Provincia de Cádiz

Tensión e indignación en Barbate tras la detención de los dos guardias

  • Anoche continuaban los controles de una operación abierta que ya se ha cobrado 12 detenidos · Los agentes actuaban siempre con la máxima discreción y no levantaron sospechas entre sus compañeros

Doce detenidos, entre ellos dos guardias civiles destinados en el puesto de Barbate y 2.000 kilos de hachís incautados es hasta ahora el resultado de la última operación contra el narcotráfico en la provincia, que continúa abierta. Anoche, agentes de la Benemérita controlaban los accesos y salidas de la localidad jandeña mediante un amplio despliegue de medios humanos y materiales de los que fue testigo este periódico.

Ayer mismo fue arrestada otra persona en la localidad sevillana de Brenes, según confirmaron fuentes del Instituto Armado, y no se descartaba que se practicase alguna detención más, posiblemente en la provincia de Cádiz. Y es que, aunque la operación se inició en Ceuta, la mayoría de las detenciones se han producido en territorio gaditano, con un total de siete personas arrestadas, que formarían parte de una organización dedicada a introducir hachís en la Península a través de la costa barbateña.

Tal y como publicó ayer este periódico, entre los detenidos por su presunta pertenencia a la banda de narcotraficantes hay dos guardias civiles treintañeros de la escala básica que apenas llevaban dos años y medio con destino en el Puesto Principal de Barbate y sólo ocho en el Cuerpo. Ayer, este periódico pudo saber de la tensión, indignación y clima de crispación que se vivía en el acuartelamiento barbateño. Los agentes ya no se fían ni de su sombra, se ha enrarecido la convivencia y todo el cuartel se siente bajo sospecha, pese al reconocimiento de la población a la labor que desempeña el Cuerpo en la zona. Pero como en otras ocasiones en las que se ha detenido a un agente, tanto los guardias civiles como los barbateños parecen necesitar que se les despejen dudas.

Este periódico supo ayer de la identidad y procedencia -ninguno de los dos es de Barbate- de la pareja de agentes detenidos por su supuesta pertenencia, implicación o colaboración en la banda de narcotraficantes. Se trata de Alberto Salazar Rodway, de San Fernando, y José Manuel Pino López, de Cádiz. Ayer por la tarde permanecían en dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil en la capital gaditana junto al resto de los detenidos en Sevilla y Málaga. Está previsto que pasen a partir de hoy a disposición judicial.

Según testimonios recabados ayer en Barbate nada hizo sospechar a nadie que los dos agentes pudieran ser detenidos por pertenecer o colaborar, presuntamente, con una banda de narcotraficantes. Patrullaban y se movían, también fuera de servicio, siempre juntos con muchísima discreción. "Comían de menú por ocho o nueve euros y nunca hicieron ostentación de nada. Se lo montaron muy bien", comentó una fuente. Al parecer, uno de ellos es aficionado al fútbol e incluso entrenó durante un tiempo con el Barbate CF.

Entre los arrestados se encuentran también dos hermanos de Barbate, cuyos nombres completos no han trascendido, y cuyas iniciales son F.J.B.B. y A.B.B. Dos hombres de nacionalidad marroquí, A.I. y I.H.A., completan el grupo de arrestados en el municipio jandeño. El apresado en Utrera (Sevilla), E.M.V, también tiene una propiedad en Los Caños de Meca, que fue registrada durante la ristra de detenciones del pasado jueves. Las Fuerzas de Seguridad que participaron en la operación arrestaron también en Tarifa a otra persona, cuya identidad tampoco ha trascendido y cuyo nombre se corresponde con las iniciales J.G. C.

Fuentes oficiales de la Guardia Civil confirmaron el jueves por la noche a través de un comunicado el inicio de esta actuación antidroga, que comenzó por orden de un juzgado de la ciudad autónoma de Ceuta.

En el mismo escrito informaban de la detención de dos guardias civiles del puesto principal de Barbate implicados en una red con ramificaciones en Sevilla y en Málaga. En esta macroactuación han participado efectivos de la Udyco Ceuta, la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Cádiz y la Udyco Central de Madrid, que contaron con el apoyo de otras unidades de la Guardia Civil de Cádiz, del Greco de Algeciras y la Policía Local de Barbate.

Dado que la mayoría de detenciones y registros se produjeron en Barbate, concretamente en el núcleo de Los Caños de Meca, es posible que el juzgado ceutí, que lleva las diligencias del caso, se inhiba a favor de un juzgado gaditano, según informaba ayer Efe. La Guardia Civil de Ceuta fue la que inició el proceso de investigación, después de que la Udyco tuviese conocimiento de la posible vinculación de agentes destinados en Barbate con miembros de una organización dedicada a la introducción de droga en la Península. A los detenidos se les habría incautado, hasta ahora, 2.000 kilos de hachís, que podrían provenir de un alijo aprehendido hace menos de un mes en Los Caños y en la que, en su momento, se produjeron ya cinco arrestos.

2.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios