puede decir que no trabajo con pasión, compromiso y lealtad. Desde hace tiempo lo importante para mí no es querer estar sino hacer. También he descubierto que en política se puede servir en muchos sitios. El mando no te lo da el título, te lo ganas a diario.

–¿Tiene usted un candidato preferido para relevarle?

–Esa decisión corresponde a los compañeros. No creo que mi responsabilidad sea tener preferencias o discípulos. Mi candidato será el que mejor lo haga y el que mejor represente a la totalidad del PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios