Carnaval de Cádiz | Balance fase preliminar 2019 Cortar por lo insano

  • Voces de peso de la fiesta claman por un cambio en el modelo del certamen y, no pocas, apuestan por una criba

El cuarteto '¡En Cádiz hay que vivir!' que quedó en el último lugar de la clasificación en su modalidad. El cuarteto '¡En Cádiz hay que vivir!' que quedó en el último lugar de la clasificación en su modalidad.

El cuarteto '¡En Cádiz hay que vivir!' que quedó en el último lugar de la clasificación en su modalidad. / Lourdes de Vicente

Comentarios 6

A término de la fase preliminar del Concurso, calificada por la mayoría de carnavaleros y aficionados como “larga” y “aburrida”, parece que queda constatado que ha llegado el momento de apostar por un cambio del formato del certamen. De esta forma, doce autores y directores de agrupaciones expresan a Diario del Carnaval su preocupación por el actual modelo de Concurso y consideran necesario que el Patronato tome cartas en el asunto. Aquí sus opiniones y propuestas:

“Fui de los primeros en apostar por preselección”

“Creo que fui de los primeros que lo dijo, que esto necesita una preselección como el comer”, dice contundente Ángel Subiela, veterano director de comparsas, que argumenta que “el público del Falla se merece un respeto”. El comparsista opina que el Concurso “es demasiado largo”, en plata, “es un coñazo”. “Al Love, que cantó el primer día, le ha dado tiempo a montar otra chirigota”, apunta Subiela al que tampoco le convence el sistema de cabezas de serie ya que se pregunta, “¿qué privilegio para un cabeza de serie es cantar a las doce y media de la noche?”. En definitiva, Subiela quiere un cambio.

“El Concurso se ha convertido en un coñazo”

Juan Carlos Aragón tiene claro quién tiene que redirigir el rumbo del actual COAC. “Siendo un Concurso municipal el Ayuntamiento debiera tomar el control. Si no de una forma dictatorial, sí al menos con alguna fórmula para que pudiese intervenir cuando el sentido común no fuese el que presidiese las decisiones más importantes y en las que muchas veces los perjudicados son los concursantes”. Y es que el autor valora que el certamen “es excesivamente largo hasta el punto de convertirse en pesadilla”, de hecho, cree que “el concurso se ha convertido en un auténtico coñazo”.

“Después de este año, me pienso lo de la criba”

Javier García, más conocido como Javi el Ojo y que este año participa en la autoría de la chirigota del Love, tiene “un dilema enorme” en cuanto a la idea de hacer o no una criba previa en el Concurso. “Siempre he sido de la opinión de que esto debe ser un concurso abierto pero reconozco que después de lo que llevamos de Concurso este año, me lo estoy volviendo a pensar”. Tras una preselección “floja” y que “no ha convencido a la mayoría de los aficionados, que yo sepa”, García es defensor “de darle una vueltecita” al actual modelo aunque, sinceramente, reconoce que “yo no tengo la fórmula”.

“Al Falla hay que venir con un mínimo de calidad”

El chirigotero Juan Manuel Braza El Sheriff reconoce que no tiene “la varita mágica” que resuelva el modelo actual del Concurso de Agrupaciones porque “encorsetar un certamen de estas características es imposible”. Sin embargo, sí parece decidido en que “al Falla hay que venir con un mínimo de calidad” y que “hay que darle un caché”. De esta forma, aunque se muestra reacio “a cerrar las puertas a nadie” observa que “esto es un vaso que rebosa de agua y se le sigue echando agua”. “Algo habrá que hacer”, resuelve el autor que este año descansa del COAC y que apuesta por “exigir calidad”.

“Haría una preselección aparte o bien reservaría plazas”

Ángel Gago, director del cuarteto ‘Este año nos retiramos’ es una de las voces que se alzan en contra del modelo actual de Concurso. Así que apuesta por una nueva fórmula en la que “o bien haría una preselección aparte o bien dejaría reservada plazas a los semifinalistas del año anterior”. Para esta última opción contempla la posibilidad de que todos los autores que vengan de un descanso y hayan mostrado sus créditos en años anteriores puedan acceder directamente a este cupo de plazas reservadas en el Concurso. “El resto de plazas se completaría por orden de llegada”.

“Haría una criba dura, chunga y sin público”

David Márquez Mateos tiene “muy claro” que habría que darle una vuelta a la competición, partiendo de la base de que “el Concurso lo tendría que organizar exclusivamente el Ayuntamiento y que el Patronato fuera algo consultivo”. Es decir, precisa, “el Ayuntamiento se tendría que sentar con los participantes que considere oportuno” para hacer un certamen “más atractivo” además de “ponérselo difícil a las malísimas”. Por eso el autor apuesta por “una criba dura, chunga, dura, desagradable, fea, sin público, para que el que quiera venir del quinto pino simplemente porque le hace ilusión cantar en el Falla se lo tenga que pensar”.

“El Concurso no está hecho para cumplir ilusiones”

El autor de comparsas Jesús Bienvenido, que decidió tomarse un descanso tras ganar el primer premio con ‘Los irracionales’ hace dos Concursos afirma que ya está cansado del modelo actual. Tanto, que por el momento no se anima a participar en un certamen que “necesita una criba previa, como en cualquier concurso que se precie”. Y lo dice “desde el cariño y por todo el respeto que le tengo, que hace que algún año no participe”. Por todo esto propone que el Concurso empiece en el Falla “cuando estén todas las agrupaciones de calidad” porque “no está hecho para cumplir ilusiones”.

“Se puede cortar en grupos o en tiempo”

José Antonio Vera Luque, que esta edición ha decidido descansar del Concurso, asegura que no conoce a nadie “que no haya dicho que el concurso de este año está siendo aburrido y largo” por lo que opina que “hay que echarle una miradita al modelo actual”. ¿Una criba? “No sé, puede ser, pero no tiene por qué”, bajara el chirigotero que opina que “se puede cortar en grupos o en tiempo”. “Quiero decir, en que en la primera fase, a lo mejor, se pueden cantar menos piezas, no todo el repertorio”, propone Vera Luque quien, además, anhela que “los cambios se piensen en cuanto termine el Domingo de Piñata y no en septiembre”.

“No sé qué pero algo habrá que hacer”

“Sé que se viene hablando de esto desde hace tiempo, pero nadie se atreve a meterle mano y, realmente, es que es difícil tirarse a la piscina”. El reputado coplero Antonio Martín entiende que “con el creciente número de inscripciones en el Concurso va a llegar un momento en el que esto sea insostenible” pero no está de acuerdo con hacer una criba previa “porque opino que quizás hay autores grandes hoy día que no hubiera llegado a ser lo que son si se le hubieran cortado las alas antes”. Con todo, Martín reflexiona: “pero sí, es preocupante, por operatividad, así que no sé qué pero algo habrá que hacer”.

“Si dijeran de hacer una preselección ahora diría sí”

Otro de los grandes de la fiesta, Antonio Martínez Ares, insiste en que decidir un nuevo modelo del Concurso “no me corresponde a mí sino a los que están mandando desde las asociaciones del Patronato; son ellos los que le tienen que poner el cascabel al gatito”. Aun así, el autor reconoce que aunque “siempre” se ha mantenido “en la postura de decir no a una preselección anterior”, ya que a él le costó “10 años” llevarse un primer premio, “si ahora me dijeran que hay que hacer una preselección yo soy el primero que diría adelante. Pero lo peor es que estoy convencido de que no se van a poner de acuerdo en el Patronato”, apuesta.

“Hay que dejar de poner parches”

El cuartetero Manuel Morera no entiende porqué “se espera al mes de diciembre” para organizar un Concurso que necesita una revisión. Una revisión completa ya que Morera defiende que “hay que dejar de poner parches y decir qué modelo de COAC queremos”. “El reglamento lleva muchos años parcheado. Ahora puntúo, ahora no; ahora se arrastran los puntos de la preselección y el año que viene lo contrario”, explica el autor que apuesta porque el repertorio puntúe “desde que canto el primer día hasta el último”. “Hay un problema –dice– que no nos ponemos de acuerdo para mirar por el bien común”.

“Eliminaría el efecto llamada del Teatro Falla”

Selu García Cossío tiene muy claro que hay que hacer una preselección de verdad “y hacerla fuera del Falla”. “Llevo 20 años repitiendo que hay que quitar el efecto llamada que el Falla produce en la gente. Yo haría la preselección fuera del Falla, me da igual el sitio, en Salesianos mismo, y cuando se vea que una agrupación está trabajada, y que tiene respeto por el Carnaval de Cádiz, pues entonces podrá actuar en el Falla, que ya de por sí es un premio. Aquí viene cualquiera a cantar cualquier cosa, y eso no puede ser. Si no vinieran a vivir la experiencia del Falla seguro que no habría tantos grupos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios