Diario del Carnaval

Comparsa Los encaidenaos

  • La comparsa de Kike Remolino para el Carnaval de Cádiz 2020

Comparsa Los encaidenaos

el tipo. Gaditanos encadenados a su tierra. las coplas. Cadenas en forma de coplas. Una condena de la que uno no sabe escapar a pesar de que muchos gaditanos tengan que buscarse el pan fuera de Cádiz. Una patria que también sufre por sus etiquetas. Cuando se da con una idea que conecta tanto en lo visual como en las coplas, todo es mucho más fácil en el Concurso. Kike Remolino lo ha conseguido con una idea que conecta de principio a fin por lo reconocible que es para el público y porque llega directa al corazón al contar un sentimiento que es difícil de explicar pero que se lleva muy dentro. Ingredientes como un pasodoble que contiene lo justo para no perderse por caminos raros, una interpretación que sabe moverse con la fuerza que requiere el tipo y un popurrí muy bien ajustado a la idea hacen que el repertorio sea muy completo. En el día que comienza su competición, las letras no fallan y cumplen con los cánones al combinar una copla sensible con otra muy dura. El sentimiento aparece en una letra bien trazada a su hermana, con la que se tiene una cadena “que jamás se oxida” y que se fortalece con los sobrinos. Muchos motivos hacen que existan eslabones soldados con el alma, el corazón y la sangre que derramó su madre al parir. Se vienen arriba con una gran segunda letra al decirle muy duramente a Santiago Abascal que fueron los suyos, sus ideas y las de los que le votan los que persiguieron al Carnaval en tiempos de dictadura y dieron “muerte a más de una chirigota”. Suben la apuesta con los cuplés para redondear el segundo pase. En el primero, tratan su olor de pies metiéndolos en una pecera con pescados que, al final, salen adobados. Cierran la tanda con arte al decirle a su hijo de 14 años que el mejor regalo que le hicieron a su edad fue un pestillo para la puerta de su dormitorio. El público se encadena a esta comparsa.

El veredicto del Diario del Carnaval

Palo-tazo (muy buena) Palo-tazo (muy buena)

Palo-tazo (muy buena)

Actuación en preliminares

el tipo. Gaditanos encadenados a su tierra. las coplas. Cádiz es una ciudad que tiene muchas cadenas y que, a su vez, encadena a sus habitantes y a los que se enamoran de ella. El estereotipo de ser graciosos es una cadena de la que es muy complicado despojarse. Una ciudad puede convertirse en una patria pequeña, por lo que el arraigo también se convierte en una cadena. Kike Remolino acierta de lleno con una propuesta que sabe defender a lo largo del repertorio por tratar un sentimiento tan reconocible. Si a eso se suma un pequeño giro al estilo que le da mucha vitalidad, el resultado es una actuación muy redonda para meter miedo desde abajo. Con un mensaje muy claro desde la presentación, seria pero con algunos guiños simpáticos, la música del pasodoble sorprende por ser algo más sencilla, muy alegre y tener una potencia que asombra sin asustar. Este ajuste en el estilo se describe en el primer pasodoble, en el que Kike recoge el mensaje de hacer una música sencilla y reconoce que se ha arrancado “las malas hierbas”. Segunda copla muy sentida a Manolín Santander por su nombramiento como Dios Momo. Tanda de cuplés para intentar marcar diferencias. Sobre todo, por el primero, en el que la familia de Carrero Blanco pide que si lo exhuman como Franco no se lo lleven en helicóptero porque “de altura ya tuvo bastante”. En el segundo, que está un peldaño por debajo, no hay que fiarse de la goma de los bañadores del Primark. Las añoranzas de un gaditano que se va a trabajar fuera de Cádiz hilvanan un popurrí que mantiene el listón alto.

Comparsa Los encaidenaos

El veredicto del Diario del Carnaval

Palo-tazo (muy buena) Palo-tazo (muy buena)

Palo-tazo (muy buena)

La previa

Comparsa Los encaidenaos Comparsa Los encaidenaos

Comparsa Los encaidenaos

La comparsa de Kike Remolino lleva un par de años, desde su formación como grupo en 2018 como 'Los campaneros', llamando con fuerza a las puertas de la gran final pero sin llegar a alcanzar el objetivo. Buenas músicas, letras, un grupo potente y una cuidada y espectacular puesta en escena han sido sus bazas tanto en su estreno como este año con 'La luz de Cádiz'. La agrupación pierde a voces mediáticas como las de Tony El Piojo y Paco El Pellejo e incorpora a Moi, José Blanco y Gordi. Remolino y los suyos confían en un bonito nombre, 'Los encaidenados', para intentar el asalto a la gran final. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios