Última hora Ya están a la venta las entradas para el segundo concierto de Alejandro Sanz en Cádiz

Primera Andaluza Pablo, un seguro para el Recreativo Portuense entre los palos

  • El guardameta advierte que sólo se encuentra al 70% de su capacidad.

Pablo posa antes de iniciarse un entrenamiento. Pablo posa antes de iniciarse un entrenamiento.

Pablo posa antes de iniciarse un entrenamiento. / F.L.

Los aficionados del Recreativo Portuense observan esta campaña a un nuevo inquilino en la portería, Pablo Ramírez Crespo. Pablo, fichaje procedente del San José Obrero, viene dando muestras de su buen hacer. La de guardameta era una de las ubicaciones que el cuerpo técnico quería reforzar y el entrenador, Juanjo Durán, se lo propuso a este joven de 23 años, 1,88 de altura y 76 kilos de peso.

"El San José Obrero descendió a Segunda Andaluza pero, personalmente, creo que cumplí un interesante ejercicio: al equipo le llegaban mucho y yo tenía que intervenir con frecuencia", razona Pablo, defensor de la portería portuense durante la casi totalidad de los siete partidos disputados (solo le restaron los diez últimos minutos del choque dirimido ante el Bazán, cuando el entrenador, con el duelo ya 3-0 en contra e inferioridad numérica por las tres expulsiones sufridas, decidió sustituirlo por Darío).

Pablo, que nació en Membrilla (Ciudad Real) hace 23 años aunque vive en Jerez desde los seis, se decidió a recalar en la entidad "animado por el proyecto, por la cercanía geográfica y las cualidades humanas de los distintos componentes de la institución, así como competitivas del grupo en que se encuadra".

El portero cree que su mejor actuación se registró en la jornada inicial, cuando los portuenses se impusieron 1-3 en Alcalá del Valle, pues considera que "salvé el resultado con algunas intervenciones puntuales". Su papel el pasado domingo en Villamartín (0-0) también le ha agradado, sobre todo por el desempeño en los balones aéreos, capítulo en el que consiguió blocar un elevado número, impidiendo el avance de la acción.

Con todo, estima encontrarse "al 70 por ciento" de su capacidad por lo que argumenta que "lo que he dado no es nada con lo que todavía puedo ofrecer". Una rotura de fibras en el abductor de la pierna derecha, sufrida en el último partido de la campaña anterior, es la razón de esa merma, aunque el joven se siente satisfecho de "ir cogiendo mejores sensaciones y ver cómo desaparecen paulatinamente las molestias a la hora de golpear al balón".

El Recre lleva encajados diez goles: tres de ellos los marcó el Bazán, segundo clasificado; dos el Balón de Cádiz, actual líder, y otros dos el Jerez Industrial, noveno. Alcalá del Valle, El Torno 2009 y Tesorillo han conseguido uno cada uno. El choque en terreno serrano es el primero en el que los portuenses acaban con la portería a cero.

Los seguidores rojiblancos han podido disfrutar de espléndidas paradas a manos de un guardameta que transmite más seguridad entre palos que la emanada por sus inmediatos antecesores y que denota solvencia en el siempre difícil arte del uno contra uno, lance en el que, comenta, "aguanto y suelo saber leer al delantero".

Pablo destaca la labor que efectúa el entrenador de porteros, Buyo, de quien destaca "su gusto por pulir aquello en lo que nos ve más verdes". "Estoy encantado; se nota que en su tiempo militó en categorías superiores", reflexiona el cancerbero, quien reseña que el de preparador de porteros "es un puesto especial pues nuestra demarcación resulta muy importante y siempre hay que trabajar cosas de forma específica".

Por lo que respecta al próximo encuentro, en el que el Recreativo, 12º en la tabla con 8 puntos, recibe a la Juventud Sanluqueña (15ª con seis), en duelo que comenzará a las 11:30 horas del domingo. El portero recreativista tiene claro que "es de esas contiendas que hay que ganar, donde los tres puntos resultan clave si queremos estar tranquilos". En su inspiración residirán parte de las posibilidades rojiblancas de éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios