natación mundiales de budapest

Carbonell y Ramírez, a punto y medio del podio

  • El dúo acaba feliz pese a la quinta plaza y mira con optimismo al futuro

Ramírez (en primer plano) y Carbonell (en segundo), durante su ejercicio. Ramírez (en primer plano) y Carbonell (en segundo), durante su ejercicio.

Ramírez (en primer plano) y Carbonell (en segundo), durante su ejercicio. / Alberto Estévez / efe

Pese a no mejorar el quinto puesto del preliminar del dúo libre, Ona Carbonell y Paula Ramírez finalizaron satisfechas su participación, una pareja nueva que parte a 1,5 puntos del podio.

El dúo Carbonell-Ramírez es la nueva apuesta de la dirección técnica de la sincronizada española tras los Juegos de Río, una pareja con recorrido, con nadadoras con una morfología similar y que a poco que vayan creciendo como pareja puede dar alegrías al equipo español.

"El ejercicio salió mejor que en el preliminar, que era el objetivo, así que estamos contentas y cansadas. Yo llevo ya ocho competiciones. Pero estamos satisfechas", declaró Carbonell. Al ser cuestionada sobre la continuidad del dúo mostró su deseo de que sigan juntas. "Nos parecemos, somos de la misma estatura, sincronizamos bien..., así que ojalá pueda ser definitivo".

Paula Ramírez vivió emocionada su estreno en una gran competición. "Está siendo muy duro, sobre todo físicamente", señaló la catalana, quien ha admitido que participar en este Mundial "ha sido un sueño cumplido" y agradeció la confianza depositada en ella por las entrenadoras Esther Jaumà y a Gemma Mengual: "Hicimos un trabajo increíble. Pusimos toda nuestra alma, todo nuestro corazón y nuestro físico. Pase lo que pase con los resultados y la puntuación, yo me siento orgullosa y súper satisfecha. La gente en el fondo sabe que somos un equipo en progresión y que tenemos muchos años por delante. Al menos eso espero", afirmó.

Y los resultados le dan la razón, porque no están tan lejos del podio. Sólo les separa 1,5 puntos. Las españolas consiguieron 91,7333 puntos por los 93,2667 de la ucranianas Anna Voloshyna y Yelyzaveta Yakhno. Entre unas y otras están las japonesas Yukiko Inui y Kanami Nakamura.

La competición no tuvo historia. Fue dominada por la pareja rusa formada por Svetlana Kolesnichenko y Alexandra Paskevitch, que volvieron a confirmar todos los pronósticos y dominado con solvencia por delante de las chinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios