cádiz | girona

El Girona, un eterno tapado

  • La limitación presupuestaria se alimenta de una gestión de '10' por parte del ex cadista Quique Cárcel Cuenta con un estilo de juego muy peculiar

Ya lo dijo Álvaro Cervera y no le falta razón. El Girona es un equipo diferente. Y es así porque el conjunto catalán es un aspirante al ascenso que, una temporada más, va de tapado. Hay un dato aplastante: de las cuatro últimas campañas, en tres el cuadro de Montilivi ha disputado la fase de ascenso a Primera División. Un sueño del que se ha quedado muy cerca. El club catalán tiene la virtud de codearse con los mejores a partir de un presupuesto que no es de los potentes dentro de LaLiga 1|2|3, aunque la mano del ex cadista Quique Cárcel, el director deportivo, se nota de manera excepcional. El Girona cumple su novena campaña consecutiva en la división de plata.

El entrenador tiene muy clara la hoja de ruta y el equipo la ha asimilado de manera brillante. Un once que, habitualmente, presenta tres defensas, cinco centrocampistas y dos atacantes. Un estilo distinto que en Montilivi viene como anillo al dedo para aspirar a lo máximo. Pero lo primero son los 50 puntos que aseguren la permanencia. El Girona, sobre el césped, intenta llevar el dominio, si bien cuenta con la virtud de adaptarse a la situación que sea si el adversario hace algo inesperado. Con o sin balón, se trata de una escuadra muy aplicada que es difícil derrotar e incluso ponerla en apuros. Es una de sus grandes virtudes.

Su punto de mayor debilidad que ha ido potenciando con el paso de las semanas. El hecho de situar a tres zagueros es un riesgo grande, y esta campaña hay jugadores nuevos como Ramalho y Juanpe que cierran la última línea antes del portero. Encajó nueve goles en las cuatro primeras jornadas, un lastre demasiado notorio que puso de manifiesto que este año iba a resultar complejo adquirir seguridad con una zaga de tres.

Pere Pons es el iniciador de casi todo. Tiene una gran visión de juego y un descaro enorme con el balón a pesar de su juventud (23 años). El nacimiento del ataque del Girona tiene a él como protagonista. El pasado verano hasta dos equipos de Primera pelearon por su fichaje aunque finalmente el acuerdo del canterano -desde alevín en el Girona- fue quedarse. Mucho tuvo que ver en esa decisión Quique Cárcel, que sueña con verle en la elite pero con la elástica gerundense. Jugadores como Portu, Borja García, Longo -máximo anotador con cuatro goles- o Sandanza son los grandes beneficiados de la aportación de Pons.

Una de las grandes armas de este equipo. Sirva como dato que tres de los especialistas en recepcionar faltas y saques de esquina son Longo (1,85 metros), Juanpe (1,91) y Alcalá (1,96). En defensa pero sobre todo en ataque tienen una materia prima importante. Además, el lanzamiento directo tiene nombre y apellido: Borja García. Contra el Elche marcó un gran gol. Este jugador, Portu y Pere Pons representan el alma del Girona; los jugadores que aportan equilibrio, trabajo solidario y dosis de calidad para soñar con lo máxima a partir de asegurar el medio centenar de puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios