EDUCACIÓN FÍSICA

Más ejercicio y mayor beneficio

  • La vuelta al cole llegará a Andalucía con un aumento de carga horaria en Educación Física, lo que redundará de forma muy positiva en la salud de los alumnos

Más ejercicio y mayor beneficio. Más ejercicio y mayor beneficio.

Más ejercicio y mayor beneficio.

El ciclo de Educación Primaria contará a partir de este curso 2019/2020 con más horas en Educación Física. Con el objetivo, como se indica desde la Junta de Andalucía, de “avanzar hacia una educación integral de calidad y excelencia, adaptada a las necesidades de la sociedad contemporánea”, la carga horaria de esta asignatura aumentará en un 37,9 % respecto a lo que estaba establecido.

Es decir, se impartirán seis horas semanales a lo largo de la etapa, lo que se traduce en una hora más a la semana por curso. Destaca en este sentido el incremento en los tres primeros cursos de Primaria, que duplican su carga lectiva para buscar el desarrollo de la psicomotricidad y generar desde el principio hábitos de vida saludable en los alumnos más jóvenes.

Por lo tanto, con este aumento de carga horaria se conseguirá un mayor beneficio en el alumnado de este grupo de edad, aunque es cierto que todavía falta camino por recorrer. El fin buscado en este sentido, y siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud, es el de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de ENT en jóvenes de 5 a 17 años.

Profundizando en las recomendaciones de la OMS, el organismo se centra en tres vertientes: en primer lugar, indica que los niños y jóvenes de 5 a 17 años inviertan como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa. Si, por otra parte, el tiempo de la actividad física es superior a 60 minutos, el beneficio en la salud será aún mayor. Por último, la actividad física debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Además, convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen los músculos y huesos.

Estas recomendaciones, como bien indica el estudio de la Organización Mundial de Salud, no hacen más que traer efectos beneficiosos en los niños y jóvenes que la practican. La realización de una actividad física adecuada ayuda a los jóvenes a desarrollar un aparato locomotor (huesos, músculos y articulaciones) sano; desarrollar un sistema cardiovascular (corazón y pulmones) sano; aprender a controlar el sistema neuromuscular (coordinación y control de los movimientos) y mantener un peso corporal saludable. Asimismo, la actividad física se ha asociado también a efectos psicológicos beneficiosos en los jóvenes, gracias a un mejor control de la ansiedad y la depresión.

El ejercicio físico también refuerza aspectos sociales, de vital importancia en el desarrollo de los niños en esta franja de edad. Los alumnos de Educación Primaria tienen en esta etapa una clave social donde hacer amigos que, con el paso del tiempo, se convertirán en personas importantes y contactos que nunca se olvidarán. Gracias a la actividad física se fomentan valores como la autoconfianza, la interacción social y la integración.

La Organización Mundial de la Salud afirma igualmente que los jóvenes activos pueden adoptar con mayor facilidad otros comportamientos saludables en su vida diaria, como evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, que tantos estragos causan en nuestra sociedad, y tienen un mejor rendimiento escolar.