Provincia de Cádiz

Tramo Jerez-Lebrija

  • La estación del aeropuerto está operativa y la de Lebrija, avanzada, pero el resto del desdoble es intermitente. Requerirá meses de trabajo y la actividad es muy escasa

 El soterramiento de Puerto Real es el único punto del trazado ferroviario de la Bahía pendiente de desdoble. Cambia el panorama al atravesar Jerez. Entre el norte de la ciudad al aeropuerto hay un tramo de ocho kilómetros desdoblado pero en el que solo la nueva vía está operativa. La antigua, bloqueada y flanqueada por banderines de obra, está pendiente de complejas labores de saneamiento y adaptación de la electrificación. La duplicación de este tramo, encargada por El Gobierno en noviembre de 2008, deberían haber finalizado en febrero de este año, según el plazo de la adjudicación. El retraso es evidente.

El equipo saliente de Fomento sí puede presumir de haber inaugurado la estación de Renfe en el aeropuerto jerezano. Desde septiembre, el apeadero comunica la terminal y las poblaciones de la Bahía mediante tres frecuencias diarias de los servicios de Cercanías y una más del servicio de Media Distancia.

Desde aquí, el trazado ferroviario enfila El Cuervo con un tramo del desdoble que está en obras: ya cuenta con la plataforma, el espacio en el que se asienta la infraestructura, y, en la mayor parte del trazado ya están colocadas las traviesas; aún será necesario instalar las vías y culminar la electrificación. El desdoble de este tramo del trazado hasta El Cuervo, de casi 10 kilómetros, se adjudicó en julio de 2008 con un plazo de ejecución de 20 meses que marcaba su finalización en marzo de 2010. Acumula un año y medio de demora.

Sí hay un trabajo intenso en este tramo que une Cádiz y Sevilla en la construcción de viaductos, pasos de agua y otras infraestructuras necesarias para la circulación de los trenes.

Antes de llegar a la población sevillana desde Cádiz, en la salida de Morabita, junto a unos silos, hay una escena del ritmo de la obra de la Alta Velocidad: un camión carga balasto, las piedras que dan sustento a las vías, y un puñado de operarios son los únicos profesionales que trabajan en un tramo de más de cuatro kilómetros en el que la nueva infraestructura ferroviaria es intermitente y aún tiene meses de trabajo por delante.

En estas condiciones, a medio terminar pero con escaso ritmo de trabajo, avanza la vía férrea hasta la estación de Lebrija, tramo adjudicado en septiembre de 2006 y que debía haber finalizado en noviembre de 2008. Hay meses de trabajo por delante en las vías y menos en la estación lebrijana. Su construcción está muy avanzada. Es el punto de todo el trazado ferroviario en el que hay mayor actividad laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios