Fútbol | Primera Andaluza

Rafi Cruz, optimista

  • El jugador del Recreativo Portuense cree que la permanencia está “casi en el bolsillo”

Rafi Cruz tira a puerta observado por su técnico, Juanjo Durán. Rafi Cruz tira a puerta observado por su técnico, Juanjo Durán.

Rafi Cruz tira a puerta observado por su técnico, Juanjo Durán. / F.L.

El recreativista Rafi Cruz se siente satisfecho del transcurso de la campaña. Las tres victorias consecutivas cosechadas ante Balón de Cádiz, Villamartín y Juventud Sanluqueña han dado un notable empuje a los rojiblancos, que se sitúan novenos en la tabla, con 36 puntos. “Cuando se gana todo cambia, no te acuerdas de otras cosas”, admite el jugador, cuyos registros goleadores (2 tantos en las 25 jornadas disputadas) se encuentran lejos de los guarismos de quien venía promediando una decena de goles por ejercicio.

Tres factores explican este descenso realizador: una rotura del isquio en la pierna derecha, la imposibilidad de cambiar turnos en el trabajo (causas que han reducido notablemente sus minutos; ausente en 8 de los 25 partidos, 8 titularidades y 9 participaciones desde la suplencia le contemplan) y la decisión del técnico de situarle en banda, lo que provoca que pise menos el área. El futbolista admite que tiende a costarle “coger la forma” más que a otros compañeros.

Rafi Cruz acepta la estrategia del entrenador, Juanjo Durán, de ubicarle como extremo en lugar de en la delantera o como media punta, zonas que detentaba en las temporadas anteriores, en el marco de un estilo “que busca dejar nuestra portería a cero y esperar la oportunidad, que nos obliga a replegarnos, una forma de juego que a mí me cuesta mucho, de modo que los compañeros agradecen mi aportación”.

Con todo, Rafael Cruz Hernández es de esos futbolistas que hacen cosas diferentes y al que no es fácil quitarle el balón, por lo que acostumbra a ser blanco de numerosas faltas rivales, casi nunca castigadas con la justa contundencia.

Suyos son el primer gol marcado por los portuenses en la presente campaña (en Alcalá del Valle, minuto 6, partido que se acababa ganando 1-3) y el primero de los dos que el pasado domingo encajó la Juventud Sanluqueña (el otro lo firmaría Barberá, que ya atesora ocho). “Mi diana llega en la jugada inicial de la segunda parte. Carlos Cabeza combinó con Rosillo y éste la picó por encima de la defensa hacia mi posición.

Me moví con rapidez, porque los zagueros se me echaban encima y El Picacho presenta un césped en malas condiciones, y batí a José Antonio”, rememora Rafi, quien alaba al adversario, pues, pese a ocupar la última posición, ir perdiendo 1-0 y hallarse en inferioridad numérica desde la expulsión del central Gallero en el 57', “competían como si fuera una final”.

“La permanencia está casi en el bolsillo. El triunfo ante la Juventud Sanluqueña constituye un paso grande y ganar al Vejer significaría un paso más en el objetivo. Lucharemos siempre, con independencia de nuestra posición clasificatoria, pero asegurar nuestra continuidad en Primera Andaluza nos permitiría conceder más espacio al juego vistoso”, explica Rafi, de 27 años, que cumple su cuarta temporada en el Recreativo tras pasar por escuadras como Roteña, Arcos, Racing, Conil, Cádiz B o Xerez B.

Los portuenses preparan ahora el choque que les medirá el domingo, a partir de las 12:00 horas, en el Marcos Monge, al conjunto vejeriego. El CD Vejer, decimoprimero en la tabla, con 31 puntos, viene de sufrir una dolorosa derrota ante el Ubrique (0-1) y buscará puntuar en su común objetivo de salvar la categoría. El Vejer se impuso en la ida (3-1, con tantos de Chato, Luisfe y De Gomar para los locales y de José Serrano para los rojiblancos), aunque la vuelta parece llegar en un contexto diferente, más positivo a priori para el conjunto de El Puerto de Santa María, que quiere agrandar su racha y apuntarse la cuarta victoria consecutiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios