LAS NIÑAS DE CÁDIZ. PREGONERAS DEL CARNAVAL 2018

"Nuestro pregón es una pequeña obra de teatro muy de Cádiz"

  • Teresa Quintero y Ana, Alejandra y Rocío López Segovia se subirán esta noche a las tablas del escenario de San Antonio para inaugurar la fiesta

Las niñas de Cádiz. Las niñas de Cádiz.

Las niñas de Cádiz. / Julio González

Pude hablar con ellas antes del estreno de La maleta de los nervios, nos citamos cierto día en el mismo Teatro Falla para hablar de La copla negra, un par de años después alrededor de un barril de la calle Arbolí me contaron quién sería Juanita Calamidad y, de camino, hablamos de Tres monjas y una cabra..., y, sin embargo, el gesto nervioso e ilusionado, el semblante entre lívido y expectante, con el que hace unos días Las Niñas de Cádiz nos recibieron en la Sala Central Lechera para hablar del pregón con el que esta noche inauguran oficialmente el Carnaval en la plaza de San Antonio se multiplicó por mil con respecto a nuestros encuentros anteriores.

Ana (López Segovia) lleva la voz cantante. Se sienta en el suelo, junto a mí, Tere (Quintero), Ale (Alejandra López Segovia) y la benjamina, Rocío (López Segovia), inclinan su lado del círculo ocupando las sillas de las primeras filas de la sala que también habita la narradora Paloma García que colabora con las pregoneras en labores de dirección de escena. ¿Cómo lo lleváis? La respuesta es unánime: "Estamos muy nerviosas".

"Aunque ya sabemos que queda poquito y hay que disfrutarlo se nos está haciendo cuesta arriba por el peso de la responsabilidad, de querer hacerlo muy bien. Igual deberíamos de dejar eso un poquito al margen y empezar a disfrutar, ¿no?", dice la dramaturga que, al encontrarse con los ojos de sus compañeras, reconoce que "la presión está haciendo su trabajo".

Y es que, al margen de los preparativos del pregón, Ana, Tere, Alejandra y Rocío han tenido un mes "movidito". "El mes de enero ha sido una locura. Afortunadamente trabajando, pero he estado loca perdida, menos mal que esta semana se han ido para el País Vasco y me han dejado tranquila", ríe, como sólo sabe reír, Tere Quintero, que es una de las caras conocidas de la serie Allí abajo. Y no es la única con trabajo acumulado, así Ana López Segovia también ha visto en este mes de enero en la gran pantalla el estreno de la película Thi Mai en la que la gaditana participa.

"¡Y Lysístrata!", recuerdan a coro. De hecho, en uno de los ensayos de la última obra de la compañía -con la que abren en marzo la nueva temporada de espectáculos del Gran Teatro Falla ("otra vez estaremos nerviosas porque tenemos muchas ganas de que se vea en el Falla")- recibieron el encargo del pregón. "Sí, cuando me llamaron estábamos todas juntas trabajando Lysístrata. Me llamaron, se lo dije a estas tres, y me miraron de tal forma que dije yo... ¡ojú!". "Es que no le dijimos nada, le pusimos esta cara", recrea Tere el gesto de impresión que se les quedó al conocer la noticia de boca de Ana. "Esto va a ser que sí, interpreté", ríe Ana que también confiesa que "para nada" se esperaban el encargo. "Ni la aceptación tan buena", apunta Alejandra que pensaba que "la gente no iba a saber" quiénes eran Las Niñas de Cádiz. "Lo pensaba de verdad y todavía me sorprende la reacción tan cariñosa de la gente o cosas que nos están ocurriendo como el pasodoble que nos cantaron 'Los prisioneros' en el Falla, me caí de espaldas, vamos", agradece, al igual que Ana hace lo propio con la copla a las callejeras que interpretó la chirigota 'Las del convento de Santa María la Yerbabuena' .

Así, ilusionadas y "con mucha responsabilidad", se pusieron manos a la obra para dar forma a un pregón que, tenían claro, que maridaría las dos disciplinas que las han traído hasta aquí, el teatro y el carnaval. "Nuestro pregón es una pequeña obra de teatro con artistas invitados y, sobre todo, muy de Cádiz, muy gaditano porque es nuestro particular homenaje a la ciudad", explican al alimón Alejandra y Ana.

"Hemos intentado reflejar también algunos detalles autobiográficos pero llevándolos a la exageración, ya que es una especie de cuento con algún que otro homenaje a personas y a cosas de la tierra", detallan las carnavaleras que, como todos los pregoneros, prefieren no entrar en profundidades sobre su loa para que cada verso y actuación sea una sorpresa que se desvele esta noche.

Sí dejan claro que el papel de la mujer será reivindicado como, aciertan, debería ser reivindicado siempre, "con acciones y no con relato". "Somos mujeres que hacemos carnaval, somos mujeres haciendo un pregón y habrá otras mujeres haciendo carnaval pero sin explicaciones, sin comentarios, no hay por qué. Las cosas se explican haciéndolas pero no estando todo el rato soltando el panfleto. Este no es un pregón panfletario", apuestan Las Niñas de Cádiz que desde finales de los 90 se decidieron a salir a la calle en una chirigota formada íntegramente por mujeres que se han reído de todo sin tapujos. Porque el movimiento se demuestra andando.

"Uff, ¿te acuerdas Ana? En vuestra casa en la estación -la familia López Segovia residía en la antigua estación de tren ya que el padre era ferroviario- empezamos a montar la primera chirigota", se emociona Tere Quintero emocionando, a su vez, a la mayor de las hermanas. "Así es. Allí quedábamos cuando nos lanzamos a salir".

Una ocurrencia que surgió cuando Tere y Ana se conocieron en el grupo de teatro de la Universidad. "Sí, es curioso, el Carnaval empezó por el teatro, y del carnaval luego volvimos al teatro... Esa ha sido mi vida, teatro y carnaval...", reflexiona Tere en un momento transcendental que rompe ella misma con una de sus grandes carcajadas. "¡No es mala vida, eh!".

Y del teatro (grupo de la UCA) al carnaval (la chirigota de las Niñas) y del carnaval al teatro (Chirigóticas y, recientemente, bajo el sello de Las Niñas de Cádiz), las gaditanas han llevado adelante sus dos pasiones contra viento y marea. "Bueno, sinceramente, el Concurso ha sido este año el que más hemos seguido ya que desde Madrid es más complicado con los diferentes compromisos de cada una y, además, es que vivirlo en el Falla no es lo mismo que en la tele", reconoce Alejandra. "En Madrid te pones y ni te ríes, estás hecha una siesa", suelta, en plata, Ana.

Por eso, aunque desde Madrid podrían haber resuelto "muchos aspectos técnicos del pregón", las actrices decidieron "que todo el dinero que teníamos para poner en pie el pregón revirtiera en Cádiz y en gaditanos". Así, enumeran a sus colaboradores con todo el cariño y alabanzas del mundo. Hablan del buen hacer en la escenografía tanto de RAS como de Juan Sebastián Domínguez, "un gaditano de los Callejones que lleva 18 años fuera de Cádiz y es escenógrafo del CDN (Centro Dramático Nacional)"; del vestuario que le están cosiendo aquí, en Cádiz, Antonio Parra y Loli Arias; del peluquero Fran Aragón; de la maquilladora Mar Sevilla ... Y hasta reconocen "una participación sevillana" ya que los tocados son de Los Tolentinos, "que querían estar aquí con nosotras para apoyarnos y nos los han dejado ellos".

¿Entonces vais con tocados...?, intentamos sonsacar algún detalle más. "Y en tirantes, eso también lo podemos decir, que vamos en tirantes en la semana más fría de lo que llevamos de año, hay que tener valor...", ríe Ana que también adelanta que "hay un homenaje a..." , "no le digas más que parece tu madre, que al final lo cuenta ", intenta cortar Alejandra sin éxito. "¡Que no pasa nada! No le voy a decir nombres... Sólo que hay un homenaje a una parte de Cádiz que queríamos reivindicar..." "¿De qué está hablando? ¿Qué parte es esa?", pregunta Tere bajito a Alejandra que tampoco cae, "eso digo yo..." "Callarse que ahora os lo digo cuando ella se vaya", les aclara Ana que finalmente revela que se trata de una reivindicación de "todo el aspecto artístico de Cádiz, no sólo el carnavalero". "¡Ahhhh, ya!", se miran, cómplices, las tres Niñas que restan.

¿Y se parece al pregón de la Diosa Momá? (sigo tirando del hilo por si pesco algún detalle más) "Qué va, no se parece en nada, de hecho, es que hemos intentado que no se parezca en nada", contesta Rocío. "Ya está, ya está, que estamos contando mucho", saltan avispadas.

¿Y qué es Cádiz para vosotras?, que siempre se lo pregunto a todos los pregoneros. Las respuestas van desde "la infancia y la respiración" de Tere, pasando por el entrañable "mi casa" de Alejandra y el rotundo "todo" de Rocío hasta la emocionante sentencia de Ana, que llegó a Cádiz con 10 años mientras que Ale tenía 7: "Cádiz es la tierra que elegí. Yo elegí ser de Cádiz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios