El Puerto

"Te lo mereces, Alfonso, te lo mereces"

  • El nuevo alcalde se emocionó hasta las lágrimas hacia el final del pleno de su investidura Candón recibió el cálido y efusivo apoyo de la vieja guardia del Partido Popular portuense

Comentarios 2

No faltó ni un detalle en la sesión de investidura de Alfonso Candón como nuevo alcalde El Puerto. El auditorio municipal del Monasterio de San Miguel lucía engalanado expresamente para la ocasión, con un escenario presidido por una imagen de la Virgen de los Milagros, Patrona y Alcaldesa perpetua de la ciudad, que había sido cedida para la ocasión por parte de las madres Concepcionistas de la calle Nevería.

En la calle los operarios municipales de Parques y Jardines se afanaban en la poda de los naranjos de la calle Larga, restando con ello plazas de aparcamiento a los invitados que llegaban procedentes de otras ciudades.

Alcaldes de localidades de la provincia como San Fernando, Chiclana, Tarifa, Chipiona o Vejer acudieron al pleno, así como diputados autonómicos, diputados nacionales compañeros de Alfonso Candón en el Congreso, senadores y antiguos compañeros del ahora alcalde en sus comienzos en el Partido Popular portuense, como Jesús Mancha y el que ha sido su mentor desde sus inicios políticos, Aurelio Sánchez Ramos.

Precisamente el abrazo con Aurelio Sánchez fue uno de los momentos más emotivos de la jornada, ya al final del pleno, cuando ambos se saludaron con Alfonso ya investido como alcalde y hecho un mar de lágrimas, después de tanta emoción contenida casi hasta el final de la sesión.

Y es que Aurelio Sánchez ha sido el padre político de Alfonso Candón desde sus comienzos en Nuevas Generaciones. A su llegada a la sesión el veterano político relató a este periódico cómo Alfonso siempre le había dicho, desde muy joven, que él quería ser algún día alcalde de El Puerto, y ese día fue ayer, cuando por fin pudo ver cumplido su sueño.

Antes de comenzar la sesión, y nada más acceder al auditorio desde las dependencias del hotel Monasterio de San Miguel, Alfonso Candón fue saludando prácticamente uno a uno a todos los asistentes, entre los que se encontraban representantes del mundo vecinal y empresarial de la ciudad. Allí estaban, entre otros y por poner solo algunos ejemplos, el presidente de la Federación Local de Asociaciones de vecinos (Flave), José Rodríguez, o el presidente del Consejo de Administración de Bodegas Osborne, Tomás Osborne Gamero-Cívico.

También acudieron viejos compañeros de Corporación ya hoy fuera de la política, como la ex-portavoz socialista Consuelo Gamero, y representantes de las fuerzas de seguridad del Estado y autoridades militares y religiosas, entre estas últimas el párroco de la Iglesia Mayor Prioral. Una de las primeras cosas que hizo el nuevo alcalde al término del pleno fue acudir a la Prioral para visitar a la Patrona, una tradición que ha querido mantener.

Durante toda la sesión reinó en el ambiente la sintonía del auditorio con el nuevo alcalde, a quien la mayoría conocen desde hace años y a quien han visto crecer en la política y en la vida. Allí estaba también la familia de Alfonso y, cómo no, su mujer, Conchita Cardesa. Fue al hablar de su familia para agradecerles que le hayan permitido dedicar buena parte de su tiempo a la política cuando Alfonso ya no pudo más y rompió a llorar en el estrado. En un primer momento las lágrimas no le impideron continuar su discurso, pero ya al término de la sesión, cuando comenzaron acercársele caras conocidas que querían darle la enhorabuena, el nuevo alcalde estalló en llanto.

El auditorio, compuesto en gran medida por miembros de la vieja guardia del PP, por un lado, y por integrantes de Nuevas Generaciones por otro, no ocultaba su entusiasmo y entre otros gritos improvisados se escuchó uno claro y contundente: "Te lo mereces, Alfonso, te lo mereces".

Al término del pleno el alcalde atendió a los medios de comunicación y entre otras cosas reconoció sentirse "muy emocionado, con muchas ganas y mucha ilusión. He nacido, aquí, vivo aquí, y ahora mismo no tengo otro interés", dijo, para añadir que "vamos a trabajar muy duro", agradeciendo "el cariño que me han demostrado hoy". A la oposición, le reiteró la mano tendida y aseguró que "hoy se abren las puertas del Ayuntamiento para todo el mundo. Intentaremos solucionar los problemas de la ciudad y estaré en la calle para lo bueno y para lo malo. Sé escuchar y si me equivoco, sabré rectificar".

Ya en los próximos días el alcalde comunicará algunas de sus primeras decisiones organizativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios