Fútbol | Segunda División B

Antonio Oca, un seguro de vida para la zaga del San Fernando

  • El central, baja por una lesión en un aductor: "Estaba teniendo continuidad y ser titular aquí está muy caro".

Antonio Oca golpea el esférico en una sesión de entrenamiento. Antonio Oca golpea el esférico en una sesión de entrenamiento.

Antonio Oca golpea el esférico en una sesión de entrenamiento. / J.A.

Tres son los centrales que tiene el San Fernando CD. Y el problema es que los tres ofrecen, prácticamente, los mismos partidos jugados, el mismo rendimiento y la misma forma desde que comenzó la temporada. Por ello, principalmente, el caballo de batalla de José Pérez Herrera durante todas las semanas desde que comenzó la campaña es decidir cuál de los tres se queda en el banquillo y qué otros dos salen en el titular.

Esta semana no tendrá ese problema ya que una de las alternativas, Antonio Oca, tendrá que estar durante dos jornadas, al menos, en el dique seco. El central se retiró en Ibiza con problemas en los aductores y, tras las pertinentes pruebas médicas, al final se le ha diagnosticado una microrrotura en el aductor que no le permitirá jugar ante El Ejido 2012 este domingo ni, posiblemente, en el duelo ante el Recreativo de Huelva.

Cuando Antonio Oca (Jerez, 12 de abril de 1991) nos recibió en el estadio se le notaba su desesperación ante una inoportuna lesión. Con la amabilidad que le caracteriza nos comentaba que "esta lesión llega en un mal momento porque estaba teniendo continuidad y ser titular en el San Fernando está muy caro, pero no queda otra opción".

Oca se ha adaptado a las mil maravillas al San Fernando, a donde llegó procedente del Arcos. Es, sin duda alguna, uno de los pilares de la fama que precede al vestuario azulino, esa que cuenta la enorme amistad que existe entre los componentes del plantel. No se corta al señalar que "el ambiente es enorme todos los días. Apenas hay roces entre los compañeros y vamos todos a una. Puede que ese sea el secreto de lo que está pasando este año en el San Fernando", afirmaba.

Pero para el central jerezano trabajar con José Pérez Herrera no es nada nuevo. "Ya estuve a sus órdenes en el Sanluqueño y posteriormente en el Arcos, por lo que esta es la tercera temporada que estoy con él y ¿qué te puedo decir?", sentenciaba.

En cuanto a sus compañeros en la zaga, Lolo Guerrero y Colo, decía que "hay una bonita competencia entre tres muy buenos amigos, eso la hace especial. Sabemos lo complicado que es poder estar en el equipo titular y, a pesar de ello, nos ayudamos constantemente. Creo que ese tema está muy bien trabajado por el cuerpo técnico, que nos mantiene siempre alerta e ilusionados".

Ha caído en La Isla de pie y él es consciente de lo que significa para los aficionados azulinos. "Aquí estoy de maravilla y si encima la temporada está transcurriendo como lo está, pues imagínate. Lo cierto es que todo lo que está pasando es nuevo para nosotros y yo, a nivel personal, no esperaba estar entre los mejores a estas alturas de la campaña. Es cierto que éramos conscientes de que íbamos a ser un equipo competitivo, trabajador y difícil de doblegar, porque esta es la forma del míster, pero los resultados han ido llegando y lo cierto es que nos sentimos tremendamente felices. Durante la semana solamente estamos impacientes por la llegada del domingo y poder competir, y eso es una muestra de lo bien que estamos", aseguraba.

Al igual que el resto de sus compañeros, no quiere ni oír hablar de los play off de ascenso. "Es cansino, pero nos han concienciado de ir partido a partido y seguir disfrutando; lo que tenga que venir, ya llegará", indicaba.

A sus próximos 28 años, que cumplirá en el mes de abril, Oca se encuentra en la plenitud de su carrera futbolística, se ve feliz en su actual equipo y sueña despierto con alcanzar algo que haría feliz a toda la familia azulina, aunque lo dice bajito. Él seguirá teniendo esa eterna competencia con dos compañeros que más que eso son dos amigos y seguirá siendo uno de los tres que mantienen al equipo en la cuarta posición del grupo como menos goleado. Ha encontrado en La Isla su lugar de ensueño… para soñar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios