Diario del Carnaval

Las coplas al regreso del Carnaval al Gran Teatro Falla en 1991

  • La reapertura del templo de los ladrillos coloraos fue el principal tema que se recogió en los repertorios hace 30 años

La chirigota 'El ladrón de Bagdad y to los demás de mentida'. La chirigota 'El ladrón de Bagdad y to los demás de mentida'.

La chirigota 'El ladrón de Bagdad y to los demás de mentida'. / D.C.

Hace 30 años que el Carnaval regresó al Gran Teatro Falla, su templo que permaneció cerrado durante cuatro años por unas necesarias obras de remodelación. Una espera que se hizo muy larga para el mundo de la fiesta y que motivó una enconada polémica entre carnavaleros y la Alcaldía que por entonces regentaba Carlos Díaz, escudado por Carlos Mariscal, concejal de Fiestas, y, especialmente, Josefina Junquera, concejala de Cultura. 

Fue una batalla cruenta -otra más- entre el Carnaval y la política. Esta, más si cabe, abrió una importante brecha entre las partes al estar en juego algo de lo que más duele al carnavalero: su casa. Desde que la chirigota 'Cada uno con la suya', de la Peña Los 14 Resultados, cerrara la final de 1986 hasta que la chirigota 'El ladrón de Bagdad y to los demás de mentida' abriera las semifinales de 1991 un 1 de febrero pasaron cinco años que se hicieron eternos. 

Si de algo sirve el Carnaval de Cádiz es para hacer una crónica cantada de lo que sucede en la ciudad. Por ello, la reapertura del Gran Teatro Falla fue el tema más repetido en el Carnaval de 1991, sobre todo en el momento en el que el Concurso volvió a su templo con el inicio de las semifinales, ya que las preliminares de ese año se celebraron en el ya desaparecido Teatro Andalucía. Muchas coplas que quedaron en el recuerdo y que ahora, 30 años después, permiten rememorar cómo se palpaba en el ambiente tan deseado regreso.

Las despedidas del Gran Teatro Falla y el Teatro Andalucía

Para regresar, antes hay que despedirse. La polémica final de 1986 por la ausencia de la mítica chirigota de 'Los cubatas' fue la última oportunidad que tuvieron los carnavaleros para disfrutar del Gran Teatro Falla antes de su imprescindible restauración. Aunque buena parte de la atención estaba puesta en el fallo -esta vez, de los gordos- del jurado, la comparsa 'Soplos de vida', de Antonio Martín, fue la que esa noche brindó una emotiva despedida en forma de copla. Un pasodoble en el que el lamento por su cierre que va desde el paraíso al patio de butacas se transforma en una promesa de volver cantando "hasta no ver uno a uno levantar tus muros".

La comparsa 'Sonri-sillas' La comparsa 'Sonri-sillas'

La comparsa 'Sonri-sillas' / D.C.

En 1990, la polémica ya se hacía patente en las coplas ante la tardanza de unas obras que costaron unos 500 millones de pesetas. Llegaron críticas de todo tipo a la labor municipal, que no era muy proclive a la vuelta del Carnaval al Falla. Un ejemplo es el estribillo de 'Los santos inocentes', de Juan Rivero, con su "Josefina, ina, ina, ina. / Si tú no me dejas cantar en el Falla / yo voy a poner por toas las esquinas: / Eres peor que el mosquito / que trajo a España la peste equina". También se quedó el "aquí no hay Falla" de 'Salimos de Marte el miércoles...', de los hermanos Villegas Mejías, con la célebre canción Aquí no hay playa. Pero dentro de estas ansias por volver al templo de los ladrillos coloraos, Antonio Martínez Ares se salió de la línea general al hacer con su comparsa 'Sonri-sillas' un pasodoble en el que el Teatro Andalucía se lamentaba en primera persona del desprecio que estaba sufriendo por parte de los carnavaleros al no parar de exigir la vuelta al Falla.  

Y llegó el ansiado COAC de 1991. Era el año del reencuentro con un remozado teatro que ya había sido inaugurado el 8 de octubre de 1990. La batalla fue dura porque el Ayuntamiento de Cádiz no estaba por la labor de que el Carnaval volviera a su casa. Finalmente, esta pelea, con plante de los grupos de por medio, la ganaron parcialmente los carnavaleros, ya que las preliminares y las semifinales infantiles y juveniles se celebraron en el Andalucía. 

Pero antes de regresar, hay que despedir a quien te dio cobijo durante cinco años. Ese año, la fase de preselección la cerró la chirigota 'Los capullitos de alhelí, a la lan, a la lin, lon, lan', de Nandi Villegas, que esa misma noche le dedicó un pasodoble de despedida al Andalucía, un "humilde teatro que se queda dolido porque nos marchamos".

Esta no fue la única chirigota que en aquella fase preliminar se acordó del Teatro Andalucía. Otro ejemplo es el de la chirigota 'Pa ke samuray de risa', de Juan Manuel Braza Benítez el Sheriff y con música de Aurelio Real. Un adiós de un grupo que, precisamente, nació en estas tablas en el año 1987 con 'Los feicios'. 

La vuelta del Carnaval al Falla y las críticas por la reinauguración

El 1 de febrero, "el Carnaval inaugura el Falla". Esta célebre cita es de Rafael Gálvez, autor junto a Paco Cárdenas y José Luis Alcántara de la chirigota 'El ladrón de Bagdad y to los demás de mentida', en cuya presentación cortó la cinta para celebrar la victoria de los carnavaleros. Esta agrupación fue la encargada de abrir la sesión de tarde en la que la fiesta regresaba a su querido teatro. Atrás quedaba una agria polémica por la posibilidad de que el Carnaval no volviera al Gran Teatro Falla. Lo hizo por partes, ya que no fue hasta 1992 cuando el Concurso al completo se desarrolló sobre sus tablas.

No fue la única alusión en su repertorio a la reapertura, ya que el primer pasodoble escondía una velada crítica a los que no consideran el Carnaval como cultura. Sin embargo, el Teatro Falla tiembla en sus cimientos como buen gaditano "cuando se unen la caja, el bombo, una guitarra y la voz a un tiempo".

Mucho más contundente fue en esa misma sesión la comparsa 'La señora', de Enrique Villegas, Paco Villegas y José Luis Bustelo, que hacía en un pasodoble una férrea defensa de la figura del carnavalero ante "la ofensa" que supuso la duda de si sería capaz de cuidar un Gran Teatro Falla recién rehabilitado, además de la consideración del Carnaval como "cultura de segunda".

Más duro aún fue el tango del coro 'Der cuarto reich', de Eduardo Bablé, Rafael Pastrana, Kiko Zamora y Salvador Longobardo, en el que le decían a su madre que se pusiera guapa para escuchar un coro en el Gran Teatro Falla no fueran a creer que era "una María", en comparación con la imagen que se vio el día de la inauguración, a la que asistió la reina Sofía. Una letra en la que se apunta directamente a la concejala de Cultura, Josefina Junquera.

El cuarteto 'Tres notas musicales' El cuarteto 'Tres notas musicales'

El cuarteto 'Tres notas musicales' / D.C.

La defensa del mundo del Carnaval también se hace desde la ironía. Con ella, dejó una lección magistral el cuarteto 'Tres notas musicales', de Talleres Cuplesur. Desde el tipo, con Peñathoven, Wolfgang Amadeus Masa y Rostropovich, ya se deja entrever la relación entre el Carnaval y la cultura a través de la música clásica. En la parodia 'Arte y ensayo', este trío ensaya en el propio Gran Teatro Falla. El Peña lanza con maestría el primer tirito a la Alcaldía al decir que "aquí la gente es muy cuidadosa con sus cosas". Al final, el trío musical se pasa al cuarteto carnavalesco.  

Por su parte, el coro 'A Venecia del tirón', de la Peña La Salle-Viña, atacó en su repertorio dos frentes diferentes de la vuelta al Gran Teatro Falla. Con letra de Antonio Burgos y música de Antonio Martín, en uno de sus tangos trató el día de su inauguración con la visita de la reina Sofía, lo que sirvió para denunciar la falta de gaditanismo con el deseo de Manuel de Falla de haber compuesto un tango, rematando la reina diciendo que "palmas por tango qué bien sonáis" tras su despedida. En la otra letra, Burgos ataca duramente a Josefina Junquera y al Gobierno municipal por considerar que "descalifican to lo gadita por popular".

La comparsa 'Calabazas'. La comparsa 'Calabazas'.

La comparsa 'Calabazas'. / D.C.

También le dedicó dos letras a la reapertura del Gran Teatro Falla la comparsa 'Calabazas'. En este caso, en un pasodoble, Antonio Martínez Ares usa la visita de la reina Sofía el día de la inauguración para reflejar en ella a su familia y mostrar las diferencias entre "los pobres de Cádiz" y lo que se vio en aquel acto en el que el pueblo se quedó fuera. Por su parte, en un cuplé rescatan ese choque entre cultura y pueblo por el que se quería sacar el Carnaval del Gran Teatro Falla.

El coro 'Vamos a la ópera' El coro 'Vamos a la ópera'

El coro 'Vamos a la ópera' / Joaquín Pino

Este mismo enfrentamiento se reflejaba en el tipo del coro 'Vamos a la ópera', de Antonio Miranda y Julio Pardo. Un disfraz y una música de etiqueta para estrenar el Falla, aunque "la ópera en Cai son los Carnavales". Esto también se tocaba en un tango en el que se contaban los sentimientos que tendría el Gran Teatro Falla tras su rehabilitación, rematando la letra diciendo que preferiría morir de viejo si esto se convierte en un motivo de conflicto entre los gaditanos.

Antonio Martín salió al paso para "callar la boca a los ingratos" en un pasodoble de 'Encajebolillos'. Una vez más, la diatriba entre cultura y Carnaval vuelve a aparecer. Un desprecio que Martín remarca al considerar que el Gobierno municipal había vencido esta batalla al no celebrarse el Concurso al completo en el Gran Teatro Falla y echarle en cara la falta de gaditanismo en la reinauguración. Todo ello, con las elecciones municipales de ese mismo año como telón de fondo, aunque Carlos Díaz volvió a ganarlas.

El dolor por las críticas al mundo del Carnaval también está presente en otro pasodoble de la chirigota 'Bebé a bordo', de Francisco Abeijón Carapalo, Manolo Santander y Antonio Martín. Manuel, el chirigotero, lloraba por el desengaño que sufrió el Carnaval al quedarse fuera el día de la reinauguración. 

Tras despedirse del Teatro Andalucía en su pase de la fase preliminar, la chirigota 'Pa ke samuray de risa', de Juan Manuel Braza Benítez el Sheriff y Aurelio Real, también celebró la vuelta al Gran Teatro Falla en uno de sus pases de semifinales. Un pasodoble en el que recordaron que el Falla le pertenece a los carnavaleros. 

El pasodoble de 'El concierto del siglo' que Juan Rivero le dedicó a Carlos Díaz puede trasladarse a la actualidad por la existencia de un debate sobre si todas las agrupaciones merecen pisar las tablas del Gran Teatro Falla por su calidad, aunque esta discusión parte más ahora desde el mundo de la élite carnavalera que desde el estamento político. Esta premisa la usa Rivero para evaluar la actuación de Carlos Díaz como alcalde.

El coro 'La jaima', de Antonio Rivas, Manolo Rocha, Antonio Segura y Adela del Moral, también criticó el acto de reinauguración que se celebró el 8 de octubre de 1990 por la división entre la élite de la ciudad y "el pueblo sencillo", que despidió ese día a la reina Sofía "al son de palmas de los tanguillos".

La chirigota 'Los capullitos de alhelí, a la lan, a la lin, lon, lan', de Nandi Villegas, además de despedirse del Teatro Andalucía al cerrar la fase de preselección, también celebró la vuelta al Gran Teatro Falla en otro pasodoble, en el que también denunció el engaño a los carnavaleros en el regreso al templo.

La comparsa 'De vuelta a casa' La comparsa 'De vuelta a casa'

La comparsa 'De vuelta a casa' / Joaquín Pino

La reapertura del Gran Teatro Falla también se mereció una comparsa al completo. Con 'De vuelta a casa', dirigida por Juanelo y escrita por Ezequiel Arauz, se celebró que el Carnaval volvía a su escenario a pesar de los que calificaban a los carnavaleros como "salvajes", que no iban a respetar un edificio totalmente remozado y que consideraban que habían hecho un chantaje al Gobierno municipal para conseguir su objetivo.

El coro 'Cántame un pasodoble', de Pepe Marchena y Nandi Migueles, también se hizo eco del regreso al Gran Teatro Falla para afear las críticas al mundo del Carnaval por querer volver a su casa y el cuidado que se debía tener con este espacio escénico para no estropearlo tras su reapertura. 

Otras agrupaciones como los coros 'El cantón de Cádiz', de la Peña Los Dedócratas; y 'La ronda Tapatío', José Luis Sánchez del Pino el Veneno y Manuel Sánchez Alba el Noly; la comparsa 'De un cuento', de Pedro Callealta y Selu García Cossío; y las chirigotas 'Km. 27', de Paco Villegas y José Manuel Lebrón Villegas; y 'Los niños del triquitrán', de José Antonio Valdivia Bosch y Paco Campos; llevaron en sus letras la crónica de la vuelta al Falla. Un regreso que costó sudor y sangre a los carnavaleros, pero que ahora solo se pone en duda por parte de los que piden una fase previa que sirva de criba antes del propio Concurso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios