Provincia de Cádiz

Luciano Alonso al banquillo por el director 'fantasma' de Flamenco

  • La Fiscalía pide 14 años inhabilitación para cargo público por presunto delito de prevaricación en tres nombramientos

"¿qué es eso? ¿Eso dónde está?" Esas dos preguntas de un dirigente socialista malagueño, Luis Guerrero, como contestación a otra pregunta de este medio sobre el cargo de máxima dirección que había ostentado durante tres años en el Centro Andaluz de Flamenco de Jerez fueron el inicio de un caso que ya va camino de un banquillo en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. En él se sentará el ex consejero de la Junta Luciano Alonso para responder por un presunto delito de prevaricación. El Fiscal pide 14 años de inhabilitación para cargo público por éste y dos casos más relacionados con la Filmoteca, ubicada en Córdoba.

Los hechos son sencillos. Luciano Alonso firmó el nombramiento de Guerrero como director del CAF a sabiendas de que jamás aparecería por allí. A Guerrero le destinaron al Centro Andaluz de las Letras, en Málaga, donde tampoco hacía demasiado acto de presencia, pero al menos tenía despacho.

Además, Alonso firmó otros dos nombramientos más, que el fiscal descubrió a raíz del caso de Jerez. Alejandro Cárdenas, recién licenciado Derecho y sin ningún conocimiento sobre el mundo del cine, fue nombrado director de la Filmoteca de Andalucía y, posteriormente, fue sustituido por María Centeno, periodista y licenciada en Ciencias Políticas, de 29 años. Ni uno ni otro pisaron la Filmoteca, un ente creado en 1987 que ya contaba supuestamente con un director, el poeta cordobés Pablo García Casado. Además, se daba el caso de que Cárdenas era "hijo de Carmen Peñalver, íntima amiga de la que fue consejera Mar Moreno y miembro destacado del PSOE de Jaén, del que fue secretaria general provincial, además de alcaldesa de Jaén y delegada de Asuntos Sociales en esa provincia", según las comillas del Fiscal. Por su parte, Centeno era "hija y sobrina de destacados dirigentes del PSOE de Málaga".

La Fiscalía explica en su escrito que Alonso "habría utilizado las facultades que su cargo (consejero de Educación y Cultura) le confería para beneficiar a personas relacionadas con el PSOE con puestos de libre designación y naturaleza eventual, a sabiendas de la absoluta falta de idoneidad de los nombrados para esas funciones".

Sobre el caso del 'no' director del CAF la Fiscalía hace un relato de cómo se desarrolló el nombramiento. Luis Guerrero, "destacado militante del PSOE de Málaga y miembro de su Ejecutiva Provincial", habría recibido en julio de 2012 la oferta de incorporarse a la Consejería de Cultura con funciones en Málaga. Como no existía un puesto de trabajo de esta naturaleza, Alonso "decidió utilizar" el de director del CAF, vacante al no renovar en el cargo a su anterior titular, Olga de la Pascua. Una vez aceptado el ofrecimiento, Guerrero renunció al puesto de coordinador del Grupo Socialista en la Diputación de Málaga que hasta ese momento desempeñaba, siendo "inmediatamente" nombrado director del CAF por Luciano Alonso mediante dos órdenes distintas, la última de las cuales estuvo vigente hasta el 16 de junio de 2015, cuando se produjo el cese a petición propia de Guerrero.

El fiscal relata que, "tal y como desde un primer momento acordaron, Guerrero no desempeñó ninguna de las funciones inherentes al cargo y durante los casi tres años que percibió el sueldo presupuestariamente asignado al puesto, continuó residiendo en la ciudad de Málaga y ni siquiera visitó la sede oficial del CAF, que debía dirigir". De hecho, la Fiscalía destaca que los trabajadores de este ente "incluso desconocían que contaban con un director".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios