comparsa

Perravieja

El tipo. Viudas y madres de soldados de la Guerra Civil y vendedoras de estraperlo. Las coplas. La lucha de las dos Españas les hace convertirse en Perravieja. Una mujer que perdió en la Guerra Civil al "mozo que me enamoró" y que se acabó convirtiendo en una madre fuerte que sobrevivió vendiendo de manera clandestina. Esta comparsa femenina sevillana deja un regusto agradable, sobre todo en el transcurso de su repertorio, en el que, dejando a un lado el dramatismo de la presentación y del primer pasodoble, defienden su propuesta en un popurrí que, a pesar de la temática, huye de la lágrima fácil. El grupo se muestra más compacto que en ocasiones anteriores, aunque sacrifican las voces masculinas de la instrumentación, por lo que su punto más débil es la potencia, condicionada por este motivo. Tras una presentación en la que poco a poco saben desarrollar el personaje, en el primer pasodoble, con una música sencilla, cortadita y que no está mal construida, relatan con cierto tremendismo la historia de dos hermanos que luchan en la Guerra Civil, uno en el bando republicano y otro que se marcha obligado a luchar con los nacionales. Al final, uno de los dos muere. Mucho mejor la segunda letra, en la que le dan el primer rapapolvo fuerte del Concurso a la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Le dicen mentirosa, le piden que "no hable de trabajo cuando no la has doblado en tu vida" y critican que "los años de esfuerzo" por la igualdad "no han servido de nada" tras conseguir que una mujer presida la región. Flojean en los cuplés al caer en los chistes, con un marido al que las bragas les hace mejor culo que a ellas y a un caldo con hierbas. Les compramos algo de su mercancía.

Puntuaciónes COAC 3 Puntuaciónes COAC 3

Puntuaciónes COAC 3 / Miguel Guillén

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios