DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El Puerto Nueve positivos por coronavirus ingresados en el hospital Santa María de El Puerto

  • La hija de la mujer fallecida presentará una denuncia contra el centro sanitario

  • Responsables del hospital afirman que siguen el protocolo establecido

Una imagen de la entrada de Urgencias del hospital. Una imagen de la entrada de Urgencias del hospital.

Una imagen de la entrada de Urgencias del hospital. / Andrés Mora

Ya son quince las personas ingresadas con síntomas por coronavirus en la planta de aislamiento del hospital Santa María del Puerto, según han confirmado fuentes del hospital, y nueve de ellos ya han dado positivo. Se espera, no obstante, que esta cifra se pueda incrementar en las próximas horas, una vez e conozcan los resultados de las nuevas pruebas que se están realizando.

El pasado miércoles fallecía en este hospital María Jesús Fernández de Tejada, de 68 años y viuda de un marino. Vivía en el Poblado Naval y había viajado recientemente a Madrid, donde estuvo unos días cuidando de su hija aquejada de una lesión. 

María Jesús comenzó a tener síntomas el pasado 16 de marzo y ese mismo viernes ingresó en el hospital Santa María del Puerto. La atención que recibió la paciente en el hospital según su hija, "no fue la adecuada. Mi madre estuvo en planta de viernes a miércoles, cuando ingresó en la UCI, y allí nada más llegar murió. El oxígeno se lo pusieron el martes y le indicaron que era positiva el lunes. Y el miércoles murió. Yo creo que se gestionó todo mal y se hizo todo tarde", asegura.

María Jesús Suances es hija de la mujer fallecida esta semana en el hospital. María Jesús Suances es hija de la mujer fallecida esta semana en el hospital.

María Jesús Suances es hija de la mujer fallecida esta semana en el hospital.

En la reclamación que ha puesto ante la Junta de Andalucía, la hija de la mujer fallecida explica que el martes, 17, acudió con su madre a urgencias por vómito y con 39 de fiebre, tos y el vientre suelto. La hija mantenía contacto con su madre enferma por el teléfono móvil que tenía en su habitación, ya que no hay canal de comunicación con los afectados. "Mi madre tenía móvil, si no yo no hubiese sabido nada de ella", explica. Se daba el caso además, según la reclamación presentada, de que la comida "se la dejaban lejos para que ella, que casi no podía, se levantara a buscarla", y que tuvieron que llevarle agua y mantas "porque en el hospital no se lo daban".      

Según la denuncia de esta familia "el miedo de las enfermeras se antepuso a tener en cuenta que son pacientes que están solos y que no hay ningún familiar con ellos atentos a su estado", lamenta la hija de la fallecida, María Jesús Suanzes. "

Tras la muerte de  la mujer por parada cardíaca el hospital entregó a su hija un reloj, el móvil y una bolsa con algunas cosas que estaban en su habitación, pero al abrirla echó en falta algunos recuerdos que llevaba su madre cuando ingresó en el hospital. La hija pidió que abrieran el féretro para recuperar los objetos, pero por protocolo le fue denegado, incluso en el requerimiento que cursó ante el juzgado de guardia. Finalmente, el cuerpo fue incinerado el jueves en el tanatorio de El Puerto de Santa María. 

Por su parte desde el hospital Santa María del Puerto señalan, tras conocer esta denuncia, que la mujer presentaba patologías respiratorias previas y lamentan la falta de colaboración tanto de la paciente como de la familia durante el tiempo que permaneció en el hospital, ya que según dicen "la familia no respetaba las normas de aislamiento".

En cuanto al miedo de los profesionales a contagiarse, estas fuentes consideran que "es normal, hay mucha preocupación por esta situación a la que nos enfrentamos por primera vez  y hay que seguir a rajatabla las recomendaciones de precaución. Lamentamos si los pacientes lo entienden como una falta de trato humano, debe ser algo angustioso, pero tenemos que evitar en lo posible el contacto para evitar contagios", insisten.

También destacan que en esta enfermedad  el proceso evoluciona muy rápido y en este caso,  cuando la mujer fue derivada a la UCI para ser intubada su corazón no lo soportó.

En cuanto a la incineración, también recuerdan desde el hospital que hay unas normas muy estrictas. "Es una situación muy dura, estamos todos muy estresados y preocupados", reconocen, e insisten en que aunque disponen de equipos de protección el trato con los pacientes no puede ser igual de cercano que en condiciones normales.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios