Así es... Víctor Mora / Candidato del PSOE en Sanlúcar El político sin aspavientos que conoce al dedillo el Ayuntamiento

  • El niño que en los 80 fue a la Casa del Pueblo antes que al colegio es alcalde desde 2013 y mantiene intacta su ilusión.

Gonzalo tiene cuatro años y le encanta el fútbol. Comparte con su padre la afición al deporte rey, pero con una, digamos, pequeña diferencia. Él es del Betis y su padre, el alcalde, del Sevilla. En esta fotografía, el candidato del PSOE comparte con su pequeño una visita al Benito Villamarín, el estadio del Betis. Cosas que es capaz de hacer un padre por su hijo... Gonzalo tiene cuatro años y le encanta el fútbol. Comparte con su padre la afición al deporte rey, pero con una, digamos, pequeña diferencia. Él es del Betis y su padre, el alcalde, del Sevilla. En esta fotografía, el candidato del PSOE comparte con su pequeño una visita al Benito Villamarín, el estadio del Betis. Cosas que es capaz de hacer un padre por su hijo...

Gonzalo tiene cuatro años y le encanta el fútbol. Comparte con su padre la afición al deporte rey, pero con una, digamos, pequeña diferencia. Él es del Betis y su padre, el alcalde, del Sevilla. En esta fotografía, el candidato del PSOE comparte con su pequeño una visita al Benito Villamarín, el estadio del Betis. Cosas que es capaz de hacer un padre por su hijo...

“Socialismo es que nadie tenga tanto como para hacer arrodillarse a otro ante él, ni que nadie tenga tan poco como para tener que arrodillarse ante los demás”. Lo dijo Alfonso Guerra y es la frase de cabecera de Víctor Mora para explicar su militancia en el PSOE. El alcalde de Sanlúcar afronta otros comicios municipales, en esta segunda ocasión para lograr el apoyo electoral necesario que le permita continuar al frente del Ayuntamiento.

A sus 42 años, cuenta que “siempre fui socialista, porque desde pequeño en mi casa tanto mi padre como mi madre pertenecían al partido”. “Siendo muy pequeño, como mi hijo ahora, con cuatro o cinco años, ya estaba en la Casa del Pueblo”, recuerda antes de hablar de Guerra como “referente” de sus comienzos en la actividad política por considerarlo “un socialista de verdad, de ideas y de corazón que transformó la sociedad”. Desde entonces han pasado muchos años. Víctor Mora fue primero concejal en la oposición (2003-2007), posteriormente delegado municipal “de prácticamente todo” en el equipo de Gobierno que encabezó  Irene García en su etapa de alcaldesa de Sanlúcar (2007-2013) y de ahí pasó a llevar las riendas de la ciudad como máxima autoridad local. Lleva, pues, casi seis años en el cargo.

“Hemos aprendido bastante en todos estos años de gestión. Recuerdo la labor de Irene en el Ayuntamiento, que fue fundamental, como la que está llevando a cabo ahora en la Diputación Provincial. Ella es un referente para la ciudadanía porque cambió Sanlúcar y lo ha hecho también en la Diputación. Ha sido un buen espejo en el que nos miramos los compañeros que venimos trabajando desde que estábamos en Juventudes Socialistas”, destaca.

En septiembre de 2013, con ocasión del relevo que se produjo en la Alcaldía a mitad de aquel mandato, la entonces regidora sanluqueña y actual presidenta de la institución provincial dijo de él que era “la persona que mejor conoce el Ayuntamiento”. “Yo no voy a decir que soy la persona que más conoce el Ayuntamiento ni la ciudad, pero sí que tengo un conocimiento bastante amplio del funcionamiento tanto del Consistorio, las empresas municipales y la Gerencia de Urbanismo como de los colectivos, las asociaciones y las demandas de los barrios y barriadas de Sanlúcar”, afirma.

Aficionado a la lectura y a las series de televisión, que le sirven para evadirse durante el poco tiempo que le dejan la política y su hijo, Víctor Mora mantiene su discurso electoral y de gestión. “Yo siempre he defendido que, sin olvidar ninguno de los grandes proyectos que Sanlúcar necesita y que están ahí, como el nuevo Mercado de Abastos, que ya es una realidad; o la remodelación de los accesos de la ciudad, en la que estamos trabajando; hay que mejorar el día a día de los sanluqueños”, sostiene.

En este sentido, a modo de balance, explica que “cuando llegamos al Gobierno, Sanlúcar tenía una enorme necesidad de parques infantiles, de zonas de ocio, de mejoras en caminos y pistas deportivas; en definitiva, de servicios. Dedicamos los primeros años a sanear el Ayuntamiento, que estaba en quiebra y sin la opción de poder invertir”. “Hemos mejorado la situación económica del Consistorio y en el próximo mandato será un ayuntamiento saneado, de manera que ahora es el momento de pensar en las grandes obras y proyectos, como los relacionados con el V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, la Ciudad de los Niños y el centro de salud de La Dehesilla”, dice mirando al futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios