El Puerto

La directora del Centro de Emergencia de Anydes presentará su dimisión

  • Manoli Bautista denuncia que siente indefensión tras recibir unas quejas de Bienestar Social

  • El convenio con la asociación podría estar en el aire

Manoli Bautista, en una imagen tomada hace unos meses en la casa de de acogida de Anydes. Manoli Bautista, en una imagen tomada hace unos meses en la casa de de acogida de Anydes.

Manoli Bautista, en una imagen tomada hace unos meses en la casa de de acogida de Anydes.

La cara visible de Anydes, Manoli Bautista, la persona que hasta la fecha ha llevado el peso de dicha asociación, presentará su dimisión al frente de la casa de acogida de esta ONG. La directora del Centro de Emergencia Social de La Florida, sede a su vez de Anydes (presidida por Mercedes Rivas), se encuentra de baja desde marzo, debido a problemas de salud causados por la situación de ansiedad que está viviendo, lo que le produce una sensación de indefensión y malestar desde el punto de vista personal y psicológico, ya que considera que se pone en cuestión el trabajo que viene realizando para sacar adelante dicha asociación desde hace 25 años.

Fue la propia Manoli Bautista la que fundó Anydes en 1993, con objeto de atender a personas en riesgo de exclusión social, toxicómanos en fase de rehabilitación, transeúntes, presos de tercer grado que necesitaban un tutor para salir de prisión o personas sin techo, con el objetivo final de conseguir la reinserción social de sus usuarios.

Al principio, cuando se fundó Anydes, comenzó a funcionar como un piso y después como casa de acogida en Las Nieves, hasta su traslado a La Florida tras la construcción del nuevo Centro de Emergencia Social. Desde el año 93, Manoli ha sido el alma del proyecto, que ha conseguido sacar adelante con enormes dificultades, poniendo incluso en riesgo su patrimonio, ya que las subvenciones que ha recibido para llevar adelante esta ONG siempre han llegado con cuentagotas y los pagos de las ayudas con retraso. En el año 2002, Anydes firmó un convenio con el Ayuntamiento, que le proporciona una financiación anual, y que deberá renovarse a principios del año 2019. El convenio puede estar en el aire, ya que la directora del centro de emergencia, que cuenta con numerosos reconocimientos por su trabajo en la ciudad, se encuentra de baja por depresión, “porque desde marzo ya no puedo trabajar”, y como se ha apuntado anteriormente, tiene previsto presentar su dimisión.

La causa de ello se encuentra en una queja cursada ante la Concejalía de Bienestar Social, en la cual los denunciantes le acusan de gestionar el centro de emergencia social como si fuera “su cortijo privado”, de usarlo a su medida e imponiendo unos criterios que la demanda considera “poco profesionales”. Manoli Bautista cree que la queja proviene de dos empleadas que estuvieron un año trabajando en el centro y la elevaron al Ayuntamiento cuando José Antonio Oliva era concejal de Bienestar Social, apoyándola también en el testimonio de alguno de los usuarios que pasaron por el centro de estancia temporal. Ella replicó a esta queja con unas alegaciones que el Ayuntamiento no ha contestado aún, lo cual le perjudica y le produce una situación de indefensión.

Desde entonces, sus relaciones con los políticos que han estado a cargo de Bienestar Social no han sido fáciles. En este sentido, una de las cuestiones que le ha causado mayor malestar es que le han comunicado desde el área que no tiene la titulación necesaria para seguir llevando la dirección del centro de emergencia social. Pero ella afirma que entre el personal cualificado de la plantilla de Anydes (nueve personas), nadie quiere el cargo de directora, pese a haberlo propuesto. Además, recuerda que ella se ha volcado para sacar adelante la casa de acogida, con mucho sacrificio personal, “pidiendo préstamos que los firmaba yo sola, acogiendo presos en mi propio domicilio y con un trabajo que ha sido completamente voluntario”, sin remuneración alguna durante nueve años, hasta que se firmó el convenio en 2002. Por eso, siente que las formas del Ayuntamiento no están siendo consideradas hacia su persona y su trayectoria.

La directora del centro de acogida lamenta sobre todo el trato que ha recibido, ya que esperaba que el Ayuntamiento respondiera a su escrito de alegaciones:No han contestado y quiero que contesten”, afirma, para criticar que “no ha habido una respuesta ni una resolución”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios