Fútbol | Segunda División B

El campo del filial del Cádiz CF ya coge color

  • La instalación de la grada supletoria alcanza un ritmo importante en el Ramón Blanco.

  • Es posible que esté en uso a final de mes y elevará el aforo a cerca de 2.000 espectadores.

Imagen frontal de la grada que se está levantando detrás de la portería sur del campo Ramón Blanco. Imagen frontal de la grada que se está levantando detrás de la portería sur del campo Ramón Blanco.

Imagen frontal de la grada que se está levantando detrás de la portería sur del campo Ramón Blanco. / CÁDIZ CF

Casi tres meses después de que el Cádiz B consiguiera el ascenso a Segunda División B, una de las necesidades prioritarias para el equipo tras tomar la decisión de que jugara en las instalaciones de El Rosal está a punto de cumplirse. La grada supletoria detrás de la portería sur del campo Ramón Blanco está ya en una fase muy avanzada, por lo que es posible que pueda ser utilizada a finales del presente mes.

La polémica decisión de mantener los encuentros del segundo equipo en la ciudad deportiva, a pesar de las voces discordantes que claman por su presencia como local en el Ramón de Carranza, trajo de la mano la realidad de adecuar lo máximo posible el recinto deportivo ubicado en el término municipal de Puerto Real. El campo Ramón Blanco sólo contaba con una grada, además de un lateral -junto a la cafetería- en el que muchos espectadores presencian los partidos permaneciendo de pie.

De esta forma a principios de agosto en el campo principal de El Rosal empezó una fase de obras para levantar la supletoria detrás de una de las porterías. Una labor de relleno de un terreno, a base de arena, grava y hormigón, que ha dado paso a la superficie sobre la ahora se está levantando la estructura de metal. Una grada, que tendrá un acceso propio, que permitirá elevar el aforo del Ramón de Blanco de los aproximadamente 1.100 espectadores a los casi 2.000 que tendrán cabida a partir de ahora cuando juegue el filial. Hay que tener presente que el estreno ante el Real Murcia y la cita ante el Badajoz se disputó con la capacidad para algo más de 1.000 personas.

El salto de categoría ha provocado que se proceda a ejecutar diversas mejoras ante la repercusión de competir en la división de bronce y recibir en ese campo a rivales de la talla, historia y peso en cuanto a masa social como son el Córdoba, el Recreativo de Huelva, el Real Murcia o el Cartagena, además de conjuntos de la provincia como San Fernando, Atlético Sanluqueño, Balona y Algeciras. Precisamente el conjunto algecireño será el primer rival de la provincia que acuda a El Rosal, en la jornada prevista para el 29 del presente mes. Por lo tanto el objetivo es que la nueva supletoria esté en uso ese día para atender, en seguridad y en cantidad de localidades, a las dos aficiones.

Además de la grada, la ciudad deportiva ha sido dotada de una sala antidopaje, de megafonía y nuevas dependencias de vídeo y oficinas para la exigencia de ser escenario de partidos de Segunda División B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios