Esperado encargo para Navantia Puerto Real

Defensa espera la financiación para poner fecha al contrato del BAM-IS

  • El proyecto tiene “requisitos civiles y militares”, lo que cerraría la puerta a que se adjudique a un astillero extranjero

  • El plan estratégico de Navantia contempla que se construirá en Puerto Real

Botadura del BAM 'Audaz' construido en el astillero de San Fernando. Botadura del BAM 'Audaz' construido en el astillero de San Fernando.

Botadura del BAM 'Audaz' construido en el astillero de San Fernando. / Román Ríos

El Ministerio de Defensa sigue trabajando en los trámites administrativos del proyecto del Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS), aunque la falta de dotación financiera impide concretar cuándo licitará el contrato de construcción. “En relación a los plazos de obtención, no se puede hacer una estimación mientras no se disponga del recurso financiero”, señalaron fuentes de Defensa en respuesta a una petición de este periódico.

El programa está en manos de la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa. Tras la finalización por parte de la Armada de la etapa de Definición de Requisitos, el pasado mes de agosto se completó el trámite de Determinación de la Alternativa de Obtención con la firma del Documento de Viabilidad. Defensa trabaja actualmente en la revisión de este documento y de la Directiva de Programa, así como en la elaboración de las Especificaciones de Diseño y Producto.

Este contrato es esperado como agua de mayo en el astillero de Puerto Real, falto de contratos de construcción naval tras la entrega del último petrolero para Ibaizábal. El Plan Estratégico de Navantia asigna este contrato a la factoría gaditana. Implicará la creación de unos 625 empleos y carga de trabajo para tres años y medio, según anunció la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, en una comparecencia en el Congreso de los Diputados en noviembre de 2018.

Al BAM-IS se unirían más adelante los ferris para el Ejército de Tierra TLET (buque de Transporte Logístico Ecológico y Trivalente) para transporte de personal y material, que aportarían otro millar de puestos de trabajo. “Ambos programas están en distintas fases de desarrollo previo a la negociación del contrato y se construirían en el astillero de Puerto Real”, incidió entonces la presidenta de Navantia.

La elección de Puerto Real en vez de San Fernando –donde se han ejecutado todos los BAM para la Armada salvo uno en Ferrol– se debe a que el contrato de las corbetas copa casi por completo la capacidad del astillero de la Isla. Precisamente, Navantia anunció en marzo del año pasado que iba a dar luz verde a los trabajos de ingeniería de este buque una vez que se difuminó la posibilidad de colaborar con el astillero francés Chantiers de l´Atlantique en la construcción de cruceros. Pero la inestabilidad política que ha vivido España en los últimos dos años, con presupuestos prorrogados desde 2018 y una sucesión de elecciones generales, ha frenado el proyecto.

Nueva familia de submarinos

El futuro BAM-ISdeberá dar servicio a la nueva familia de submarinos S-80, que Navantia fabrica en el astillero de Cartagena y cuyo desarrollo acumula un notable retraso. Sustituirá al Neptuno, un barco construido en 1975 y que se encuentra al final de su vida útil, en la función de operar como buque de salvamento y apoyo en las operaciones de rescate de submarinos.

La Armada anunció en noviembre de 2017 que necesitaba un barco de estas características ante la evidente obsolescencia del Neptuno. A diferencia de ocasiones anteriores, la marina española avanzó que el proceso se encontraba en “fase de diseño y de elección del astillero”. La noticia causó entonces sorpresa en Navantia, que ya había presentado una oferta por el BAM-IS, debido a que hasta ese momento, todos los encargos de la marina española habían llegado hasta la empresa pública de construcción naval a través de la pertinente consignación en los Presupuestos Generales del Estado.

El nuevo procedimiento de adjudicación causó polémica. Tanto sindicatos como la Junta de Andalucía, en manos entonces del PSOE, criticaron la decisión del Ministerio de Defensa, dirigido en ese momento por María Dolores de Cospedal. Pocos meses después, la Armada matizaba que “la opción preferida es la construcción en Navantia, con quien tenemos experiencia, compartimos instalaciones y tiene un proyecto que cumple los requisitos demandados”.

Con el cambio de gobierno y la llegada de Margarita Robles al Ministerio, el proyecto ha seguido adelante. Defensa señala que “a día de hoy, no se ha establecido la estrategia”, aunque admite que el “BAM-IS es un buque que, para algunos sistemas, tiene requisitos civiles, y para otros sistemas, presenta requisitos militares”.

Fuentes del sector consultadas por este periódico destacan la importancia de este matiz, ya que al admitir que tiene características militares, Navantia sería el único astillero posicionado para construir este buque. A ello se suma la histórica relación que mantiene esta empresa pública con la Armada y la más que probable tormenta política y social que provocaría en la Bahía la pérdida de un barco que ya está comprometido para Puerto Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios