Gonzálo Ganaza Sánchez. Propietario de la empresa Pusama

"El secreto en una empresa es cumplir con todo el mundo"

  • Recibirá hoy el nombramiento como Mejor Empresario del Año

Gonzalo Ganaza Sánchez, dueño de la empresa portuense Pusama, recibirá hoy viernes en el restaurante El Cortijo, el reconocimiento al trabajo de toda una vida. El empresario, muy conocido por haber ocupado la presidencia del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, ha sido designado Mejor Empresario del Año, un premio que concede la Asociación de Empresarios de El Puerto y que se suma a una larga trayectoria que arranca como mecánico a la edad de 16 años y en la que ha ido progresando hasta crear una firma de reciclaje de residuos sólidos que trabaja en varias provincias andaluzas.

-Usted comenzó como aprendiz de mecánico y ahora es propietario de una empresa con 19 camines y 30 trabajadores.

-En mis principios, de joven, hace más de 40 años, era muy aficionado a la mecánica y puse un taller cuando los americanos construyeron la Base. Lo tuve unos pocos años y después incorporé un isocarro y me dediqué al transporte de escombros. Posteriormente compré un camión y me saqué el carnet de primera, y ya en el año 1991 fundé la empresa Pusama. Hoy tengo tres hijos al frente del negocio, he cumplido 71 años y no me he jubilado, a pesar de haber cotizado durante muchos años.

-¿Cuál es el secreto para haber progresado de esa forma?

-Trabajar hoy, ayer y mañana. No tener horas e intentar cumplir con todo el mundo para que sepan que eres serio y estás dispuesto a dar la vida por la empresa. Yo he luchado y he trabajado domingos y festivos, de noche y de día, y eso me ha hecho llegar adonde he llegado, con humildad y muy poco a poco. En esa línea he estado toda mi vida.

-¿Cuáles son las razones que le hacen a usted acreedor del premio Mejor Empresario del Año?

-Hay muchas empresas merecedoras de este premio. Yo he luchado toda mi vida y no debo nada a nadie, estamos dentro de lo que se necesita para trabajar con las bendiciones de todas las administraciones. Esto es un reconocimiento a mi trabajo. Yo no he heredado nada, más que la salud y mi inquietud empresarial, una por mi familia y otra por Dios, que me ha bendecido. Hay gente que tiene su empresa y es digna de recibir un premio, pero también hay gente que ha heredado algo que ya estaba construido. Yo no he tenido esa suerte, me he hecho a mí mismo con la ayuda de mi mujer y mis hijos.

-¿Qué puede aportar el empresariado ante la situación económica actual?

-Nuestra empresa gracias a Dios está marchando, porque estamos en la recogida de basuras y residuos tóxicos y peligrosos, aunque hay empresas que pertenecen a sectores que están con mayores dificultades. Lo importante es salir adelante y aportar la buena voluntad de seguir luchando para lograr salir de este bache. Hay que amoldarse y trabajar un poco más aunque se gane un poquito menos.

-¿Qué sectores podrían ayudar a la economía local para salir de la crisis?

-En El Puerto hay cosas que podrían mejorar y espero que vayan adelante en poco tiempo. El urbanismo, por ejemplo, la urbanización de las parcelaciones que están dentro del PGOU puede ayudar a reactivar la economía. Está claro que en El Puerto el turismo también se mueve y un poco el sector aeronáutico con proyectos para la fabricación de aviones.

-Usted fue presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías. ¿Qué le ha aportado esta experiencia?

-Como empresario no me aportó, porque me costó sacrificio e incluso dinero. Las hermandades y cofradías tienen que entender para qué estamos y esto no es negocio, sino que formamos parte de la Iglesia y tenemos que defender lo que representamos. Eso se consigue haciendo las cosas con sencillez y con amor, actuando como hombres de Iglesia e intentando dar la vida por los demás. Yo estoy contento por ser como soy. A veces estoy disgustado, pero mi tristeza a veces es con algunos hermanos. El señor es misericordioso y nos bendice a todos aunque no nos lo merezcamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios