Cádiz CF

La sonrojante tarea pendiente

  • El conjunto gaditano llega al sprint final de la Liga sin haber asegurado la permanencia El duelo contra el Écija se convierte en vital para atar la continuidad en la categoría

El Cádiz se ha empeñado en llegar al sprint final de la Liga con parte de su cuerpo metido en el barro. Restan 18 puntos para cubrir un recorrido decisivo hasta la meta en el que los amarillos se ven abocados a no descuidarse más de la cuenta para evitar una caída al infierno de consecuencias catastróficas para una entidad inmersa en la ruina económica.

La permanencia sigue sin estar amarrada después de 32 jornadas fruto de la irregularidad de un equipo tan capaz de sumar dos victorias consecutivas -ante Cacereño (1-0) y Arroyo (0-2)- como de apenas rascar un punto en los siguientes partidos -derrota en casa frente al Albacete (0-2) y tablas en la visita a La Roda (0-0)-, por poner los ejemplos más cercanos.

Uno de los máximo favoritos al ascenso a Segunda División A en el arranque de la temporada ha pasado, ocho meses después, a agarrarse a la categoría de bronce en la prueba más palpable de la nefasta campaña todavía inconclusa- realizada por un equipo que ha demostrado no estar a la altura de los mejores en uno de los grupos IV más débiles de los últimos años.

Cierto es que los amarillos tienen el descenso a la misma distancia que la Copa del Rey, por lo que la motivación, no por ser priotaria, debe ser sólo la lucha por esquivar los bajos fondos de la clasificación. Al club le vendría de perlas entrar en el bombo del torneo del k.o. porque ingresaría dinero en sus arcas por ello, con la posibilidad de cruzarse con uno de los grandes del fútbol español si superas las primeras eliminatorias.

Así, mientras los jugadores sumen más puntos, más lejos estará la caída al abismo y más a tiro se pondrá la Copa, aunque la diferencia entre los dos objetivos es que los gaditanos dependen de sí mismos para evitar el descenso y están en manos de otros equipos para escalar a la séptima posición, la última que a día de hoy daría el billete copero mientras el Almería B -los filiales no juegan la Copa-, cuarto clasificado, continúe en el pelotón de cabeza.

La ubicación actual del club radicado en el barrio de La Laguna en la tabla clasificatoria convierte en vital la próxima jornada. El Cádiz es 13º con 41 puntos, cuatro por encima de la promoción y seis por delante de la zona de descenso. Una victoria contra el Écija en la 33ª jornada daría a los inquilinos del estadio Carranza la oportunidad de distanciarse del descenso de manera casi definitiva a poco que fallen algunos de los equipos que marchan por debajo en una situación todavía más complicada.

En el caso de que el cuadro cadista no consiga el triunfo y sí lo logren sus perseguidores, los pupilos de Raúl Agné podrían enredarse más de la cuenta en la parte baja, ya que después viajarán a Melilla en una visita siempre complicada y más tarde recibirán al Lucena, quizás el equipo más en forma del grupo, que marcha en la tercera posición directo a los play-off.

Los integrantes del plantel dan por bueno el punto conseguido en La Roda siempre y cuando se traduzcan en tres en el duelo contra el cuadro astigitano.

El capitán del Cádiz, Pablo Sánchez, comentaba sobre el choque contra La Roda que fue un partido "feo entre dos equipos muy tácticos", señalaba en declaraciones recogidas en eldesmarque. El gaditano apuntaba que "cuando no se puede ganar, es importante no perder" y subrayaba que "este es un punto que tenemos que hacer bueno el próximo domingo en casa".

Por su parte, Josete explicaba que "sabíamos que era complicado ganar. Tuvimos algunas ocasiones pero no quisieron entrar". El central coincidía en que "nos quedamos con el punto, aunque ahora hay que hacerlo bueno en casa el próximo domingo delante de nuestra afición".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios