José Loaiza | Portavoz del PP en la Diputación de Cádiz “La Diputación ejerce hoy como un banco, no tiene ni un proyecto para la provincia”

  • "Irene García se está dedicando exclusivamente a darle dinero a los ayuntamientos y, además, en vez de contribuir a estructurar la provincia está fomentando de nuevo los localismos"

  • "La dirección nacional del PP jamás se olvidó de mí; eso lo hizo la anterior ejecutiva provincial"

  • "Mi opinión personal es que Ciudadanos no es de fiar, pero no hablo de Andalucía sino desde un punto de vista general"

José Loaiza, durante la entrevista con este periódico.

José Loaiza, durante la entrevista con este periódico. / Julio González

José Loaiza (San Fernando, 1958) es un político atípico, primero porque irrumpió muy tarde en este mundillo (ya había superado los 40 años de edad cuando se estrenó como concejal en Cádiz en 1999), después porque logró muy pronto grandes éxitos en el PP (llegó a ser presidente provincial), en el Ayuntamiento de San Fernando (alcalde) y en la Diputación de Cádiz (presidente y con mayoría absoluta) y también porque muy rápidamente los votos le destronaron de ambos cargos institucionales. El año pasado, cuando parecía que estaba cerca de su jubilación política, la nueva presidenta provincial del PP, Ana Mestre, le rescató designándole portavoz del Grupo Popular en la Diputación gaditana.

–¿Le costó mucho a Ana Mestre convencerle para que fuera el portavoz de la Diputación? ¿Y es verdad que tras las elecciones municipales de 2019 usted estuvo de cerca de dejar la política?

–Yo no tenía pensado ni dimitir, ni quedarme. Hombre, después de la derrota electoral y después de ver que el partido no contaba conmigo, me planteé todo, pero también es verdad que soy de los que piensan que cuando uno se presenta a un cargo, debe cumplir son su compromiso y debe intentar aguantar hasta el final. Después pasó lo que pasó con la portavocía del PP en la Diputación, Ana Mestre, con la que siempre me he llevado muy bien, me ofreció asumir esta responsabilidad, y tan contento. La verdad es que la política, eso de intentar resolver los problemas de la gente, es una droga.

–¿Sí? ¿Y también en los tiempos de crisis como sucede ahora?

–La política es una droga siempre, incluso en los malos momentos. Y ahí está el ejemplo de lo que está haciendo Juanma Moreno en Andalucía que pese a los 40 años de socialismo, pese a la pandemia, pese a la crisis económica que viene y pese a todo está logrando superávit, está realizando todos los proyectos que estaban previstos y además está gestionando muy bien la situación sanitaria. Gobernar cuando uno tiene todo de cara es muy fácil, pero al gobernar en tiempos de crisis, al gestionar la miseria, es donde se ve la capacidad de un político.

–¿Usted, que fue presidente provincial del PP, habría hecho igual que Mestre y habría cesado a Antonio Saldaña como portavoz de la Diputación por lo que pasó?

–Yo lo que sé es que la decisión no la tomó Mestre ella sola sino que era algo conocido por todos y que tenía sus respaldos. En cuanto a lo que hubiera hecho yo, uf, es que la política ha cambiado mucho. Hace unos años no habría pasado nada, y ahí está el ejemplo de Alfonso Moscoso (alcalde socialista de Villaluenga), al que le sucedió algo parecido y no sólo no tuvo que dimitir sino que con los años le ascendieron y ahora es senador. Hoy todo es muy diferente y hay que asumir las cosas. Ahora lo que tiene que hacer Saldaña es ser el próximo alcalde de Jerez.

–En las primarias de 2018 usted fue uno de los pocos dirigentes de Cádiz que se posicionaron a favor de Pablo Casado. Sin embargo, mientras el resto de los ‘casadistas’ eran colocados en diferentes cargos, a usted le dejaron de lado. ¿Se olvidó el PP de usted?

–La dirección nacional del PP no se olvidó de mí porque me propusieron para varios cargos pero todo fue siempre rechazado desde Cádiz. En todo caso fue la anterior ejecutiva provincial del partido (la que presidía Antonio Sanz) la que me dejó de lado. Por ejemplo, no quisieron que yo fuera portavoz en la Diputación. Los motivos, no lo sé. En cuanto a las primarias, la diferencia estuvo en que mientras en otras provincias esas elecciones internas no resultaron traumáticas y el partido se recuperó 24 horas después para seguir funcionando con normalidad, aquí en la provincia hubo un desajuste en ese sentido.

José Loaiza, fotografiado el pasado jueves en la hemeroteca de Diario de Cádiz. José Loaiza, fotografiado el pasado jueves en la hemeroteca de Diario de Cádiz.

José Loaiza, fotografiado el pasado jueves en la hemeroteca de Diario de Cádiz. / Julio González

–¿Qué valoración hace de la gestión de Irene García al frente de la Diputación de Cádiz?

–La Diputación es hoy un simple banco para los ayuntamientos. Irene García se está dedicando exclusivamente a darle dinero a los ayuntamientos. Todo lo que llega, porque ahora llega a la Diputación una cantidad de dinero que no había ni en mi época, ni en la de Cabaña, va para los ayuntamientos, y por eso están todos los alcaldes tan contentos. Lógico. Si por los planes del Covid social, del empleo o de las inversiones tú me vas a dar a mí, por ejemplo ayuntamiento de San Fernando o El Puerto, un millón y pico de euros, pues perfecto. ¿Quién va a protestar? Pero eso es ejercer como un banco. La Diputación no está gestionando sus competencias. Hoy esta institución no tiene ni un solo proyecto provincial, a excepción de algunas iniciativas en matera energética o medioambiental. Y tampoco está contribuyendo a estructurar la provincia, que fue una de mis obsesiones durante mis cuatro años de presidente. Todo lo contrario, incluso está fomentando los localismos al tiempo que está convirtiendo de nuevo la Diputación en un chiringuito del PSOE.

–¿En qué sentido?

–Mire, como el PSOE está gobernando ahora con el partido La Línea 100x100, hace poco la Diputación hizo una modificación de crédito para meterle 1,2 millones de euros a La Línea para obras. Y en los presupuestos de este año hay otra partida de 1,5 millones para construir en la localidad linense un nuevo estadio de fútbol. Oye, yo me alegro por La Línea, pero es evidente que Irene García está sustentando un pacto político con dinero público. Y aparte de eso después hay convenios a dedo con ayuntamientos que están dirigidos en beneficio de su partido. Eso es lo que ha hecho siempre el PSOE en la Diputación de Cádiz.

–¿Y por qué tiene la Diputación tanto dinero ahora? ¿Qué pasaba en su mandato (2011-2015)?

–En mi época, tras la crisis de 2008, los ingresos por la PIE (Participación en los Ingresos del Estado) se desplomaron. Aquello fue mortal. Ahora no sólo llega ese dinero sino también algo de fondos europeos o lo del Servicio Provincial de Recaudación. Y también viene todo lo que aporta la Junta en programas de Dependencia, de ayuda social, de emergencia... y eso sin olvidar todo lo que se está ahorrando la Diputación al disminuir muchísimo sus proyectos propios. El gobierno de Irene García gasta menos pero le sobra mucho. Es decir, que podría hacer mucho más con ese dinero sobrante.

–Le pregunto por dos cuestiones de actualidad política. La primera, ¿usted es partidario de aplicar los estatutos del partido en lo referente a las incompatibilidades lo que afectaría, entre otros cargos del PP, a Ana Mestre?

–Lo primero es sentarse a hablar y buscar lo mejor para el partido. Lo que no puede ser es que se hable de unión y al mismo tiempo se tomen decisiones que conlleven una separación. En el tema de los estatutos yo siempre he sido partidario de su aplicación pura y dura, pero en todos los casos. Si hay una dispensa, una sola, que se aplique entonces a cualquiera. En cuanto a lo de Ana Mestre, no sé lo que va a pasar entre Sevilla y Madrid. Yo lo que sé es que todo iba por buen camino y ahora, debido a algunos gestos, parece que la cosa se ha alterado. Pero hay que llegar a un acuerdo por el bien de todos y por el bien del partido.

–Ciudadanos ha roto con el PP en Murcia, gobierna con ustedes en Andalucía y gobierna con el PSOE por ejemplo en su ciudad, San Fernando. ¿Qué opina de la formación naranja?

–Mi opinión personal es que Ciudadanos no es de fiar, pero no hablo de Andalucía sino desde un punto de vista general. Lo que ha pasado en estos días es por tanto lío interno como tienen. Arrimadas ya no puede mantener su discurso. Yo lo que espero es que Andalucía siga teniendo un gobierno estable y que Ciudadanos respete el pacto con el PP.

–¿Tiene alguna aspiración política de cara al futuro?

–Sí, ser ministro o eurodiputado pero que creo ninguna de esas dos cosas se van a dar ya (Risas). No, en serio, tras pasar por dos ayuntamientos, ser concejal, alcalde, parlamentario andaluz, presidente de la Diputación... creo que no me puedo quejar de nada. Yo no sé qué va a pasar en el futuro pero con esta pandemia y esta crisis no está la cosa como para hacer muchas previsiones. Yo estoy en política porque me gusta y si viene algo, pues que venga, y si no viene nada más, pues tampoco me preocupa. Mi única aspiración ahora es ir cuando pueda con mi mujer a Moscú para ver a mi hijo, que hace un año que no lo veo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios