Memoria anual de la Fiscalía Antidroga 2018: el año del narcotráfico

  • La memoria de la Fiscalía Antidroga recoge que el año pasado se intervinieron en la provincia de Cádiz 274,5 toneladas de hachís y 15,5 toneladas de cocaína 

Parte del alijo incautado en abril de 2018 en el Puerto de Algeciras, el mayor intervenido en España. Parte del alijo incautado en abril de 2018 en el Puerto de Algeciras, el mayor intervenido en España.

Parte del alijo incautado en abril de 2018 en el Puerto de Algeciras, el mayor intervenido en España. / (Erasmo Fenoy)

274.569 kilogramos de hachís y 15.566 kilogramos de cocaína. Más de 290 toneladas de sustancias estupefacientes fueron intervenidas el año pasado en la provincia de Cádiz. Así lo refleja la memoria anual elaborada por la Fiscalía Antidroga, que pone de manifiesto que la mayor parte de la droga fue incautada en el Campo de Gibraltar. En esa comarca, las aprehensiones de hachís sumaron 191.384 kilos (más de dos tercios del total intervenido en la provincia) y las de cocaína ascendieron a 15.503 kilos (prácticamente, casi el total de la suma provincial). 

"Si tenemos en cuenta que el precio del kilo de hachís en el mercado ilícito es de 1.612 euros el kilogramo, el valor de lo aprehendido asciende a 442.605.228 euros", especifica este informe.

La Fiscalía Antidroga precisa además que el año pasado 1.454 personas fueron detenidas por su relación con el tráfico de drogas, 263 vehículos fueron intervenidos y más de 75 embarcaciones (45 semirrígidas sólo en el Campo de Gibraltar) fueron incautadas en la provincia gaditana. 

Según la memoria, en 2018 hubo "un nuevo aumento" (24 toneladas más) de las aprehensiones respecto al año anterior, "siendo destacable que los medios extraordinarios desplegados por el Ministerio de Interior -a raíz de la alarmante situación en poblaciones como La Línea o San Roque- están comenzando a dar sus frutos [...], lo que podría indicar un traslado de las descargas de alijos hacia otras zonas ante la presión policial". Sin embargo, la Fiscalía no puede hablar de "un desplazamiento de los grupos organizados, que consideramos muy asentados".

El balance de 2018, elaborado por las fiscales Antidroga de Cádiz-Ceuta y el Campo de Gibraltar, Ana Villagómez y Macarena Arroyo, explica también que persiste el auge de los cultivos de marihuana. Así, se confiscaron 42.600 plantas de marihuana que arrojaron un peso total de dos toneladas. 

De negocio familiar a grandes organizaciones

En palabras del fiscal jefe de área de la Fiscalía de Algeciras, "el 2018 se puede definir como el año del narcotráfico". Y añade: "Obviamente, no es un fenómeno nuevo, ya que el tráfico de drogas y la delincuencia que lleva aparejada ha constituido tradicionalmente el delito más repetido en la zona del Campo de Gibraltar, pero sí es cierto que una conjunción de factores, como la evolución de las propias organizaciones dedicadas al mismo, han puesto al Campo de Gibraltar en el punto de mira de los medios de comunicación, ofreciendo una imagen que, aun siendo excesivamente exagerada, no deja de ser un reflejo de una triste realidad".

"Las bandas han obtenido un carácter permanente ante la falta de reacción del Estado durante años"

El mismo fiscal jefe de Algeciras refiere "una evolución de las organizaciones dedicadas al narcotráfico hacia un fenómeno que podemos denominar, usando una expresión propia del Derecho Mercantil, de 'concentración de empresas'. Las múltiples microorganizaciones que tradicionalmente se han dedicado a esta actividad, muchas veces de carácter familiar, han sido sustituidas por organizaciones más grandes, con mayor número de medios materiales y humanos y con capacidad de acometer operaciones de mayor calado".

El informe anual de la Fiscalía subraya "no sólo la amplitud de los grupos, sino su alto nivel de organización, medios materiales, capacidad económica y, especialmente, el carácter estable y permanente que han obtenido ante la falta de reacción del Estado durante años, lo que ha provocado que, aun siendo desarticulada una parte, rápidamente se reconstruyan".

Otro de los factores que hacen más fuertes a las organizaciones, según la Fiscalía, "es el respaldo de parte del tejido social de las poblaciones donde radican. Cuanto más crece el negocio, más crece el efecto llamada, la violencia y el esfuerzo por defenderlo, a la vista de los ingentes beneficios económicos que genera". 

Ahora bien, Antidroga celebra en su memoria que "la respuesta del Estado, finalmente, esté dando sus frutos. El notable incremento del número de agentes especializados en la lucha contra el narcotráfico que están destinados en el Campo de Gibraltar ha motivado que estas organizaciones estén siendo todas ellas descabezadas de forma paulatina. Sus dirigentes han acabado en prisión y el número de detenidos y de incautaciones de droga ha crecido de forma notoria, tendencia afianzada en el año en curso".

Tenencia ilícita de armas

La violencia generada por el narcotráfico, dice la Fiscalía Antidroga, se ha visto incrementada progresivamente, extendiéndose desde el Campo de Gibraltar, principal núcleo geográfico donde se estableció con más crudeza, al resto de la provincia. "Pocos son los casos en los que además de intervenirse droga y dinero, no se hallan armas de fuego usadas por los poseedores de la droga para defenderse de bandas rivales o incluso de las propias fuerzas policiales".

"Los traficantes han llevado a cabo agresiones contra las fuerzas del orden, incluso apoyados por los vecinos"

"Y es que desde hace un par de años, incide la memoria, las bandas que operan en la zona han superado el código ético implícito que mantenían con los agentes policiales, a los que no solían enfrentarse salvo en contadas ocasiones". Sin embargo, "este año han sido varios los casos en los que los traficantes han llevado a cabo agresiones contra las fuerzas del orden, incluso apoyados por los vecinos de las zonas" donde se desarrollaban las operaciones antidrogas. 

Las armas son también utilizadas por los 'narcos' para defender el territorio y para realizar asaltos con robos de droga, los denominados 'vuelcos'. "Están a la orden del día", indica el balance anual.

El tráfico de cocaína, "imparable"

El tráfico de cocaína se mantiene "imparable". Esencialmente y como en años anteriores, "la introducción se produce en contenedores que arriban al muelle comercial de Algeciras a través del llamado método del gancho ciego". 

Según Antidroga, se han aprehendido 15.500 kilos en ese recinto portuario el año pasado, 3.000 kilos más respecto a 2017. De esas 15,5 toneladas incautadas, 8,7 fueron intervenidas en una sola partida valorada en 3.000 millones de euros, "uno de los mayores decomisos en Europa de este tipo de droga, que venía oculta en plátanos y que, según la Fiscalía colombiana, se atribuye a una banda criminal del país relacionada con paramilitares y conocida como el 'clan del Golfo'". En la operación policial fueron detenidas seis personas, entre ellas, un guardia civil de Algeciras.

Conclusiones

La memoria de 2018 de la Fiscalía Antidroga concluye que la situación actual en el Campo de Gibraltar ha dado un giro tras la reacción del Estado ante el creciente fenómeno de las bandas organizadas, cada vez más violentas. Pese a ello, "están siendo todas ellas descabezadas de forma paulatina, sus dirigentes han acabado en prisión y el número de detenidos y de incautaciones de droga ha crecido de forma notoria, tendencia afianzada en el año en curso".

La Fiscalía recuerda que el Gobierno anunció en noviembre de 2018 la aprobación de un plan especial contra el narcotráfico que incluía medidas policiales, refuerzos contra el blanqueo de capitales y la creación de tres juzgados más (en Algeciras, La Línea y San Roque). Sobre este asunto, Antidroga advierte de "la necesidad urgente de completar estas medidas con una adecuada estructura judicial (jueces, fiscales y funcionarios de Justicia) que sea capaz de asumir la tramitación, instrucción y enjuiciamiento en unos plazos razonables, lo que no es posible en la situación precaria en la que se encuentra actualmente" la planta judicial.

"Las consecuencias de no actuar de inmediato pueden ser funestas", afirma la Fiscalía, que avisa del "efecto embudo" que ya se está produciendo en varios procedimientos judiciales respecto a los plazos de instrucción limitados y los vencimientos de las prórrogas de prisión de algunos cabecillas de las bandas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios