Sucesos

La Policía ofrece consejos para evitar disgustos cuando se compra on line

  • Advierten de que jamás se debe entregar datos personales a desconocidos

Un agente de la Unidad de Delitos Tecnológicos. Un agente de la Unidad de Delitos Tecnológicos.

Un agente de la Unidad de Delitos Tecnológicos.

Las estafas en internet están a la orden del día en diferentes plataformas. Aunque cada vez hay más herramientas de seguridad, son precisamente en las transacciones entre particulares donde se producen los mayores destrozos de los pícaros.

La Policía afirma que en Internet, “no todo es lo que parece. Es fácil y gratis dar de alta uno o cientos de anuncios en determinadas páginas web…, o realizar un perfil falso, o abrir uno o cientos de correos electrónicos…, por lo que no debe bastar con ver una imagen y dar por hecho quién está detrás... El estafador acecha tras un perfil de imagen pública inocente. Hay que superar la barrera tecnológica y seguir al sentido común: si al ver los anuncios piensas demasiado bonito para ser verdad, es que no es verdad (ya sea: por un precio muy ventajoso; o porque el vendedor te lleva a su terreno y trata de imponerte sus condiciones.

Aconsejan también comprobar las características del anuncio: “asegúrate que el mismo anuncio no figura en otras webs, por ejemplo, mediante la búsqueda de imágenes de tu navegador en otros portales. La imagen del artículo ofertado podrás buscarla en internet, y comprobar si figura el mismo anuncio a nombre de una persona distinta, con datos de contacto distintos, a otro precio...”.

Igualmente, recomiendan que se compruebe en internet el número de teléfono de contacto del vendedor, su identidad o su correo electrónico. “Muchas víctimas publican sus experiencias negativas en foros, y alertan a otros para que no caigan en las estafas de quienes hayan podido facilitar dichos datos como contacto”.

Nunca facilitar a través de las redes sociales copias de documentos de identidad para comprar ningún artículo o contratar ningún servicio. Tampoco un selfie, sosteniendo esos documentos. Los estafadores se justifican con que necesitan esa información con cualquier excusa, siendo las más comunes, que se los entregues como prueba de garantía, o para la realización de un supuesto contrato de compra venta o alquiler, sin embargo, no debemos caer en la trampa, y debemos ser conscientes: una vez hacemos una foto de nuestro documento y lo mandamos a estas organizaciones criminales (robo de identidad), nuestros datos están a merced de los ciberdelincuentes para siempre, pudiéndolos usar para delinquir, no ya en España, sino en el resto del mundo, porque internet carece de fronteras. Esta conducta imprudente podrá reportarles sin duda múltiples quebraderos de cabeza”, advierte la Policía.

Los agentes explican que nunca hay que pagar este tipo de transacciones a través de métodos que no aportan garantías de seguimiento del dinero. “Si usas estos medios, estás enviando el dinero a un desconocido, que lo sacará con absoluto anonimato, y no dispondrás de ninguna garantía de devolución. A cambio, usa y exige métodos seguros, por ejemplo entidades que retienen el dinero hasta que recibes el artículo y estás conforme con el mismo, es decir, elige siempre pagar contra reembolso; o preferiblemente escoge el trato directo con el vendedor, cara a cara”.

Por último, “en caso de que tengas que hacer una transferencia bancaria, siempre exige una cuenta bancaria en España, y antes de enviar el dinero, infórmate de que el titular de la cuenta es una persona física real (basta con ir a una sucursal y comprobar que el nombre del destinatario de la transferencia que se va a realizar coincide con la identidad del titular de la cuenta); y en el caso de giros contra reembolso, desconfía si el titular receptor del giro es distinto de la persona que realiza el trato o si es extranjero...”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios