Chiclana

La carretera del Molino Viejo pasará a convertirse en una avenida urbana

  • El Consistorio proyecta una inversión global de 2 millones entre las rotondas de Salmorejo y Aldea del Coto

  • La iniciativa se integra en el programa de Ciudad Amable de la Junta

"Más que una propuesta innovadora, se trata de un atrevimiento, ya que rompe con la tradición de entender que la Ciudad Amable se reduce a los centros históricos y a las zonas turísticas. Aquí queremos que ocupe el territorio y para ello nos hemos trasladado a un punto intermedio", explicaba ayer el arquitecto municipal, Juan Antonio de la Mata, a la hora de definir la profunda transformación que se pretende llevar a cabo en la transitada carretera del Molino Viejo.

En concreto, se trata de la reconversión de dicha, entre la rotonda del Salmorejo (junto al Mercadona) y la glorieta de Aldea del Coto (frente al colegio de La Barrosa), en una gran avenida urbana, con el objetivo de unir el casco urbano con la zona de la costa.

Esta transitada vía dispondría en un futuro de zonas verdes y dos nuevas glorietas

"Estamos hablando de una iniciativa muy importante, diríamos que la de mayor envergadura de los últimos 15 años, y que aborda asuntos como vivienda, urbanismo, obras, fomento, movilidad y, sobre todo, sostenibilidad", redundó el alcalde, José María Román, quien apostilló que, "dentro del programa de Ciudad Amable, se ha lanzado una línea para la provincia de Cádiz, que en el caso de Chiclana supondría una inversión de 1,2 millones de euros, que sería subvencionado al cien por cien a través de la Iniciativa Territorial Integrada (ITI)".

Cabe reseñar que Ciudad Amable es un programa de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía para la regeneración de espacio público en suelo urbano consolidado, suelo que debe ser propuesto por el Ayuntamiento. De esta forma, sobre la base de la sostenibilidad ambiental y social, pretende mejorar el espacio urbano e impulsar el sector turístico y comercial. "En definitiva, se trata de regenerar la ciudad con acciones encaminadas a la movilidad urbana, dando un mayor peso al peatón, y mejorando el paisaje urbano", recalcó Román, añadiendo que "el objetivo es lograr un entorno urbano de mayor calidad y mucho más habitable, cosiendo la zona del centro con la playa a través de una gran avenida".

Una vez el proyecto sea aprobado en Pleno y el Ayuntamiento firme el convenio para acogerse al programa Ciudad Amable, se podría ejecutar dicha iniciativa.

El regidor chiclanero manifestó el proyecto en la carretera del Molino Viejo tendrá un proceso de participación ciudadana, con el objetivo de que la ciudadanía pueda expresar su opinión sobre las posibles actuaciones a ejecutar". Para ello, agregó, el Ayuntamiento destinará con recursos propios el 5 por ciento del montante del proyecto para dicho proceso de participación ciudadana. "Por tanto, nosotros presentamos una idea base, que culminará en la redacción del proyecto definitivo tras dicho proceso de participación ciudadana por parte de la Oficina de Proyectos Municipal", indicó.

Para Román "se trata de una actuación de envergadura, que va a caballo de suelos urbanos consolidados y suelos urbanos no consolidados. Así, se complementarán las actuaciones que en estos momentos lleva a cabo el Ayuntamiento en las zonas verdes de la urbanización del Molino Viejo, así como un segundo proyecto posterior y la construcción de dos nuevas glorietas en el tramo central de esta carretera", expresó el alcalde, quien ha aclarado que "todas las actuaciones, las que ya se ejecutan y las pendientes, incluidas las previstas en el programa Ciudad Amable, supondrán una inversión global de dos millones de euros".

Así, explicó que el futuro corredor pasará de carretera a avenida urbana y que contará con zonas verdes, el centro de salud de Los Gallos, zonas comerciales, un corredor turístico junto a la playa y nuevas glorietas. Todo ello, conectado a otras zonas comerciales junto a la rotonda del Salmorejo o la calle Albatros, así como al parque de la Rana Verde.

De la Mata añadió que "tenemos que olvidarnos de la movilidad motorizada y pasar a una movilidad urbana, donde exista la posibilidad de ir en bicicleta y andando. Así, se podrá poner en carga de una mejor forma las zonas comerciales que se han desarrollado en la zona".

Al respecto, dijo que la carretera del Molino Viejo iría acompañada de zonas verdes que podrían tener un ancho de hasta 150 metros, "convirtiéndose así en una plataforma para la ciudadanía. Sabemos que no es una transformación sencilla porque hay muchas opiniones de lo que se quiere hacer allí y siempre ha habido mucho debate sobre cuál debe ser la transformación de este ámbito", subrayó el responsable de la Oficina de Proyectos Municipal. Además, quiso resaltar que "la concreción de la propuesta no puede ser la decisión de un técnico municipal o de un político, sino de los que pueden disfrutarla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios