Carnaval de Cádiz | Balance fase preliminar 2019

A la búsqueda de un modelo que convenza

  • Ex presidentes del Jurado Oficial creen necesario el cambio pero no se ponen de acuerdo en cómo hacerlo

De izquierda a derecha: Manuel Pérez Fabra, Paco Moya, Pedro M. Espinosa, Ángel Núñez y Juan José Téllez, durante la tertulia en la Fundación Cajasol. De izquierda a derecha: Manuel Pérez Fabra, Paco Moya, Pedro M. Espinosa, Ángel Núñez y Juan José Téllez, durante la tertulia en la Fundación Cajasol.

De izquierda a derecha: Manuel Pérez Fabra, Paco Moya, Pedro M. Espinosa, Ángel Núñez y Juan José Téllez, durante la tertulia en la Fundación Cajasol. / Julio González

Comentarios 2

La realidad nos ha golpeado en este 2019 con unas de las peores fases preliminares que se recuerda. Tanto es así que a lo largo de las entrevistas que Diario del Carnaval ha realizado con algunos de los principales actores de la fiesta ha quedado de manifiesto su desagrado por el modelo actual. Para intentar encontrar un poco de luz, la sede de la Fundación Cajasol acogió el pasado miércoles la primera de las tertulias carnavalescas encuadradas en el ciclo Tertulias a Bombo y Cajasol, que se desarrollarán todos los miércoles a las seis de la tarde con entrada libre para los aficionados que deseen asistir, y en la que participaron los ex presidentes del Jurado: Paco Moya, Ángel Núñez y Juan José Téllez; y el vocal del Jurado del pasado año Manuel Pérez Fabra.

La complejidad de nuestro Concurso es tal, que los cuatro coincidieron en la necesidad de hacer algo para atajar la disminución de la calidad y la pérdida de gaditanismo, pero no se pusieron de acuerdo en la fórmula.

Ángel Núñez comentó que “siempre he sido gran opositor a la preselección previa pero ahora estoy absolutamente convencido de su necesidad. Ni lo que se escucha ni el público tienen nada que ver con Cádiz. Y hay que salvaguardar lo que creo que es un patrimonio de la humanidad. En las entrevistas tras actuar autores y componentes dicen que están siempre satisfechos porque han venido a divertirse y lo han conseguido, sin consideración alguna al público ni al lugar en el que están cantando. Hay que poner coto ya”.

Paco Moya afirmaba que “lo primero que hay que tener es un modelo de Concurso, saber si queremos uno local, uno abierto, si queremos que venga cualquiera desde fuera, porque ahora mismo viene más gente de fuera que de aquí. La esencia que por ejemplo transmite Manolo Santander ha cambiado ya, pero hay un factor que no nos va a perdonar que es el económico, porque cuando hablamos de hacer una criba previa pienso, ¿dónde y cómo? Porque se perdería dinero”.

Juan José Téllez aclaraba que “lo que ocurre es que el Carnaval de hoy no es el de ayer, y yo también creo en Manolo Santander y cada vez más. La verdad es que yo soy muy plural, me puede gustar Antonio Mairena y Camarón, y hasta Rosalía, y con el Carnaval me pasa lo mismo. Tú puedes optar por un modelo de Santander, del Yuyu o el Selu, porque el Carnaval evoluciona. Ahora bien, las preliminares, con agrupaciones de Murcia o de donde sea, mueve afición fuera de Cádiz, crea un engranaje que se alimenta mutuamente. Es un mercado que Cádiz no se debe permitir perder”.

Manuel Pérez Fabra por su parte opinaba que “el tema es cómo organizamos esto para que vengan todos pero que no tengan que actuar con los más grandes. Esto debería ser como la Copa del Rey, en que los equipos de Tercera o Segunda B no juegan de inicio con Barcelona o Madrid. Y los equipos de Europa no juegan las primeras fases. Reflexionemos. Las preliminares deben durar menos, ¿tienen que estar 20 minutos en las tablas del Falla? Además las que años anteriores han pasado a semifinales no tendrían que pasar esta fase”.

“A mí lo que más me preocupa de la preselección –terciaba Téllez– es que hasta el final no tiene una visión global de todas las agrupaciones, por lo tanto estás puntuando a ciegas noche tras noche, no sabes lo que te vas a encontrar al día siguiente ni diez días después. Quizá con una fase previa, no puntuable, el jurado vería lo que se le viene encima”.

Núñez era más duro. “Yo no creo que haya que cambiar el sistema, porque funciona. Hay que hacer una audición como hacen en programas televisivos, que en una mañana ven a mil personas. No vamos a poner a los grandes a ir a esas cosas. Esa visión previa la puede hacer un comité técnico, no tiene que ser el propio jurado”.

“Yo lo que creo es que hace falta un Pacto de Estado por el Falla. Lo que no podemos hacer es como con la Ley de Educación, que cambia cada vez que lo hace el Gobierno. Esto merece un debate y darle un poco de recorrido. Y eso no se ha hecho hasta ahora. Un seguimiento en serio para que toda la gente concernida por el Carnaval se exprese”, indicaba Téllez.

Ángel Núñez consideraba también que “esto es muy serio, algo que queremos que sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Para ello tiene que volver a asumir el mando el Ayuntamiento. En esto creo que hay muchos autores de acuerdo. Porque al final el asamblearismo rusoniano termina en caudillismo dictatorial. El Ayuntamiento con los mejores asesoramientos, pero esto es un patrimonio colectivo que hay que salvaguardar y que se está perdiendo, porque vemos en el escenario a chirigotas que hacen humor de un programa de Tele 5. Porque se nos olvida que esto no es un concurso de Carnaval, esto es el Concurso del Carnaval de Cádiz. Los que vienen tienen que hacer Carnaval de Cádiz, no cosas que estarían bien en León, Soria o Badajoz. El Carnaval evidentemente evoluciona, como lo hizo en los 80, pero es de Cádiz. A los poderes públicos les corresponde salvaguardar el patrimonio cultural”, dijo.

“Creo que debe mantenerse el núcleo del Carnaval, pero sin ser extremistas porque fue un conileño el que inventó la comparsa, o el cuarteto de Rota el que cambió los conceptos de la modalidad. También chirigotas de Sevilla que han tenido su influyo”, puntualizó Pérez Fabra.

Téllez cree que “estamos muriendo de éxito. Para mí el Carnaval fundamentalmente es cultura, pero no me parece mal que sea industria, y el hecho de que nos enfrentemos a una preliminar larga calienta motores de la industria”.

Paco Moya dijo que “yo el Patronato lo eliminaba. En primer lugar porque son partícipes del Concurso. Hay cosas que no tiendo, como que pasen 12 coros a cuartos. Eso es una barbaridad”.

Pero Téllez le echó una mano al Patronato. “El problema quizá sea la forma de elección del Patronato y el perfil de las personas que lo forman, a lo mejor lo que sobra no es el Patronato sino la fórmula para elegir a esas personas. Devolverle al Ayuntamiento las riendas sería constatar un fracaso, que me parece que todavía no es un fracaso total. Porque aún podría tener un cierto recorrido planteado de otra forma, y desde luego eso despertaría un indeseable enfrentamiento entre partes de las agrupaciones y parte del movimiento asociativo en torno al Carnaval. No creo que estemos para eso”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios