cádiz | almería

La afición disfruta con el estreno

  • Casi 13.500 espectadores acuden a la puesta de largo de los amarillos

Los dos equipos posan frente a frente durante el minuto de silencio estando entre ambos un ramo de flores. Los dos equipos posan frente a frente durante el minuto de silencio estando entre ambos un ramo de flores.

Los dos equipos posan frente a frente durante el minuto de silencio estando entre ambos un ramo de flores. / julio gonzález

La temporada 2018-19 arrancó ayer con sus mejores galas en forma de victoria en el Ramón de Carranza. Cerca de 13.500 espectadores dieron color a una tarde-noche especial por ser el reencuentro de equipo amarillo con la Liga, un año más como integrante del fútbol profesional. Triunfo y alegría de una masa social que, en una buena mayoría, empieza a restar de esos 50 puntos que tanto recalcan dentro y fuera del vestuario. Primer paso dado y quedan tres menos.

La Liga alzó el telón con un minuto de silencio por todos los abonados fallecidos en el transcurso de la pasada campaña y con un césped que parece en mejores condiciones que hace justamente un año. Todo ello con unos 100 seguidores del Almería en la grada alta de Preferencia, muy cerca de una bandera de La Rioja que fue alzada al viento cuando acabó el encuentro y los cadistas celebraban con sus seguidores la primera victoria.

Dos nombres propios sobre el terreno de juego, al menos para la afición: José Mari y Manu Vallejo. El primero regresaba en encuentro oficial después de muchos meses ko por culpa de una grave lesión antes del parón navideño de la pasada temporada. El segundo, canterano, jugaba de inicio esta campaña después de ser uno de los destacados en pretemporada. La grada coreó su nombre al saber valorar su esfuerzo y su atrevimiento con el balón en los pies. Muchos piensan que falta valor por parte del club para apostar decididamente por el chiclanero.

Uno de los momentos del encuentro fue el gol, el primero oficial del curso recién estrenado. En ese minuto 76 se alzó el Carranza como un resorte para celebrar un buen gol en elaboración de Mario Barco y ejecución de Álex Fernández. Da miedo ver como rinde el ex madridista a 13 días para que se cierre el mercado de fichajes. La dedicatoria del centrocampista, a su mujer que está embarazada.

Otro de los momentos llegó con la sustitución de José Mari. El roteño se ganó la ovación de los suyos y él correspondió esos aplausos con otros más tras una exhibición en el césped que puso de manifiesto que el 'jefecito' de Rota ha vuelto por sus fueros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios