Provincia de Cádiz

El Guadalete sigue sin restaurar diez años después en Grazalema

  • Tras el arreglo del año pasado, en invierno afloraron placas de hormigón y la Junta reclama nuevas obras este verano

El cauce del río Guadalete en Grazalema apareció en 2005 desviado y convertido en un canal de rocas y hormigón. La obra buscaba sitio para levantar una promoción de viviendas que tocaba parte del trazado original del río. Diez años después, la imagen de la zona apenas ha variado. Unas obras realizadas el año pasado tenían que haber restaurado el cauce del Guadalete. Los trabajos han devuelto el río a su trazado anterior, explica la Junta de Andalucía, pero el invierno, las lluvias y la erosión, han hecho aflorar placas de hormigón. Parte del desaguisado de 2005 continúa a la vista en 2015.

La Junta ha instado a la empresa Inmocentral a que realice nuevas obras para corregir los fallos y le ha pedido que retire el hormigón. Los trabajos han sido programados para este verano, bajo supervisión de técnicos de la Junta, y continuarán en otoño con la repoblación de la zona con especies de ribera autóctonas del Parque Natural, como sauces o fresnos.

Inmocentral es la empresa que fue considerada responsable del desvío del cauce del río Guadalete en Grazalema. El asunto transitó por dos vías. Por una parte, deparó un procedimiento penal por supuestas comisiones ilegales y corrupción urbanística que aún está pendiente de juicio. Por otra, dio lugar un procedimiento sancionador iniciado en diciembre de 2005 por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Ese procedimiento fue abierto a partir de una denuncia formulada meses antes por Ecologistas en Acción Cádiz, y tras una serie de actuaciones realizadas por el Seprona. Las obras ilegales detectadas en el cauce del río Guadalete consistían en el relleno de tierras y el desvío del cauce natural en una longitud de unos setenta metros. Había sido colocado un revestimiento con escollera de grandes dimensiones en la ribera y lecho del cauce, había sido destruida la vegetación de ribera y había comenzado la construcción de un edificio de viviendas que afectaba tanto al dominio público hidráulico como a la zona de servidumbre de la cabecera del río a su paso por Grazalema, todo ello sin la correspondiente autorización.

El 30 de diciembre de 2005, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir adoptó como medida cautelar la paralización de las obras.

En septiembre de 2006 fue acordada la suspensión del procedimiento sancionador en espera de la resolución de la causa penal tramitada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Ubrique. La empresa Inmocentral solicitó después la legalización de las obras y en febrero de 2010, el director general del Dominio Público Hidráulico resolvió denegarla tras recibir informes desfavorables tanto de la Agencia Andaluza del Agua como de la Consejería de Medio Ambiente. En 2010, Medio Ambiente comunicó al Juzgado de Ubrique su intención de iniciar el procedimiento de recuperación de oficio del dominio público hidráulico ilegalmente ocupado.

En 2011, la Consejería encargó la redacción del proyecto de Recuperación del Dominio Público Hidráulico del río Guadalete en el núcleo urbano de Grazalema. En 2013, Inmocentral fue requerida para que realizase las obras por su cuenta y advertida de que si no lo hacía, serían ejecutadas de forma subsidiaria por la Consejería.

La empresa asumió la ejecución del proyecto y en julio de 2014 comenzaron las obras. Unas obras que aún no han logrado la restauración del cauce del río Guadalete en Grazalema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios