Economía

La UE pide a España que apruebe una ley para limitar la venta de deuda subordinada a clientes minoristas

  • Los titulares de preferentes y deuda subordinada de las entidades que reciban ayudas deberán asumir pérdidas, de modo que no caiga todo el peso sobre los contribuyentes.

El Gobierno español deberá proponer, como muy tarde a finales de febrero de 2013, una  ley  para limitar la venta por parte de los bancos a clientes minoristas de deuda subordinada, según figura en el memorándum de condiciones del rescate bancario aprobado el martes por el Eurogrupo.

El objetivo de esta exigencia es reforzar la protección de los clientes frente a instrumentos complejos y de riesgo de este tipo cuyas posibles pérdidas no están cubiertas por el fondo de garantía de depósitos.  "Debe reforzarse la legislación sobre valores y sobre protección de los consumidores, y el control de su cumplimiento por parte de las autoridades, con el fin de limitar la venta por parte de los bancos de instrumentos de deuda subordinada a clientes minoristas no cualificados", señala el memorándum.

Además, "se deberá mejorar sustancialmente el proceso de venta de cualquier instrumento no cubierto por el fondo de garantía de depósitos a clientes minoristas". "Ello debe incluir un aumento de la transparencia sobre las características de estos instrumentos y sus riesgos para garantizar que los clientes minoristas sean plenamente conscientes de ellos", añade el texto. Precisamente, el memorándum exige que los titulares de deuda subordinada y capital híbrido, como las participaciones preferentes, de las entidades españolas que reciban ayudas públicas contribuyan a su reestructuración asumiendo pérdidas. Sólo los depositantes y los bonistas sénior se salvan de cualquier quita.

"La participación del sector privado en la distribución de las pérdidas es necesaria para garantizar que los contribuyentes no tengan que asumir una carga desproporcionada en este proceso", ha señalado el portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor. "El reparto de la carga con el sector privado también reduce la carga de la deuda del Estado y es coherente con nuestra estrategia de trabajar para romper el vínculo entre bancos y riesgo soberano", ha insistido O'Connor.  No obstante, los titulares de bonos sénior "no estarán afectados por este reparto de la carga". "Un principio clave de la reestructuración y recapitalización de bancos es salvaguardar la estabilidad financiera y obligar a los depositantes, que tampoco estarán implicados en ningún reparto de la carga, o a los titulares de bonos sénior contradiría este requisito", ha apuntado el portavoz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios