DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia de Cádiz

Coronavirus Cádiz: “Vienen semanas complicadas”

  • Los quirófanos volverán a tener actividad y crecerá la demanda de sangre, alerta el responsable de Donación de Centro de Transfusión de Cádiz

Punto de extracción de sangre, el pasado viernes en El Puerto. Punto de extracción de sangre, el pasado viernes en El Puerto.

Punto de extracción de sangre, el pasado viernes en El Puerto. / Fito Carreto

“Vamos a pasar semanas complicadas porque mientras siga habiendo cierto grado de confinamiento, la afluencia de donantes de sangre va a seguir mermada y entonces habrá un desfase entre la oferta de donantes y la demanda de sangre en los hospitales”, advierte el responsable provincial de Promoción y Donación del Centro de Transfusión, Tejidos y Células (CTTC) de Cádiz, Miguel Ángel Barbero.

Ese desfase se producirá, explica Barbero, ahora que los hospitales comienzan a tener menos presión asistencial por el Covid-19. “Están empezando a liberar camas de UCI y de hospitalización y los quirófanos van a empezar poco a poco a tener actividad de nuevo, con lo que irá creciendo la demanda de sangre”, señala

A principios del pasado abril, el Centro de Transfusión hizo un llamamiento para que la población acudiese a donar sangre, tanto a los puntos fijos como a las colectas itinerantes que cada día se organizan en una localidad de la provincia. Se trataba de cubrir las necesidades de transfusiones que seguía habiendo en los centros hospitalarios de la provincia durante el estado de alarma decretado para hacer frente a la pandemia.

La respuesta de la población a esa llamada ha sido “buena”, dice Miguel Ángel Barbero. Pero el número de donantes es muy inferior al que había con anterioridad al estado de alarma.

Por una parte, porque el coronavirus ha obligado a limitar la afluencia de donantes; por otra, porque las medidas de seguridad que deben cumplir los donantes y las personas que los reciben y atienden ralentizan el procedimiento. Y también porque la gente se retrae ante el temor a ser contagiada.

“Los donantes tienen miedo”, explica el responsable de responsable de Promoción y Donación del Centro de Transfusión. “Nos lo dicen cuando contactamos con ellos por teléfono. Tienen miedo a salir a la calle, a acudir a lugares en los que hay aglomeraciones. Nosotros las evitamos. Y entregamos una mascarilla a los donantes que no la llevan y hacemos que los lugares de donación sean seguros para las personas que acuden y para quienes las reciben. Aplicamos todas las medidas de seguridad. Pero la donación ha bajado bastante”.

No obstante, la demanda de sangre también ha disminuido durante el estado de alarma debido a la suspensión de la cirugía programada. Eso ha equilibrado la oferta y la demanda, una situación que comenzará a cambiar a medida que los quirófanos recuperen la actividad con las intervenciones quirúrgicas no urgentes.

“Veremos cómo vamos solventando que haya esa demanda mayor de sangre y seguir manteniendo las medidas de seguridad con los donantes, algo que no vamos a obviar nunca. La seguridad de los donantes es lo primero en un centro de transfusión”, afirma Miguel Ángel Barbero. “Necesitamos unas 700 donaciones por semana, habitualmente. Y ha disminuido mucho. Una semana por ejemplo no ha llegado a 400. Aunque fue suficiente al haber disminuido la demanda de sangre”, explica.

Pese a que se ha publicado y difundido, hay personas que no saben que pueden acudir perfectamente sin limitación de movimiento a donar sangre, anota Barbero. En el lugar de extracción, incluso les entregan un certificado para que en el regreso a casa tampoco haya problema alguno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios