cómics

Escolta y armado

  • La novela gráfica 'Salto' se centra en la historia de un repartidor de chucherías que acaba siendo escolta de políticos amenazados por ETA en Navarra

Una imagen de la obra. Una imagen de la obra.

Una imagen de la obra.

"La pistola pesa. Sentir su frío acero no es la mejor manera de empezar la mañana... Mucho menos aquí en este norte donde la lluvia hará que me salgan branquias tras las orejas. Matar es fácil. Entre la vida y la muerte no hay línea de separación. Sólo es un punto, un punto y final... El agujero de una bala en una cabeza ensangrentada. Matar es fácil... Sólo hay que empujar el gatillo un milímetro. Después, la detonación. Y entonces no hay vuelta atrás. Como el vaso al estrellarse contra el suelo... Cuando tu trabajo es pensar como un terrorista, cada paso puede ser el último. Un terrorista pretende doblegar la voluntad de quienes no piensan como él. Yo, todos los días, tengo que doblar las rodillas sin pensarlo... sintiendo el miedo en mi nuca. Hoy seré yo quien dispare. Pero antes, yo tenía otra vida... Y no era esta... Soy escolta y voy armado".

Así comienza Salto, la novela gráfica de la dibujante belga Judith Vanistendael y el escritor sevillano Mark Bellido, subtitulada La historia del vendedor de caramelos que desapareció bajo la lluvia. El libro pone en imágenes la historia de Miguel, un repartidor de chucherías de un pequeño pueblo de Castellón que abandona la tranquilidad de su vida para granjearse experiencias que le permitan convertirse en escritor. Más concretamente, se convierte en escolta al servicio del Ministerio del Interior del Gobierno de España y viaja a Navarra para proteger a cargos electos amenazados por ETA, un argumento que enmascara la experiencia del propio Bellido como escolta privado durante los últimos años de ETA. En palabras del guionista, "quise escribir sobre la libertad con mayúsculas. Más bien sobre la falta de libertad. Como no puedo ni sé contar nada que no haya experimentado en mis propias carnes, pasé cuatro años de mi vida protegiendo como escolta a políticos amenazados por ETA en el País Vasco, donde quería ubicar la historia. Allí no sólo perdí mi libertad, sino que perdí hasta mi nombre".

Bellido, si es que ese es su verdadero nombre, reside en Bruselas y ha firmado la novela Venus vestida de azul (1998) y el guion del cómic El mesías (2015), con dibujos de Wauter Mannaert. Dice su biografía que, "para algunos, es un fotoperiodista de guerra, para las autoridades españolas, un militante político, pero, en realidad, es tan sólo un contador de mentiras que se vale de la imagen y la palabra para contar su verdad". Vanistendael, por su parte, es la autora, entre otros libros, de Sofía y el negro (dos partes, 2008 y 2009), historia de amor entre una joven belga y un refugiado político de Togo nominada en el Salón Internacional del Cómic de Angoulême, y Los silencios de David (2012), tebeo intimista nominado a tres premios Eisner. Juntos firman esta obra valiente y desasosegante que atrapa desde la primera página, por la intensidad del argumento, pero también por la puesta en escena de Vanistendael, que destaca por su originalidad, su fluidez narrativa, la densidad de los ambientes descritos y la más que notable fuerza expresiva de las viñetas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios