Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Atlético Sanluqueño-Cádiz cf

Triunfo para el alivio (0-3)

  • El conjunto amarillo certifica la permanencia con una clara victoria frente a un cuadro local que sólo planta cara en la segunda parte

Se acabaron las cuentas. El Cádiz selló la permanencia con una clara victoria frente a un Sanluqueño ya salvado que sólo plantó cara en una segunda mitad en la que tuvo opciones de empatar antes de los dos tantos amarillos en los minutos finales. La mente del colectivo cadista se centra ahora en el que será, en el futuro inmediato de un club al que le hace falta una inyección económica para que pueda seguir adelante. Mientras se despeja la incógnita, el equipo podrá disfrutar la última jornada sin nada que celebrar, porque conseguir la salvación, y en la penúltima jornada, resulta sonrojante para una entidad  que debe aspirar al ascenso.

 

Sorprendía Raúl Agné con la apuesta por Belencoso en la zona de tres cuartos de ataque en una clara declaración de intenciones. Había que aprovechar los balones largos en un partido de juego directo, y bien que lo hizo el manchego, que intervino en la gestación de los tres tantos. Tomás también aparecía en la alineación como extremo izquierdo.

 

Pronto cobraban ventaja en el marcador los amarillos. Corría el minuto 4 cuando una contra armada por Belencoso y Peragón la finalizaba el madrileño al recoger un rechace de Fran tras un disparo suyo desde fuera del área. El 7  vestido de amarillo y azul hacía bueno el dicho de que la veteranía es un grado y se adelantaba a la defensa para perforar la portería local ya dentro del área.

 

El Cádiz se sentía más cómodo en el campo que el Sanluqueño. El cuadro verdiblanco trataba de devolver el tempranero golpe pero se topaba con un conjunto visitante bien pertrechado en su terreno que salía con rapidez en dirección al arco contrario. Los pupilos de Agné tejían contragolpes con precisión milimétrica, pero una vez más pecaban de falta de acierto para poner tierra de por medio. Y es que a nadie hubiera extrañado que los amarillos se hubieran colocado con un 0-3 en el primer cuarto de hora. Tomás se quedaba solo delante de Fran (minuto 8) aunque dudaba si tirar o centrar y Dani llegaba a lo justo para desviar a córner. De nuevo el canterano (minuto 10) estaba a punto de marcar con un zurdazo cruzado que lamía un poste, unos segundos antes de que Peragón rematara fuera un servicio de Juan Villar.

 

El Cádiz había perdonado la vida a un rival que parecía despertar al filo del ecuador del primer acto, aunque apenas conseguía inquietar a Aulestia, que sólo tenía que intervenir para atrapar un cabezazo de Romerito. Los amarillos volvía a acercarse a la portería local pero sin fortuna. Una vaselina lejana de Peragón, con Fran adelantado, se quedaba a un palmo de ser el gol de la temporada (minuto 24).

 

Los verdiblancos apretaban en la recta final de la primera mitad. Josete, en el 41, despejaba en el corazón del área el balón centrado por Óscar Silva y Aulestia despejaba de puños un lanzamiento de esquina. El partido se detenía durante los 15 minutos de rigor con la ventaja mínima para un Cádiz que había desperdiciado la oportunidad de haber dejado encarrilado el choque y, por ende, la permanencia.

 

Raúl Agné daba instrucciones a Pablo Sánchez sobre el césped nada más decretar el árbitro el descanso. El entrenador había decidido hacer un cambio, el capitán calentaba durante el intermedio y comenzaba la segunda mitad en sustitución de Juan Villar.

 

La vida seguía en juego para un Cádiz obligado a ganar para respirar de una vez por todas en una temporada para olvidar. Un testarazo alto de Romerito (minuto 50) suponía el primer acercamiento de los locales tras la reanudación. El Sanluqueño se adueñaba de la pelota frente a un Cádiz agazapado a la espera de una contra. En el 53, Peragón lo intentaba desde la frontal del área con un disparo centrado que detenía Fran.

 

Pero eran los anfitriones los que más acechaban. Un despeje defectuoso de Aitor Núñez casi acaba en gol en propia puerta (minuto 56) antes de que Espinar  tuviera dos ocasiones clara. La primera (minuto 65) se perdía por muy tras un remata a bocajarro, y en la segunda Aulestia despejaba a córner.

 

El Cádiz empezaba a mostrar su peor cara, la que le había llevado vivir en los bajos fondos. Para no perder la costumbre, los amarillos se abonaban al sufrimiento frente a un equipo local que en la segunda parte sí ponía toda la carne sobre el asador. El Sanluqueño merodeaba los dominios de Aulestia cada vez con más peligro, con la sensación de que podía marcar en cualquier momento.

 

Pedro Buenaventura se jugaba el todo por el todo con una defensa de tres y la entrada de Abel Luque y Nico Vélez en busca del gol.

 

Mientras, Agné trataba aportaba frescura con Carlos Álvarez, que celebra su ingreso en el campo con un gol (minuto 76), el segundo del Cádiz, el de la tranquilidad, el que certificaba la continuidad en la categoría de bronce. El asturiano culminaba con acierto el una acción de ataque iniciada por Pablo Sánchez, que había dejado solo a Belencoso antes de que éste sirviera al 22 del cuadro amarillo.

 

Con el duelo finiquitado, el Sanluqueño bajaba los brazos y los amarillos redondeaban la tarde con un gol de Granell en el 85. El catalán recibía un pase de Belencoso en la frontal del área y batía a Fran con un lanzamiento suave con la bota izquierda que colocaba el esférico pegado a un palo.

 

Espinar mandaba el balón al palo en la prolongación y el partido moría con el triunfo para el que más lo necesitaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios