DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El futuro de los astilleros Navantia busca aire más allá de EEUU

  • La empresa puja por las futuras fragatas de Singapur y los submarinos de India y afianza sus opciones para la flota de aprovisionamiento de la Royal Navy tras aliarse con Harland & Wolff

Astillero de Navantia en Puerto Real. Astillero de Navantia en Puerto Real.

Astillero de Navantia en Puerto Real. / Jesús Marín

Aunque esperada, no ha sido menos dura la derrota de Navantia en EEUU, donde optaba por la construcción de la nueva familia de fragatas FFG (X) junto a su socio Bath Iron Works, uno de los astilleros más antiguos del país y filial de General Dynamics, donde se habría cortado toda la chapa encaso de ser ganador. Navantia aportaba el diseño basado en la familia de fragatas F-100. La importancia de este contrato, valorado en más de 5.500 millones de euros, radicaba en que si seducía a Washington, se incrementaban exponencialmente las oportunidades de exportación de un modelo que ya cuenta con unidades en servicio en España, Australia y Noruega.

Pero la Administración Trump ha decidido optar por el astillero italiano Fincantieri, cuya filial estadounidense se encuentra en Wisconsin, estado clave para la reelección del presidente, donde en 2016 se impuso a Hillary Clinton con un margen de apenas el 0,7% de los votos.

Otro factor que puede haber influido es la retirada de la fragata Méndez Núñez de la flotilla del portaaviones Abraham Lincoln, con la que navegaba para demostrar sus excelencias, en plena escalada entre EEUU e Irán. A ello se suma el polémico accidente entre una fragata noruega construida por Navantia y un petrolero, cuya investigación aún no está cerrada.

Nuevas oportunidades de negocio

La empresa española sigue buscando oportunidades de negocio en un escenario internacional marcado por las repercusiones económicas y políticas de la pandemia de coronavirus. Recientemente ha presentado una oferta para un buque denominado MRCV (Multi Role Combat Vessel) para la Marina de Singapur. El diseño, basado en la F-110 para la Armada Española, incluye una gran cantidad de nuevas tecnologías y servicios como impresión 3D a bordo, gemelo digital, simuladores de realidad virtual o mantenimiento predictivo. Además el buque se ha rediseñado para permitir el uso de una gran cantidad de vehículos no tripulados, según los requisitos del cliente.

Otro ejemplo de nuevas teconologías con las que Navantia compite en los mercados internacionales es la  propulsión de los futuros submarinos S80 de la Armada con la pila de combustible AIP, en cuyo desarrollo ha participado Abengoa. Navantia participa en el concurso P75(I) para la India con un diseño basado en S80 para la Armada Española, y en un escenario en el que la empresa española trabajará conjuntamente con astilleros y empresas indias para desarrollar el programa.

“Este modelo de colaboración en el que se requiere la transferencia de tecnología a las empresas del país que impulsa el programa ha sido uno de los grandes éxitos de Navantia en los últimos años”, indican fuentes de la compañía, que apuntan como ejemplo los tres programas desarrollados para Australia, donde dos tercios de su flota se basan en diseños de Navantia, y el que está en marcha en Turquía, con un buque gemelo del Juan Carlos I. “Este último programa, mantiene abierta la posibilidad de ampliar el contrato a una segunda unidad, y Navantia realiza actividad comercial constante en el país para tratar de que esta opción se materialice”, sostiene la empresa.

Oriente Medio

Una muestra que aúna la estrategia de ofertar servicios y nuevas tecnologías con la necesidad de contar con socios locales es la creación de la empresa conjunta SamiNavantia en Arabia Saudí, que cuenta con un contrato para suministrar el sistema de combate de las corbetas saudíes que actualmente se construyen en San Fernando.

“Pero adicionalmente también supone una oportunidad comercial para acceder a negocios en países de Oriente Medio como Emiratos Árabes, Kuwait, Barhein y Egipto, con un posicionamiento mucho más favorable que el que podría tener Navantia participando en solitario”, señala la firma española.

Opciones en el mercado británico

Otra vía de colaboración es el establecimiento de alianzas con posibles rivales. Un ejemplo es la participación de Navantia en el concurso para la construcción de hasta tres buques de aprovisionamiento para la Royal Navy (programa FSS), que Londres podría resolver en septiembre, según avanzó el secretario de Defensa, Ben Wallace, en la Cámara de los Comunes a finales de abril.

Navantia ha formado equipo con la empresa de ingeniería británica BMT y el astillero Harland & Wolff en Irlanda del Norte. Con este último astillero se están estudiando posibles colaboraciones en el mercado de la eólica offshore, buscando obtener ventajas competitivas por el hecho de que dos de los mayores diques secos de Europa (Puerto Real y Harland & Wolf) trabajen juntos, en lugar de competir por las mismas oportunidades en el escenario británico, donde los requisitos de carga de empleo local se prevén muy relevantes tras el Brexit.

Las modernizaciones de buques son otro importante objetivo. Navantia trabaja actualmente en una oferta para actualizar las fragatas clase Fridtjof Nansen, entregadas a Noruega entre 2006 y 2011. Adicionalmente, mantiene acciones comerciales en Arabia Saudí, Perú, Colombia, Chile, Marruecos, Portugal, Polonia, Grecia, Tailandia, Indonesia, Emiratos Árabes y Egipto. “El campo de actividad comercial de Navantia es amplio, la competencia diversa, y el escenario post-Covid complejo, con efecto sobre la economía y los presupuestos de Defensa que aun no podemos cuantificar”, insiste la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios