DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Fútbol sala | Segunda División B El Cádiz CF Virgili, entre el temor y la incertidumbre

  • El presidente, Pablo Isorna, confía en que puedan acabar la Liga y cuadrar presupuesto, pero la entrenadora, Déborah Fernández, se muestra bastante más pesimista y prioriza el estado anímico al físico

Formación del Cádiz CF Virgili antes de su último partido jugado en la capital gaditana. Formación del Cádiz CF Virgili antes de su último partido jugado en la capital gaditana.

Formación del Cádiz CF Virgili antes de su último partido jugado en la capital gaditana. / J. López

Tras un mes alejado de la competición, desde que el pasado 4 de marzo derrotó al vicelíder Dos Hermanas Nazareno (6-3) en partido aplazado, el Cádiz CF Virgili afronta con muchas incertidumbres, como todos, el obligado parón motivado por el estado de alarma decretado por el Gobierno para mantener a la población confinada y luchar de este modo contra la propagación del coronavirus.

Las dos voces más autorizadas del histórico club gaditano, el presidente, Pablo Isorna, y la entrenadora, Déborah Fernández, ofrecen a Diario de Cádiz sus impresiones sobre lo que está aconteciendo y cómo afecta al equipo amarillo. Como denominador común, un temor, que la Liga no pueda terminarse, una realidad a la que, no obstante, uno y otro miran con diferente grado de optimismo.

El mandatario de la entidad de la Tacita de Plata relata la semana previa a la suspensión de las competiciones deportivas. “Habíamos tenido un parón el fin de semana del 7 de marzo por la Copa de España, así que jugábamos el 14, que fue cuando se determinó que paraban las actividades”. De la incertidumbre a lo tangible en cuestión de días. “Primero nos quedamos en fuera de juego, no sabíamos qué tiempo y qué circunstancias se iban a dar, pero ya nos estamos amoldando y ahora sólo queda estar pendiente de las noticias”.

Isorna asume que dependen de los estamentos gubernamentales. “Deportivamente hablando, estamos a los que nos diga Federación Española de Fútbol. En el día a día se echa de menos la competición, a la plantilla, a los técnicos, aunque nos comunicamos a través de whatsapp, pero todo esto es complicado de llevar”.

En cuanto a la parte institucional, el mandatario reconoce que terminar o no la Liga será clave. “Hay sponsors que no nos han liquidado y ahora mismo se han quedado parados, que lo entiendo, pero espero que si termina la competición puedan completar los pagos y cubramos nuestro presupuesto”.

El convenio con el Cádiz CF. “La relación con Manuel Vizcaíno y con Pepe Mata, de la Fundación, es fluida y cordial; me imagino que ellos también se encontrarán expectantes, porque esto afecta a los presupuestos de todos los equipos”.

El vaso medio lleno. “Para nosotros es un orgullo llevar el nombre del Cádiz CF, y esperamos y deseamos que suba a Primera porque también supondría el impulso necesario para el fútbol sala de la ciudad. De hecho teníamos pensado presentar un proyecto, pensando en que iban a subir sin jugar siquiera el play-off, y de momento nos hemos quedado a la espera. En cuanto todo pase, si la Liga acaba y sube, le presentaremos un proyecto no económico pero sí logístico y de apoyo institucional”.

Reanudar el torneo pero a puerta cerrada… “A nosotros nos quedan siete partidos, tres en casa y cuatro fuera. De los tres en casa, uno lo aguardamos con especial interés por la rivalidad con el Xerez, y egoístamente siempre hacemos una buena taquilla, pero si hay que jugar a puerta cerrada tendremos que adaptarnos. Lo que sí me gustaría es que pudiéramos terminar la competición para que lo que ocurra, campeón, ascensos, descensos, sea por méritos en la pista. No quiero pensar en la posibilidad de dar la temporada por acabada o anulada, sería lo peor”.

Y del moderado optimismo del presidente, al realismo más crudo de la entrenadora. “A nivel deportivo, sin tener mucha idea, creo que esto está más que finiquitado, por lo menos nuestra competición. Es una opinión personal, claro. Y es una pena porque realmente todos los equipos y clubes han hecho un esfuerzo deportivo, económico e institucional que puede haberse tirado por la borda”.

Déborah Fernández recuerda el infortunio de que la Liga se cortara cuando el cuadro panadero se hallaba en su mejor momento. “El parón se produjo justo después del mejor partido de la temporada, el que teníamos pendiente con el Dos Hermanas Nazareno. Había que ganar sí o sí porque nos acercaba a esa ansiada quinta plaza. Es una penal porque habría sido un antes y un después por el alto nivel que mostramos ante el segundo clasificado, sobre todo de actitud y concentración”.

Tarea para los jugadores. “Mantenemos el contacto a través de nuestro grupo de whatsapp. La primera semana no mandamos nada de trabajo, esperando un poco cómo transcurrían los acontecimientos, pero viendo que se iba alargando ya les enviamos entrenamientos específicos para casa: físico, sobre todo fuerza, movilidad, amplitud de movimientos… Lo aeróbico, las carreras, es complicado porque lo normal es vivir en un piso y no hay demasiado espacio, pero quien tenga un pasillo de cinco o seis metros, pues puede hacer pequeñas carrera. Son entrenos adaptados a lo que se puede hacer en casa”.

La importancia de lo anímico. “El seguimiento no es exhaustivo. La situación es complicada porque no estamos en una categoría profesional. Lo más importante es estar anímicamente bien, porque no creo que haya mucha motivación para el trabajo diario en casa. La cosa se ha complicado y más que pensar en el objetivo de mantener un estado físico creo que lo más importante es mantener intacto el estado anímico”.

Mantenerse activos. “La idea es hacer más actividades, a nivel de lectura, investigación en redes sociales… Hemos enviado charlas de la Federación Andaluza de Fútbol, temas de fútbol y fútbol sala, y así también mantenemos contacto también con la formación, pero poco más podemos hacer. Ahora mismo lo más importante es lo anímico”.

Lo primordial, la salud. “Estamos hablando de muchas pérdidas humanas y lo demás pasa a un segundo plano. Imagino que cuando todo se retome vendremos con mucha fuerza y ganas de volver a la normalidad, a los entrenamientos. Creo que lo primero que haremos será celebrar volver a reencontrarnos y que todos estemos bien”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios