España

Rota será punto estratégico de la seguridad antimisiles de la OTAN

  • La Base Naval se convertirá en la sede de cuatro nuevos buques de EEUU para vigilar el Mediterráneo a partir de 2013 · El Gobierno estima la creación de casi mil empleos en la zona y trabajo para Navantia

Comentarios 100

La Base Naval de Rota formará parte del escudo de seguridad antimisiles de la OTAN. Esto se traduce en que a partir de 2013 llegarán a la Base roteña cuatro nuevos buques estadounidenses que traerán a unos 1.100 militares americanos con sus familias, 3.400 personas en total, y que crearán unos 1.000 puestos de trabajo  directos e indirectos, según anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Los cuatro buques norteamericanos, que serán además reparados en los astilleros de la provincia,  realizarán labores de vigilancia y seguridad en el Mediterráneo con lo que el recinto militar roteño se convertirá en un sitio clave para la protección del territorio europeo. "España va a acoger este componente del sistema de protección antimisiles debido a su posición geoestratégica y como puerta de entrada al Mediterráneo", explicó Zapatero en una rueda de prensa junto al secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, y el secretario de Defensa de EEUU, Leon Panetta. 

Desde el Gobierno de Zapatero defendieron ayer que el despliegue de los buques y soldados tendrá "un impacto muy significativo en términos socioeconómicos" y que en ningún momento tendrá un carácter "ofensivo", destacando los beneficios para el empleo en una zona tan castigada como la provincia. Así, el Gobierno asegura que la llegada de esta flota supondrá contratar su  mantenimiento con astilleros y empresas gaditanas, incluyendo reparaciones y modificaciones estructurales con equipos especializados desplazados desde EEUU. Además los buques requerirán de "importantes" contratos con empresas de servicios, que generarán nuevos puestos de trabajo, tanto directos como indirectos.   En este sentido, se estima que el establecimiento de las dotaciones y sus familiares (3.400 personas en total) tendrá un impacto económico de unos 51 millones de  euros anuales sobre la economía local. Y, a partir de la experiencia en otras instalaciones internacionales similares, se calcula que ello conllevará la creación de unos 772 nuevos puestos de trabajo indirectos, aseguraron a este diario. 

En cuanto a empleos directos se cree que las inversiones en infraestructura y demás apoyos necesarios en la Base Naval requerirán la subcontrata de servicios con empresas españolas, que a su vez crearán nuevos puestos de trabajo directos: unos 100 nuevos puestos para la construcción o modificación de infraestructura, mientras que con carácter permanente se estima que podrían crearse entre 50 y 60 nuevos puestos de trabajo. Ya, centrados en el mantenimiento con astilleros y empresas locales, incluyendo reparaciones y modificaciones estructurales, se estima que tendrá un impacto anual por buque de 2,34 millones de euros, lo que supondrá, para la industria española, unos 8,42 millones anuales en contratos de mantenimiento y reparación. 

Esos son, según pudo saber este medio, los datos manejados en un proyecto lanzado por Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato socialista y diputado por Cádiz durante estos últimos cuatro años, y seguido y anunciado ahora por Zapatero. Así, apuntaron que la autorización del despliegue de buques de Estados Unidos en la Base Naval de Rota supone un compromiso político del Gobierno de España que se materializará mediante el correspondiente acuerdo del Consejo de Ministros y que iniciará la negociación entre ambas partes sobre las condiciones concretas del despliegue. Posteriormente, se dará cuenta a las Cortes Generales.

La OTAN junto al Gobierno español ha venido invirtiendo cientos de millones en la Base en los últimos años, desde que empezó  la ampliación de los muelles de la misma, que ahora albergarán los buques americanos. La idea era, desde el principio, darle un mayor uso por parte de Alianza Atlántica a la base y de hecho la propia ministra de Defensa, Carme Chacón, lo dejó claro en la inauguración de los nuevo muelles de la Base, a finales del pasado mes de julio. "La Base Naval recupera su protagonismo para ser el nuevo referente mundial de las operaciones navales y para reforzar el compromiso de nuestro país con nuestros socios y aliados en el mundo". La ministra dijo entonces que con el nuevo muelle número 4 la Base  estaba completamente condicionada para dar mayor apoyo a otras unidades marítimas internacionales y parece que así será. El muelle número 4 ofrece todos los servicios necesarios para apoyar a los buques de nueva generación y tuvo un coste de 160 millones de euros, financiado al 60% por la OTAN. El proyecto está dentro del llamado paquete número 13 de la OTAN. Además se han ampliado los muelles 1 y 2 y está previsto que se acometan mejoras también  tanto en el número 3, como en el canal de acceso a la Base.

Ahora será necesario realizar inversiones de infraestructura en la Base, aumentando  su capacidad de almacenamiento, ampliando instalaciones administrativas, así como el suministro de energía eléctrica en alguno de los muelles. Dichas infraestructuras serán financiadas por EEUU con una inversión de entre 3 y 6 millones de euros.

Las Fuerzas Armadas españolas podrán salir también beneficiadas, según explicaron, por las posibilidades de adiestramiento conjunto, la formación en defensa antimisil y mejora de la interoperabilidad y la oferta a EE UU de utilización del Centro de Evaluación y Combate (CEVACO).  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios