denuncia animalista

Refugio Kimba pide mayor control de la tenencia de animales en Chiclana

  • La protectora critica que el Consistorio "mide con doble rasero el cumplimiento de la Ordenanza de Protección Ambiental" en zonas urbanas y rurales

Roberto Palmero y Susana Rivas con los responsables de Refugio Kimba, en 2019.

Roberto Palmero y Susana Rivas con los responsables de Refugio Kimba, en 2019. / D.C. (Chiclana)

La Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Cádiz Refugio Kimba solicita al Ayuntamiento de Chiclana que controle y haga cumplir la Ordenanza de Protección Ambiental (reguladora de la tenencia de animales) en este municipio, tanto en la zona urbana como en el medio rural".

Al respecto, la entidad critica que el Consistorio "mide con un doble rasero el cumplimiento de la Ordenanza, ya que por un lado se exige a los ciudadanos que residen en zonas urbanas y que poseen un animal de compañía que cumplan con las normas de dichas Ordenanzas y sin embargo se exime sin mayor reparo del cumplimiento de la misma a los dueños de animales que residen en zonas rústicas".

Desde Refugio Kimba explican que "cualquier persona que transite por las distintas zonas que conforman el amplio término municipal de Chiclana de la Frontera, y teniendo en cuenta que casi en un 80% de las viviendas hay uno o más perros, observará el lamentable estado de abandono que presentan la gran mayoría de ellos, desatendiendo las obligaciones que como propietario de un animal deben tener".

Al respecto y según la protectora "se pueden observar, vagando por calles y carriles, a animales desnutridos e incluso en malas condiciones higiénico-sanitarias, y donde lo que menos tienen son vacunas, identificación mediante chip, alimentación, etc. Perros y gatos ignorados por la Administración y que, en el mejor de los casos y por algún descuido de sus 'responsables', logran escapar de esa miserable vida, para acabar sus días vagando en busca de alimento o atropellados en alguna carretera".

Desde Refugio Kimba aseguran estar "agotados de recoger animales caquéxicos, aterrorizados, con enfermedades propias de no haber sido nunca tratados, de ver cómo las denuncias interpuestas por ciudadanos así como las de esta Organización no prosperan nunca a favor del animal, ya que tanto para la administración así como para los juzgados se ha normalizado el que un perro permanezca atado de por vida, que coma una vez a la semana, que nunca disponga de agua limpia, o que corra hasta la extenuación atado a un vehículo a motor porque, según se indica, los animales considerados 'de campo' es 'normal que vivan así'".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios