Educación Un gaditano consigue la devolución del dinero de un máster contratado que no cumplía las expectativas

Fútbol | Segunda RFEF

El Cádiz B no falla ante el Tamaraceite (3-2)

  • Los amarillos levantan dos ventajas del equipo canario en un partido en el que llevaron el peso

Rodallega avanza hacia el área ante la oposición de Pedro Alemán.

Rodallega avanza hacia el área ante la oposición de Pedro Alemán. / CÁDIZ CF

El Cádiz B hace los deberes y vence 3-2 a la UD Tamaraceite en un partido clave para escapar de la zona de peligro y dar fuerza al triunfo obtenido en Don Benito. Los amarillos llevaron el peso del juego, aunque nuevamente unos errores infantiles estuvieron a punto de costar caro porque el cuadro canario tuvo dos ventajas en el choque.

Cifuentes realizó alguna variación en el once con la ausencia de Sergi Fernández para meter a Mady Diarra por dentro y apostar por una ataque muy abierto a bandas con Jorquera y el incombustible Kike Carrasco -de los mejores del partido-, y Fermín y Rodallega como principales referentes ofensivos. Pero lo problemas del filial no sólo estaban en la delantera. El equipo llegaba bien y mucho aunque la falta de puntería y la suerte siguieron acompañando. Sin embargo, en labores defensivas ante el colista (un triunfo en 13 jornadas) las concesiones resultaron muchas y graves.

Para empezar, el primer gol del equipo canario tiene una buena definición por parte de Asdrúbal Padrón pero también es verdad que accede hasta la cocina con una alfombra roja por parte del filial. Y el segundo tanto del Tamaraceite, fruto de un penalti que regala Gudelj, un jugador que se empieza a caracterizar por hacer cosas extraordinarias y otras muy desafortunadas. Derribó a Báez cuando éste no suponía un peligro al estar pegado a la línea de fondo.

Antes de todo eso Kike Carrasco cortó oreja y rabo siendo el dueño y señor de la banda derecha. Desbordaba, llegaba, centraba e incluso se atrevía con algún lanzamiento. Una pesadilla para Dani Zizu y Ramsés, desbordados por el extremeño. Lástima que no tenga continuidad en el campo ese rendimiento tan bueno.

De las botas de Carrasco nacieron las principales ocasiones amarillas del primer periodo; un chut de Mady Diarra al lateral de la red, un remate de cabeza de Fermín que se estrelló en el travesaño y un testarazo picado de Rodallega que no encontró su objetivo.

Ese acoso sufrió un revés inesperado en el primer acercamiento de los de Pachi Castellano. Una buena prolongación en banda acabó con un pase a Asdrúbal Padrón, quien se metió hasta el área sin que nadie le tocara, regateó a Víctor Aznar y marcó a placer. Muy buena definición que dio paso a su lesión y que fuera sustituido.

De nuevo al equipo de Cifuentes le sacaban a relucir con facilidad sus carencias, esta vez un colista que está casi hundido en el fondo de la tabla clasificatoria. Menos mal que superado en poco el ecuador del primer tiempo unas claras manos en el área a cargo de Pedro Alemán alcanzó al colegiado cerca y marcó el penalti. Gudelj engañó a Javi Sánchez y puso las tablas.

El central cadista, en esa montaña rusa en la que vive en ocasiones dentro de un mismo partido, cometió un error de cadete en el 29’ al derribar a Julio Báez cuando cualquier otra elección hubiera sido un acierto. A sus 24 años, Gudelj debe cuidar esas decisiones. Quintero asumió la responsabilidad y superó desde los once metros a Aznar.

En el segundo acto el Cádiz B dio un paso al frente sabedor de que una derrota contra el último clasificado podía tener consecuencias feas. Mandó con mucho corazón y alma, y no tanta frescura, pero tuvo la virtud de igualar a falta de media hora larga. Fue Raúl Parra el que enganchó un balón suelto para cruzar ante Javi Sánchez.

A partir de ese momento se elevó la confianza de los locales al tiempo que los visitantes buscaban oxígeno desde el banquillo. La inercia favorable permitió remontar en el 67', cuando Algarra regaló un pase exquisito a Kensly y éste fusiló al portero del Tamaraceite. Delirio por el 3-2.

Con el ex cadista López Silva, Eros y Aníbal en el ataque del Tamaraceite, se agotaban las opciones de los canarios para revolucionar el partido desde el banquillo. Todo ello con el filial presionando menos a la espera de hueco libre en el campo rival para montar una contra. Lo hizo Rodallega y lo intentó Mady Diarra. También ayudaba la labor del juvenil Curro como referente en ese último pase. Era la fórmula para matar el encuentro y evitar el sufrimiento final que provocó el cuadro de las Islas Afortunadas a base de balones parados y en una acción en la que Víctor Aznar salvó el empate de Carlos González.

Los suspiros finales elevaron la tensión por una fea entrada de Juan Andrés que le costó la expulsión, por un gol anulado por fuera de juego a Kensly y por un arreón final a balón parado del Tamaraceite que salvó la zaga cadista como si fuera la última jugada de la vida para asegurar la segunda victoria consecutiva por primera vez esta campaña.

El Cádiz B sale de la zona de descenso y el próximo domingo (13:00 horas) rendirá visita al UD San Fernando -equipo de Canarias-, otro adversario directo en la lucha por escapar de la zona baja.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios