Cádiz CF

El público podría volver a los estadios... pero solo en las competiciones europeas

  • La Junta propone que se permita la entrada de espectadores a los partidos de Sevilla y Granada en Champions y Europa League, respectivamente

  • A pesar de que la incidencia del coronavirus es mucho menor en la capital gaditana, el Cádiz CF se ve agraviado al tener que jugar a puerta cerrada por decisión del Gobierno central

Los jugadores del Cádiz CF ocupan las gradas del Ramón de Carranza durante el encuentro contra el Osasuna. Los jugadores del Cádiz CF ocupan las gradas del Ramón de Carranza durante el encuentro contra el Osasuna.

Los jugadores del Cádiz CF ocupan las gradas del Ramón de Carranza durante el encuentro contra el Osasuna. / Julio González

El regreso del fútbol profesional a puerta cerrada fue un mal menor para que finalizaran todas las competiciones que se habían quedado a medias de la temporada 2019/20 a causa de la expansión del coronavirus, además de servir para mitigar las pérdidas económicas ocasionadas por el Covid-19 al mantenerse el principal ingreso de gran parte de los clubes, como es el dinero procedente de las televisiones. 

Con el avance de la actual campaña, el público podría regresar a los campos... pero solo en las competiciones europeas. El consejero de Educación y Deportes de la Junta de Andalucía, Javier Imbroda, ha anunciado este lunes que va a proponer a Salud Pública que se permita la asistencia de un número reducido de aficionados a los partidos del Sevilla en Champions League, del Granada en Europa League, del Unicaja de Málaga de baloncesto en Eurocup y de las selecciones de fútbol masculina y femenina que se van a jugar en Sevilla. 

Este anuncio choca con el veto que el Consejo Superior de Deportes (CSD), a instancias del Ministerio de Sanidad, impone a la entrada del público en los recintos deportivos de LaLiga Santander y LaLiga Smartbank de fútbol y la Liga Endesa de baloncesto. Esto se debe a que las competencias de las competiciones profesionales nacionales recaen en el Gobierno central. Sin embargo, las decisiones sobre las europeas las tomarán los ejecutivos autonómicos. 

Esta puerta es la que quiere aprovechar el Gobierno andaluz al igual que ha realizado su homónimo vasco, que permitirá que 600 espectadores puedan acudir al Reale Arena para ver los partidos de la Real Sociedad en la Europa League. 

Esto, sin embargo, supone una incoherencia más en la gestión de la pandemia del coronavirus, que se ve agravada aún más por lo sucedido este fin de semana con el inicio de la Segunda División B, que al no ser considerada una categoría profesional son los gobiernos autonómicos los que están decidiendo si puede entrar público en los estadios. Campos como Riazor, El Sardinero o Los Pajaritos han abierto sus puertas para que los aficionados vuelvan a las gradas. Por su parte, en Europa ya hubo público en la Supercopa de Europa que enfrentó al Sevilla y el Bayern de Munich en Budapest. Asimismo, en países como Francia, Alemania o Italia, entre otros, ya se permite que los hinchas regresen a las gradas con diferentes restricciones. Otro ejemplo doloroso es el doble rasero que se está produciendo al permitirse que se celebren corridas de toros con público, tal y como sucedió este verano en El Puerto o recientemente en Córdoba. Otro caso es la celebración de conciertos al aire libre en todo el país con estrictas medidas de seguridad. Incluso, en recintos cerrados como salas de cine o teatros se está recuperando la normalidad poco a poco.

Aquí, uno de los grandes perjudicados es el Cádiz CF, que está viendo que sus aficionados no pueden volver al estadio Ramón de Carranza para disfrutar del regreso del equipo gaditano a la Primera División. Un agravio comparativo que será mucho más doloroso si la Junta de Andalucía permite que los aficionados de Sevilla y Granada puedan ver los partidos europeos de sus equipos a pesar de tener una incidencia del coronavirus muchísimo más alta. Las estadísticas no engañan al señalar que la incidencia del Covid-19 en los últimos 14 días en Cádiz capital es de 78,4 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en Sevilla esta tasa es de 329,8 y en Granada es de 835,8.

Con una situación epidemiológica mucho más tranquila que la de la gran mayoría de las capitales del país, aún no se sabe cuándo regresarán los cadistas al Ramón de Carranza. Aunque la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ya se encuentra trabajando en un protocolo para la vuelta de los aficionados a las gradas, las expectativas no son nada halagüeñas por la evolución de la pandemia. De hecho, hace unos días, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró que la entrada de espectadores a los campos "ahora mismo es prescindible". 

Con todo, la intención del presidente de la LFP, Javier Tebas, es intentar que los estadios puedan acoger público desde inicios de 2021. Pero esta decisión dependerá de la evolución de la pandemia y de lo que dictaminen tanto el CSD como el Ministerio de Sanidad. El factor ambiental es determinante para equipos como el Cádiz CF, algo que ya se está notando en el inicio de la temporada. De hecho, sus tres victorias han sido a domicilio ante Huesca, Athletic de Bilbao y Real Madrid, mientras que en casa solo ha cosechado un empate (Granada) y dos derrotas (Osasuna y Sevilla). 

En el horizonte hasta que acabe el 2020 quedan cinco partidos como local. El más esperado de todos es el que enfrentará a los amarillos contra el FC Barcelona el próximo 6 de diciembre. Un partido que en condiciones normales sería una fiesta en la ciudad, pero que se jugará a puerta cerrada casi seguro. Además, el próximo choque en el Ramón de Carranza será el próximo domingo 25 a las 16 horas ante el Villarreal. Tras este encuentro tendrá que enfrentarse como local a la Real Sociedad (22 de noviembre), Getafe (20 de diciembre) y Valladolid (30 de diciembre).

Tanto lo vivido en la Segunda B como lo que suceda si recibe el visto bueno la propuesta del consejero de Educación y Deportes de la Junta de Andalucía, Javier Imbroda, servirá como prueba para que el Gobierno central comience a abrir la mano con las competiciones profesionales. De hecho, la intención del Ejecutivo andaluz es que al Estadio de La Cartuja "puedan acudir unos 2.500 aficionados porque hay suficiente espacio y distancia más que de sobra" para ver el próximo partido entre las selecciones masculinas de España y Alemania, mientras para el que jugarán los combinados femeninos de España y República Checa espera que puedan acudir "unos 800 asistentes". 

Imbroda ha justificado sobre su idea que "todas las prudencias y cautelas son necesarias pero tenemos que seguir viviendo, este virus no nos puede paralizar y creo que el confinamiento es un triunfo del virus". Una propuesta que también quiere ir ampliando al resto de disciplinas deportivas "de manera gradual". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios